A 100 años de la Declaración Balfour

Esta semana, exactamente hace 100 años, se publicó la Declaración Balfour. Esta fue el primer reconocimiento por parte de una de las más grandes potencias del mundo “El Reino Unido” del derecho del pueblo judío a su patria nacional en la antigua Tierra de Israel.

La Tierra de Israel es la cuna del pueblo judío que ha tenido allí una presencia continua desde hace milenios. Los judíos se han esforzado por reconstituir su hogar nacional desde la destrucción del Reino de Judea en el año 70 d. C. El cumplimiento exitoso de este objetivo se inició en el siglo XIX. Tal como fuera conceptualizado por Theodor Herzl en su libro El Estado Judío en 1896, el movimiento político para retornar a la patria judía comenzó a establecer instituciones nacionales en el Congreso Sionista en 1897.   

La Declaración, expedida el 2 de noviembre de 1917 por el ministro de Relaciones Exteriores británico, Lord Arthur James Balfour, afirma: “El Gobierno de Su Majestad contempla favorablemente el establecimiento en Palestina  de un hogar nacional para el pueblo judío y hará todo lo posible para facilitar la consecución de este objetivo, quedando claramente entendido que no se hará nada que pueda perjudicar los derechos civiles y los derechos religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina ni los derechos y el estatus político del que gocen los judíos en cualquier otro país”. [Es importante tener en cuenta que “Palestina” hace referencia a la zona geográfica de la tierra de Israel]. El reconocimiento internacional del derecho inalienable del pueblo judío para restablecer la soberanía en su patria ancestral siguió rápidamente a la Declaración Balfour.

De manera significativa, la Sociedad de Naciones [precursora de las Naciones Unidas] reconoció este derecho en su resolución del 24 de mayo de 1922 para establecer el Mandato en Tierra de Israel.

Lord Balfour entendió hace 100 años el hecho que nuestros vecinos palestinos todavía no quieren aceptar, y es el derecho del pueblo judío a su Estado independiente en su patria histórica. El año pasado, el presidente de la autoridad palestina Mahmud Abbas exigió al Reino Unido una disculpa por la Declaración Balfour.

La primera ministra Theresa May rechazó esta demanda ridícula y declaró que la carta era “una de las cartas más importantes en la historia, que demuestra el rol fundamental del Reino Unido en el establecimiento de un Estado para el pueblo judío”.

La Declaración Balfour, la resolución de la Sociedad de las Naciones y el posterior Plan de Partición de las Naciones Unidas de 1947, todos reconocieron el derecho del pueblo judío a un Estado soberano en su patria histórica. Estas decisiones internacionales desempeñaron un papel importante en impulsar el apoyo para el establecimiento del futuro Estado de
Israel.
  Mattanya Cohen

Redacción DCA