Comunícate con nosotros al 1590

OPINIÓN CULTURA

Nena, lo sé

Publicado

-

Pasa siempre que, cuando el disco debut de una banda que nos gusta es un éxito, quedamos sedientos, queremos más. ¿Pero qué sucede cuando el álbum que le sigue resulta ser aún mejor? Algo pasa con los astros que se desordenan y luego se alinean para hacerlo increíble.

Puedo nombrarles entre esos grupos a la banda Nathaniel Rateliff & The Night Sweats, originaria de Missouri. En ocasiones anteriores les comenté que  gusto mucho del blues y también del indie americano, un género que, sin ser del todo country, ciertamente tiene un sonido muy similar, pero con un toque más contemporáneo. El grupo es eso justamente, con  unas piscas de folk y góspel.

Recién escuché su más reciente disco, Tearing At The Seams, y quedé encantado con la diversidad de ritmos e instrumentos que integran esta placa. En el momento que puse a sonar el single debut You Worry Me, tuve el presentimiento que escuchaba un excelente álbum. El sonido del piano, combinado con el tono vocal americano clásico de Rateliff contrasta los ritmos de la guitarra eléctrica, que parece que está siendo tocada en medio de un desierto.

Conozco muy poca gente que gusta de este género musical. Siempre escucho lo mismo: “Es muy agringado”. Y claro que así es. ¡Los músicos son estadounidenses! Pero cuando hablo de por qué me gusta mucho esta clase de bandas, es porque siempre evocan un sonido que invita a moverse. Ordena buscar un estado de libertad, y ese sentimiento se encuentra en toda la discografía de Rateliff.

Es música con letras inteligentes y para disfrutarla como un todo. No es algo que solo sirve para ponerle sonido de fondo a nuestra rutina. Para eso ya tengo las bocinas de los buses extraurbanos en Próceres. Esos pilotos merecen el infierno por cada bocinazo que dan. ¡Hacen trizas mis tímpanos!

Tearing At The Seams es un álbum que atrae y nos hace sentir parte de una experiencia: La del dolor, la alegría e, incluso, la creación de la música en sí misma. Nathaniel Rateliff & The Night Sweats logra capturar diferentes emociones y canalizar esto en una placa reflexiva y, sobre todo, emotiva. Esta es una pieza de la que si yo fuera músico, estaría bastante orgulloso. Así que, sin dudarlo, estoy seguro de que este disco estará sonando muy seguido en mi guarida, alegrando esas tardes grises y lluviosas por venir, que tanto odio.

Para escuchar: You Worry Me, Hey Mama, A Little Honey, Say It Louder, Coolin’ Out y Babe I know.

Álvaro Sánchez
Seguir leyendo

ARTES

TORTUGAS NINJA ADOLESCENTES Y MUTANTES

Publicado

-

Nacidos de un accidente radiactivo, criados por una rata antropomórfica parlante, amantes de la pizza y bautizados con nombres de artistas del Renacimiento, los Teenage Mutant Ninja Turtles (TMNT) tal vez sea el grupo de justicieros ficticios más original en la historia de los cómics. 

El equipo está compuesto por cuatro tortugas humanoides con niveles expertos en ninjutsu, el arte marcial de los ninjas. Los integrantes son: Leonardo (Leo), su templado líder; Michelangelo (Mikey), el amante de la diversión; el estudioso Donatello (Donnie o Don) y el temperamental Raphael (Raph). Sus nombres se derivan de los renacentistas Leonardo da Vinci, Miguel Ángel Buonarroti, Donatello Bardi y Rafael Sanzio.

Las tortugas ninja fueron entrenadas por su maestro Splinter, una rata mutante japonesa que aprendió sus conocimientos de su maestro humano, Hamato Yoshi. Han recorrido el mundo luchando contra pandillas, alienígenas y monstruos, pero su mayor enemigo es Shredder, un malvado guerrero que dirige una pandilla de ninjas llamada el Clan del Pie (the Foot Clan).

La serie y sus personajes fueron creados en 1983 por los dibujantes Kevin Eastman y Peter Laird, como una sátira y un homenaje al trabajo de Frank Miller en Daredevil. Por ejemplo, el nombre del Clan del Pie se deriva de la organización ninja The Hand (La Mano), creada por Miller. 

Los jóvenes autores publicaron Teenage Mutant Ninja Turtles #1 (1984) de forma independiente, con el dinero de un reembolso de impuestos y un préstamo familiar. Debido al bajo presupuesto, el cómic tuvo que ser impreso en blanco y negro. También armaron un kit de prensa de bajo costo y lo enviaron a varios medios de comunicación. Este generó una sorprendente cantidad de cobertura, y la serie se convirtió en una de las primeras historias de éxito del creciente mercado de cómics al por menor.

Poco después, Eastman y Laird comenzaron una larga relación con el ejecutivo de licencias Mark Freedman, reorientando la serie a menudo sombría y áspera hacia el lucrativo mercado infantil. La marca TMNT generó una popular serie de televisión animada (1987–96) y un puñado de películas de acción en vivo, así como videojuegos, juguetes y otros productos. 

La popularidad de la franquicia disminuyó a fines de la década de 1990, pero a principios del siglo XXI hubo un resurgimiento del interés, especialmente con la cinta animada por computadora TMNT (2007), y otras incursiones en la televisión. Teenage Mutant Ninja Turtles (2014) reinició la franquicia de películas de acción en vivo de manera exitosa, ganando casi $500 millones en taquilla. Una secuela, Teenage Mutant Ninja Turtles: Out of the Shadows, fue lanzada en 2016.

Alejandro Alonzo
Seguir leyendo

ARTES

Miles Davis, a 60 años de Kind of Blue

Publicado

-

Advierto, no sé de jazz. No porque no lo entienda, sino porque al sintonizar una estación, dedicada al género, se decantaba por un jazz que nunca me gustó y eso me obligó a huir. Afortunadamente me encontró y, para mi suerte, como sucede en el rock, hay otros tipos de jazz. Aún no entiendo el jazz latino, demasiado “metal” dicen los entendidos, demasiada percusión, digo yo. Insisto, soy un inútil.

A veces, hay noches de piel vulnerable en que el zumbido del silencio taladra todo órgano y sentimiento. Hay canciones en las que ya no se encuentra el consuelo de antes. Por alguna razón, el filo se gasta y ya no se puede burlar el dolor. Entonces abrí el folder en el que estaba el disco Kind of Blue y al escucharlo ya no fui el mismo.

Me reconocí de nuevo, solo que en otra época, en la década de los 50, en Nueva York o Chicago, cansado como siempre y sentado en un bar cualquiera. De pronto entra un tipo con una trompeta y seis músicos. Como sombras suben a un escenario tenuemente iluminado.

Empieza a sonar So What? y, liderados por una línea de bajo, aparecen los demás instrumentos con ritmos improvisados. Miles Davis parece levitar. Dura poco más de nueve minutos. Los saxos de Cannonball Adderley y John Coltrane, y la tromperta de Miles te llevan a algún lado. Hay un efecto de calma, es una atmósfera desconocida, como un nuevo antibiótico o medicina alternativa. 

Sigue Freddie Freeloader con una línea de piano, cortesía de Wynton Kelly, quien lleva la delantera hasta que llega Miles. Otra vez me remite a un viaje en tren, posiblemente con más sujetos defenestrados.

Blue in Green es apacible, dura, rodeada de abandono, de culpa y de añoranza. Cada instrumento se dedica a conversar a un nivel inconsciente y cada órgano de nuestro cuerpo tiene un sonido e idioma propio. Afecta y sana. No es necesario hablar para conocer el sonido del odio propio. Hay mucha empatía y, quisiera pensar, perdón.

All Blues es indescifrable. Parece un tránsito citadino entre el relajamiento y un esparcimiento por lugares nuevos. Es sentirse turista en cualquier lugar, extranjero de todas partes. Listo para escribir una historia sin pasado. Coltrane y Davis en pleno vuelo y máximo esplendor.

El disco termina con Flamenco Sketches, el lado humano de Miles. La canción es contemplación y búsqueda interior. Creo que intenté proyectar o consolarme con la producción y este tema me pintó otra realidad y me dejé engañar.

Es importante saber que la improvisación fuera de cualquier definición académica o musical, es escuchar al otro. Entender tu instrumento y así poder hablar. Ese nivel de sinergía es lo que alcanza grandeza y eso es Kind of Blue.

Las canciones se grabaron en poco tiempo. Se hicieron alrededor de dos tomas por piezas y, en algunos casos, tres. Aunque, regularmente fueron las primeras las que llegaron al corte final. Davis apareció en el estudio con algunas escalas y fue, de nuevo, ese diálogo que intentaron recrear entre todos. Todo el álbum surgió de esa espontaneidad. 

Complejo y sencillo, Kind of Blue es uno de los discos fundamentales del jazz, pero no es el único. Sin embargo, tiene que estar en la colección de cualquiera que se precie de escuchar música. Hay materiales o canciones en los que se quisiera vivir. La realidad de este jazz me caló. No quería que terminara, para no regresar. Apareció en el momento oportuno.

Allan Martínez
Seguir leyendo

ARTES

BANDAS DE HISTORIETA

Publicado

-

Los cómics y la música han interactuado en múltiples oportunidades. A veces las bandas crean música inspirada en arcos narrativos de las historietas, como la canción I Am The Law, basada en Judge Dredd, y Holy Wars… The Punishment Due, inspirada en el Punisher. En años recientes, grupos como Panic! At The Disco han producido proyectos que integran imaginería exagerada y oscura basada en cómics. Otras veces sucede al revés, como cuando Marvel usó Iron Man, de Black Sabbath, para promocionar a su personaje homónimo. 

Una de las bandas que más se han integrado con las historietas es My Chemical Romance. Su líder, Gerald Way, creó un cómic (The Umbrella Academy) y ha producido álbumes que integran un crossovers con cómics. En el video promocional de su álbum Danger Days: The True Lives of the Fabulous Killjoys (2011) la banda aparece vistiendo atuendos llamativos y batallando monstruos. Además, cuenta con una breve aparición del famoso escritor de cómics Grant Morrison. En 2013 se publicó Killjoys, un cómic que ahonda en los temas explorados por el material antes mencionado. 

Una muestra de interacción profunda entre cómics y música es Gorillaz, un proyecto entre el cantante Damon Albarn y Jamie Hewlett, creador del cómic Tank Girl. Juntos crearon una banda virtual, compuesta por personajes dibujados por Hewlett y vocalizados, en su mayoría, por Albarn. Los personajes cuentan con narrativas complejas, presentadas al público a través de sus canciones, sus videos musicales animados y su página de internet. Después de dos décadas, varios discos y giras, el proyecto no se mira que vaya a acabar.

Algo muy frecuente es que bandas de carne y hueso aparezcan en cómics, entre estas destacan Danzig, GWAR, Stone Sour, Slayer, Iron Maiden y Alice Cooper. Pero el grupo de rock KISS ha sido el más constante de todos, protagonizando no menos de una docena de proyectos a lo largo de sus casi 50 años de existencia. No es de extrañar, pues varias cualidades de la banda los hacen perfectos para aparecer en cómics: sus particulares maquillajes estilo kabuki, los llamativos trajes que usan en escena y las excéntricas personalidades que para sí mismos han creado.  

Entre las casas editoriales que han producido cómics protagonizados por KISS se encuentran Marvel Comics, Image Comics, Dark Horse Comics, Platinum Studios, IDW Publishing y hasta Archie Comics. El constante interés de las firmas divierte muchísimo a Gene Simmons, líder de la agrupación, quien comenta que, a excepción suya, todos los integrantes de KISS odian las historietas.

Alejandro Alonzo
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Director General: Pavel Arellano Arellano
  • Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo
  • Nacionales: Jose Pelico y Elder Interiano
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Max Pérez
  • Web y redes sociales: Ronald Mendoza
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez
  • Fotografía: Luis Echeverría
  • Diseño: Héctor Estrada

más temas

©2018 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.