Comunícate con nosotros al 1590

OPINIÓN CULTURA

Young Justice, un básico del universo DC

Publicado

-

En esta época de superhéroes, Netflix nos ofrece una caricatura para conocer a personajes B del universo DC Comics. Sos de los que no sabe quién es Chico Bestia o de dónde salió Superboy, y querés comprender más, esta serie será una herramienta vital.

Comienza así: Robin (Dick Grayson), Kid Flash (Wally West) y Aqualad ya tienen tiempo en el rodeo de la vigilancia. Ahora pretenden ser parte de la Justice League of America (Liga de la Justicia). Pero eso no está en los planes de Batman, Flash, Aquaman y el resto del cónclave de superhéroes. El trío no se rinde e integra a Young Justice (Justicia Joven), una célula de operaciones encubierta de la Liga de la Justicia.

Así, a partir del primer capítulo explican los orígenes de los jóvenes héroes y, episodio a episodio, responden las preguntas básicas que el espectador se hace. Poco a poco se incorporan Superboy (un clon de Superman), Señorita Marciana (sobrina del Detective Marciano) hasta llegar a los 19  novatos que conoceremos en las 2 temporadas, de 3, que están disponibles en Netflix.

Tomá en cuenta que es una serie destinada a un público adolescente. Eso pondrá en el argumento algunos berrinches de los protagonistas o escenas demasiado inmaduras, pero con un poco de paciencia eso se puede superar. A lo que deberías atender es a la trama principal. Contrario al típico programa de DC, esta vez sí hay una historia que se resuelve paso a paso hasta el fin de cada temporada.

Un asalto a un laboratorio no es un hecho aislado. Todo está conectado para beneficiar a un extraño grupo de villanos. Justo cuando creés entender el origen de la trama, la vuelven más compleja, y así, hasta el último capítulo. Es una serie para ver los sábados por la mañana con tus hermanitos o hijos adolescentes, o bien en la oficina a la hora del almuerzo.

Pista: hay que ponerle toda la atención a los diálogos. No importa si es noble o malvado, la historia te entretendrá. ¿Te gusta Doctor Strange, de Marvel?, pues quizá te guste más el Doctor Destino, de DC. En esta serie convergen poderosos metahumanos, tecnología extraterrestre y hechicería arcana, pero nada que haga saltar a nuestra tía santurrona. La serie es inofensiva, pero entretenida.

(Aún no es) decepción fílmica:

No hace mucho comenzó una cacería de brujas alrededor del relanzamiento de Thundercats, y yo los invito a tomárselo con calma. Thundercats, los felinos cósmicos fue una serie para los que crecimos entre 1985 y 1989. Su primer relanzamiento, el de 2011, fue para los niños de entonces; por tanto, ThunderCats Roar será la propuesta para los niños de 2019. En resumen, no es para vos. Aquel niño de los años 80 no debería despotricar a partir de la primera impresión. Cuando salga, mirá el episodio uno, y partí de ahí para calificarla. Quizá resulte una sorpresa cómica, como Rick and Morty o Regular Show.

Gabriel Arana
Seguir leyendo

ARTES

Días perros y miserables

Publicado

-

Hay días que parecen grises y nebulosos. De esos en los que, en vez de avanzar, sucede todo lo contrario. Aun así creo que, a pesar de lo que nos traen no sea tan bueno, también tienen su encanto. Hay bandas y canciones que nos acompañan en esos instantes y, si todo está superado, podemos ver esos acontecimientos en retrospectiva y disfrutar de esa música, sin importar las memorias.

Kristina Esfandiari es conocida por ser la vocalista de la banda de doom metal, King Woman, un grupo lleno de velos de riffs pesados y densos. Pero Kristina tiene un lado diferente, más personal y vulnerable, que explora junto con su proyecto paralelo, Miserable. Este se expande a través de un rock dulcemente oscuro y soñador. 

Su más reciente disco lleva por nombre Loverboy/Dog Days, una entrega en que Kristina además coquetea con el shoegaze, con efectos que resultan hermosamente abrumadores. En este aspecto resaltan canciones como Gasoline, que toma su inspiración en la escena del rock indie más intenso. Me da la impresión de que con esas mismas melodías construye una serie de nubes violentas. De esas que anuncian las tormentas por venir, que se ciernen sobre nosotros mientras esperamos que el agua nos ahogue entre paisajes sonoros en degradé, de colores negros y distorsionados. 

Sin embargo, es la mentalidad del rock general de Esfandiari la que impulsa el álbum. Y, a pesar del sentido etéreo, Loverboy no flirtea demasiado con el territorio del dream pop, sino que se mantiene firme en la dirección de un rock consistente, que le otorga más poder a todo el trabajo. De una manera similar a la de King Woman, su música navega por universos melancólicos. Loverboy /Dog Days es una Kristina Esfandiari hirviendo en un estado de ensueño intoxicante, al que claramente también somos arrastrados. 

Lo que une el material son las raíces de Miserable en el metal, que se muestran a lo largo de la suave transición del álbum. Si se ha escuchado su trabajo anterior (Uncontrollable), cualquiera pensaría que esto no viene de alguien que pertenece al reino del metal. Este disco es una delicadeza que tiene que comerse lentamente. Es como un chocolate amargo: no todo mundo tiene el paladar para él. Hay que educarlo para degustarlo como debe ser. Y, una vez hecho eso, el sabor puede ser tan intenso como el de nuestras propias heridas abiertas al lamerlas.

Para escuchar: Gasoline, Fever, Loverboy, Cheap Ring y Kiss.

Álvaro Sánchez
Seguir leyendo

ARTES

JIM STARLIN Y LAS GUERRAS DEL INFINITO

Publicado

-

Esta semana se estrena el filme Avengers: Endgame, la más reciente entrega del Universo Cinematográfico Marvel. Esta cinta, como muchas otras de esta saga, se basa en la trama de The Infinity War (1992), escrita por el multitalentoso Jim Starlin.

Nacido en Detroit (Michigan) en 1949, Starlin se enlistó en la Marina y sirvió en Vietnam como fotógrafo aéreo. Durante su tiempo libre aprovechaba para dibujar y enviar propuestas de cómics. Luego de ser dado de baja logró vender dos historias a DC Comics.

Tras realizar varios trabajos de poca monta, Starlin finalmente pudo entrar en la industria, en 1972, trabajando para Marvel Cómics. “Todo lo que aprendí de narrativa fue gracias a Steve Ditko y Jack Kirby”, diría años después. Empezó como arte finalista en Spider-Man, pero más tarde se le dio la oportunidad de trabajar en otros títulos, como Iron Man y Capitán Marvel

A mediados de los 70 comenzó a crear un repertorio de historia de ciencia ficción para la antología Star Reach. Gracias a que se trataba de un título poco notorio, pudo trabajar temas complejos y posiblemente controversiales, sin preocuparse de despertar la ira del ente regulador conocido como la Comics Code Authority.

Cuando trabajó con Warlock, Starlin visualizó al homónimo protagonista como un ser existencial y filosóficamente torturado. Escribió una ópera espacial compleja con temas teológicos y psicológicos. Warlock enfrenta a la Iglesia Universal de la Verdad, creada por un Warlock del futuro. Eventualmente, el titán Thanos fue incorporado a la narrativa. En poco tiempo, el artista logró levantar considerablemente el interés del público por estos títulos de poca circulación.

En los 80 desarrolló al supervillano Mongol para DC Comics Presents #27 (1980). Para Epic cómics planteó la expansiva historia titulada The Metamorphosis Odyssey, en la que introdujo su personaje Vanth Dreadstar. También participó en dos cómics para caridad: Heroes for Hope y Heroes Against Hunger. Estas fueron antologías que incluyeron algunos de los talentos más prestigiosos de la industria.

Starlin se volvió el escritor de Batman e introdujo el personaje KGBeast. Además, escribió en la miniserie Batman: The Cult (1988), la cual fue dibujada por Bernie Wrightson. A su cargo, además, estuvo Batman: Death In the Family, el arco narrativo en el que muere Jason Todd, el segundo Robin.

En los 90 trabajó en revivir la serie de Silver Surfer. Como era su costumbre, metió a Thanos en la historia, lo cual lo llevó a escribir la ambiciosa The Infinity Gautlet, la cual trajo de vuelta a Adam Warlock  y preparó el camino para las miniseries The Infinity War y The Infinity Crusade.

Alejandro Alonzo
Seguir leyendo

ARTES

TORTUGAS NINJA ADOLESCENTES Y MUTANTES

Publicado

-

Nacidos de un accidente radiactivo, criados por una rata antropomórfica parlante, amantes de la pizza y bautizados con nombres de artistas del Renacimiento, los Teenage Mutant Ninja Turtles (TMNT) tal vez sea el grupo de justicieros ficticios más original en la historia de los cómics. 

El equipo está compuesto por cuatro tortugas humanoides con niveles expertos en ninjutsu, el arte marcial de los ninjas. Los integrantes son: Leonardo (Leo), su templado líder; Michelangelo (Mikey), el amante de la diversión; el estudioso Donatello (Donnie o Don) y el temperamental Raphael (Raph). Sus nombres se derivan de los renacentistas Leonardo da Vinci, Miguel Ángel Buonarroti, Donatello Bardi y Rafael Sanzio.

Las tortugas ninja fueron entrenadas por su maestro Splinter, una rata mutante japonesa que aprendió sus conocimientos de su maestro humano, Hamato Yoshi. Han recorrido el mundo luchando contra pandillas, alienígenas y monstruos, pero su mayor enemigo es Shredder, un malvado guerrero que dirige una pandilla de ninjas llamada el Clan del Pie (the Foot Clan).

La serie y sus personajes fueron creados en 1983 por los dibujantes Kevin Eastman y Peter Laird, como una sátira y un homenaje al trabajo de Frank Miller en Daredevil. Por ejemplo, el nombre del Clan del Pie se deriva de la organización ninja The Hand (La Mano), creada por Miller. 

Los jóvenes autores publicaron Teenage Mutant Ninja Turtles #1 (1984) de forma independiente, con el dinero de un reembolso de impuestos y un préstamo familiar. Debido al bajo presupuesto, el cómic tuvo que ser impreso en blanco y negro. También armaron un kit de prensa de bajo costo y lo enviaron a varios medios de comunicación. Este generó una sorprendente cantidad de cobertura, y la serie se convirtió en una de las primeras historias de éxito del creciente mercado de cómics al por menor.

Poco después, Eastman y Laird comenzaron una larga relación con el ejecutivo de licencias Mark Freedman, reorientando la serie a menudo sombría y áspera hacia el lucrativo mercado infantil. La marca TMNT generó una popular serie de televisión animada (1987–96) y un puñado de películas de acción en vivo, así como videojuegos, juguetes y otros productos. 

La popularidad de la franquicia disminuyó a fines de la década de 1990, pero a principios del siglo XXI hubo un resurgimiento del interés, especialmente con la cinta animada por computadora TMNT (2007), y otras incursiones en la televisión. Teenage Mutant Ninja Turtles (2014) reinició la franquicia de películas de acción en vivo de manera exitosa, ganando casi $500 millones en taquilla. Una secuela, Teenage Mutant Ninja Turtles: Out of the Shadows, fue lanzada en 2016.

Alejandro Alonzo
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Director General: Pavel Arellano Arellano
  • Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo
  • Nacionales: Jose Pelico y Elder Interiano
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Max Pérez
  • Web y redes sociales: Ronald Mendoza
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez
  • Fotografía: Luis Echeverría
  • Diseño: Héctor Estrada

más temas

©2018 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.