Comunícate con nosotros al 1590

ARTES

Las torrejas, el postre tradicional que despierta los sentidos y la creatividad

Avatar

Publicado

-

Saboree las particularidades de este platillo típico de la Semana Santa guatemalteca. 

La harina, el azúcar, la miel, los huevos y el pan dan forma a las torrejas, un postre tradicional de la Semana Santa. Juntos, estos ingredientes crean una amalgama simple, pero que despierta el paladar y el olfato de los guatemaltecos. En esta ocasión repasamos el origen de este platillo dulce, resolvemos el dilema entre las torrejas y los molletes, y también presentamos algunas adaptaciones. 

La evolución

El primer registro histórico de un platillo parecido a las torrejas fue realizado en el siglo I por Marcus Gavio Apicio, un gastrónomo romano. “Su referencia es a una rebanada de pan sumergida en leche, con un poco de vino, que es lo que podría conocerse hoy, como la tostada francesa”, señala Ericka Sagastume, investigadora del área de Gastronomía Tradicional, del Centro de Estudios Folklóricos de la Universidad de San Carlos (Cefol). 

Los años pasaron y fue en el siglo XV cuando en España se introdujo el término torrijas. Su descripción era similar a la que dio Gavio Apicio, solo que el vino se tomaba aparte, explica Sagastume. Este alimento se daba a las mujeres como parte del tratamiento postparto, pues se creía era bueno para una pronta recuperación. Este postre tomó diferentes nombres. En  Alemania se le llama caballeros pobres; en Francia, pain perdu, y en Inglaterra, lost bread.

Las torrejas sustituyen las necesidades alimenticias en un período de abstinencia.


Nacimiento en el país

Con la Conquista y la Colonización esta exquisitez llegó a Guatemala. El chef y director de la Academia Culinaria de Guatemala (ACG), Luis del Cid, afirma que los españoles trajeron la torrija y la preparaban con pan francés. Luego de la Cuaresma, en el país había exceso de pan duro, porque la gente horneaba con anticipación. Por esta razón hicieron una versión de la tostada francesa o el pan perdido, que es pan envuelto en huevo, remojado en miel. 

Los españoles incorporaron ingredientes desconocidos para la región mesoamericana, como el pan, alimento cotidiano en la dieta europea, la leche, las especias y las mieles. “Aunque a la torreja actual no se le pone leche, en sus inicios sí era parte de la receta”, indica la investigadora del Cefol. 

Las torrijas españolas son el origen de este platillo.

La fórmula  

Si de hacer torrejas hablamos, algunos siguen una receta escrita; otros, libros de cocina; y unos más ya la tienen en mente. El subdirector de la ACG, Winston Alvarado, explica que todos saben que para que este postre salga, se necesitan panes  dulces, huevos, canela, agua y azúcar. 

Estos elementos hacen que el pan envuelto en huevo, al pasar por la cocción, y luego de haber sido sumergido en la miel, una los sabores que el comensal reconoce como la torreja chapina, una de las comidas emblemáticas de la Cuaresma y la Semana Santa. 

Al imaginar una torreja no solo se activan las glándulas salivales sino también la tradición inmersa en las ellas. Algunas personas las relacionan con el cuerpo y sangre de Cristo, lo que las hace el alimento perfecto para mantener la solemnidad de la época. 

Sagastume comenta que las torrejas encuentran su relación con la temporada, al ser un alimento sustituye las necesidades alimenticias en un período de abstinencia. En este tiempo los devotos no ingieren carne roja, una importante fuente de proteínas, por lo que el alto nivel de carbohidratos y grasas que provee este postre llena ese desbalance alimenticio. Sagastume sugiere que se vea a las torrejas como un platillo dulce energético, que se debe consumir con medida.  

La ACG fusiona la tradición de la torreja y el mollete y crea su propia versión, que incluye ron con pasas y un cheese-cake.

El toque especial 

La receta de la torreja ha sido traslada de generación en generación y aunque guarda su esencia en los ingredientes, las familias guatemaltecas dan su toque personal. Elizabeth Bendfeldt, dueña y fundadora de Impresiones Bendfeldt, recuerda era su padre quien las preparaba. Ahora, ella es la encargada de mantener viva la tradición con un toque particular, pues añade ingredientes como pan de yemas, anís estrellado, pimienta gorda, clavo de olor, nuez moscada, vino tinto, ciruelas pasas y vino de pasas. 

El dilema del relleno 

Algunas personas prefieren apegarse a la receta original, sin agregar ningún otro elemento, pero otras introducen cremas dulces en el pan. Esto hace que traspasen una línea, casi invisible. “Si el pan tiene relleno no es torreja, es un mollete”, apunta Del Cid. 

El chef dice que la costumbre de incorporar un manjar dulce en el pan se originó en Antigua Guatemala, donde las religiosas, famosas por los postres que preparaban, se atrevieron a añadir este relleno. Miriam Castillo, dueña de un puesto de buñuelos y molletes, ubicado en las cercanías del templo de Santo Domingo, comenta que muchas personas se engañan y describen a las torrejas como lo mismo que los molletes, cuando no es así. 

Para todos los gustos

Aquellos que no preparan ninguno de los dos postres pero, realmente disfrutan comerlos, se abocan a los restaurantes. Ya resuelta la eterna interrogante entre las torrejas y los molletes, puede decidir cuál de los dos se prefiere y llamarlos por su verdadero nombre.

El restaurante Arrin Cuan, en la zona 1 capitalina, por ejemplo, le da un toque personal al mollete al agregar un manjar de maicena o queso crema. San Martín añade una crema pastelera en el interior del pan dulce y lo
decora con azúcar roja, distintivo especial del platillo típico, indica Eduardo Pirir, jefe de Cocina de dicha cadena de restaurantes.

El subdirector de la ACG afirma que  la base de este postre admite
distintas adaptaciones y cada quien puede personalizarla. La academia lo hizo, con un mollete al estilo francés, al cual añadieron relleno de cheesecake (pastel de queso), acompañado de un helado de ron con pasas.
“Las personas deben saber que esto es para experimentar. El procedimiento es el mismo. Lo que cambia es el interior”, puntualiza.

Torreja de la Academia Culinaria

El chef Luis del Cid, elabora la torreja y su miel de la forma tradicional.


Ingredientes

4 huevos

10 panes dulces 

1 cucharada de margarina

1 taza de aceite

Miel blanca

2 tazas de agua

¾ taza de azúcar

1 clavo de olor

1 pimienta gorda entera

1 raja de canela

2 onzas de vino tinto

Preparación 

Bata las claras a punto de nieve y luego añada las yemas. Unte los panes con mantequilla por ambos lados; páselos por la mezcla de huevo y fría en aceite caliente. Escurra bien. Vierta los ingredientes de la miel en una olla grande y llévelos a punto de hervor. Cocine de 15 a 20 minutos. Pase las torrejas a la olla con la miel y cocine por otros 15 minutos.

Torrejas a lo Arrin Cuan*

Durante todo el año Arrin Cuan mantiene este postre tradicional dentro de los platillos.

Ingredientes

10 panes molletes

6 huevos 

3 cucharadas de harina

Manjar de maicena o queso crema

Pasas al gusto

Aceite

Jarabe de miel 

Agua

Panela o azúcar

2 rodajas de canela

2 pimientas negras 

Preparación 

Agregue una cantidad moderada de agua a una olla; incorpore la panela o azúcar con la canela y pimienta, negra y deje hervir a fuego bajo. Bata las claras de huevo a punto de turrón; agregue las yemas y la harina, y continúe batiendo. Corte el pan por la mitad y coloque dentro el manjar o queso crema; agregue pasas si se desea. Sumerja el pan en la mezcla de huevo y fría de ambos lados. Retire del fuego y coloque sobre una servilleta. Posterior a esto, ahogue las torrejas en el jarabe de panela y deje flotar hasta que hierva (10 a 15 minutos).

*Al contar con relleno, es un mollete.

Berta Abrego
Seguir leyendo

ARTES

Piezas arqueológicas donadas al Munae

La Fundación Así es Guatemala entregó cuatro pseudorreproducciones de piezas prehispánicas mayas al Museo Nacional de Arqueología y Etnología.

Avatar

Publicado

-

Durante una actividad reciente, la organización no lucrativa donó oficialmente las piezas elaboradas por el arqueólogo y artista Óscar Francisco López, quien cursó varios estudios para la elaboración de las reproducciones artísticas, con técnicas especiales que utilizaron los mayas.

Estas serán apoyo en las actividades educativas para los niños y adolescentes que visiten el Museo Nacional de Arqueología y Etnología (Munae). 

Luis Ángel Alvarado, director de la Fundación Así es Guatemala (AEG), indicó que el objetivo de la organización es difundir la cultura maya en el país.

“Esta actividad es para fomentar el tema de la cultura en los programas de educación del Munae, enfocado en los niños y adolescentes”. 

Foto: Grabriel Herrera

Conocer y palpar la cultura milenaria

El museo organiza diferentes talleres educativos y desde 2018 apoya a la AEG con las reproducciones artísticas.

“Esto ayudará a que los niños con discapacidad visual puedan tocar las piezas. El sistema de educación es un poco precario en relación con nuestra cultura e identidad maya; se les deben inculcar a los menores nuestros valores y que nos sintamos orgullosos”, afirmó López.

Luis Daniel Aquino, director del Museo Nacional de Arqueología y Etnología, agradeció a la fundación por la iniciativa. Agregó: “Esto permite a los visitantes tocar las piezas, que experimenten de manera diferente, sientan la textura y la temperatura”.

Foto: Grabriel Herrera

La Organización no lucrativa Así es Guatemala se fundó en los Estados Unidos, con el apoyo del Museo Nacional de Arqueología y Etnología; empezaron a trabajar el proyecto cultural denominado Reproducciones Artísticas, desde 2018, que consistía en la elaboración de piezas artísticas basadas en arte prehispánico, de diversos sitios arqueológicos de Guatemala como Tikal y Dos Pilas, entre otros.

Todo esto, con el fin de que sean utilizados en la difusión del patrimonio cultural y las actividades educativas enfocadas en los niños y adolescentes de Guatemala, que realiza el Munae.

La Fundación Así es Guatemala entregó oficialmente las piezas prehispánicas al Munae para sus talleres educativos. 

“Esta donación se realiza para fines educativos”, Astrid Cruz Gestora cultural.

Foto: Grabriel Herrera
Marisol Vásquez
Seguir leyendo

ARTES

Francisco Pérez de Antón presenta su percepción de la independencia patria

Avatar

Publicado

-

Y lograron sin choque sangriento describe la historia real y la interpretación de la Independencia de Guatemala. En un ambiente propicio para la reflexión, Francisco Pérez de Antón (premio nacional de Literatura Miguel Ángel Asturias 2011) presentó recientemente su libro Y lograron sin choque sangriento.

La charla se realizó recientemente en HQ Fontabella y Sophos Editorial; trata sobre la historia de Guatemala en el formato de ensayo. De acuerdo con su autor, es un libro breve donde el lector puede interpretar la historia de otra manera. 

Una reunión que sabe a fiesta, fueron las palabras de bienvenida de Philippe Hunziker, de Librería Sophos. “Este libro es un alegato que reivindica la declaración de independencia como un episodio que funda la nación que es hoy Guatemala, agregó”.

Un apasionado por la historia 

Pérez de Antón expresó que este es un ensayo breve pero contundente, acerca del Bicentenario de Guatemala.

“Es un libro conciso, precisamente para que se lea porque desafortunadamente los textos de historia son voluminosos y no sería posible cambiar la conciencia de las personas acerca de un hecho fundamental como es la independencia no solo del país, también de la región Centroamericana”, enfatizó. 

El sitio web de Sophos describió el libro: “Con maestría, Francisco Pérez de Antón condensa los sucesos que hicieron de la Independencia de Guatemala un proceso casi sin par en el continente”. El autor muestra de qué manera el Acta de Independencia fue una invitación a una transición política desde el absolutismo borbónico a la democracia representativa inspirada en los ideales liberales que rigen el mundo de hoy.

El escritor comentó que muchas personas le han expresado que hay que recordar la independencia, pero no celebrarla, a los que respondió: “A pesar de todo, esos momentos felices hay que recordarlos siempre y celebrarlos; yo los exhorto a que los festejen, porque la Independencia de Guatemala es la fundación de la nación moderna.

Durante el evento, se vendieron los libros autografiados por el escritor. 

“La historia tiene muchísimas interpretaciones, y esta que les ofrezco es la mía, la que está impregnada del amor por este querido país, en donde vivo desde hace muchos años y le tengo un afecto profundo”,Francisco Pérez de Antón Escritor, periodista y empresario.

Foto: Foto: Danilo Ramírez
Marisol Vásquez
Seguir leyendo

ARTES

Melocotón, delicada fruta de temporada

Avatar

Publicado

-

Euda Morales

El melocotón es un buen ejemplo de una fruta de temporada cuando abunda en el mercado; está  de venta en las calles y resulta irresistible comprar uno o, mejor dicho, más que uno.  Estará  en su mejor momento de  apariencia, sabor, consistencia,  aún  de precio; por lo mismo, se disfruta  al estar en su punto justo.

Cada fruta tiene lo suyo como cualquier otra, pero unas atraerán más por sus diversas características como en este caso particular porque exhibe una apariencia tan distinta al poseer una  piel fina y aterciopelada como ninguna otra.  Externamente, presenta un color amarillo con diversas tonalidades, pero es al retirarle su piel que muestra su particular  colorido amarillo intenso y una semilla  significativa  adherida a su pulpa.

La fruta fresca atrapa  por su sabor, lo que es apreciado también por los conocedores.

¿Con o sin piel? Es cuestión de gustos para dar respuesta a lo que se busca, porque es deliciosa con su misma piel como para retirarla. De manera que de una u otra forma, su pulpa se deshace apenas entra en la boca, se perciben de inmediato sus jugos azucarados para  dar  rienda suelta a los sabores que ofrecen cual regalo al paladar.

La fruta fresca atrapa  por su sabor por lo que es apreciada también por los conocedores, quienes además la disfrutan en preparaciones culinarias, pero considere que si busca cuidar su dieta, evite  el consumo de los melocotones deshidratados porque contienen más calorías que los frescos.

 Para elegir melocotones maduros, la recomendación es fijarse en que el color de fondo de la piel sea crema, amarillento, y nunca verde. Eso sí, consuma en breve porque al ser delicados  se deterioran en seguida, o prepare algún postre. 

Para quienes buscan un postre sencillo,  simplemente podrían  hervirlo con su cáscara en agua,  le retiran la piel, finalmente es  espolvoreado con azúcar o miel, por lo que con poco muestra sus atributos y deliciosos sabores. Pero el listado de opciones dulces es extenso, desde el clásico y reconocido Peach Melba, cuya presentación indica medio melocotón en almíbar, servido con una bola de helado de vainilla y  crema  batida que podría ser de frambuesa.

Sin duda, se apetecerá de inmediato porque lucirá su belleza  dentro de  la copa.  Otras opciones son preparaciones dulces como en compota o en almíbar, aunque también acompañan de maravilla a recetas saladas  como  a las carnes de cerdo y aves. Valdrá animarse y experimentar con  una opción agridulce con una salsa de melocotón con  naranja.

Esta salsa es preparada con pocos ingredientes, por supuesto,  con nuestro protagonista, el melocotón, jugo de naranja, sal, pimienta y chile cobanero ofrecerá un gusto variado a las recetas de casa. Si cuela esta salsa, quedará con una consistencia fina, aunque también podría prepararla con los ingredientes cortados en cubos pequeños, para aportar más texturas al plato sin dejar de lado el sabor y su colorido. Por tanto, disfrute de las cualidades del melocotón de forma natural o en su receta preferida,  tanto dulce como salada.

Euda Morales
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

 

  • Directora general: Silvia Lanuza
  • Subdirector general técnico: Víctor Valenzuela
  • Coordinación: Francisco Chinchilla
  •  Nacionales: Elder Interiano, José Pélico y Erick Campos
  •  Deportes: Max Pérez

más temas

©2021 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.