¿UN INICIO FRESCO?

Este mes se inicia Fresh Start, el ambicioso relanzamiento anunciado en febrero por el nuevo editor en jefe de Marvel Comics, C. B. Cebulski. Hay cambios en todas las líneas de cómics, tanto en las historietas como en los equipos creativos que las producen. “Nunca he visto tanto entusiasmo y emoción por la dirección que va a tomar Marvel”, ha dicho Cebulski en un video promocional.

Este evento le corrige la plana al controversial editor anterior, Axel Alonso,  quien impulsó múltiples y profundas reformas en los títulos principales de la casa Marvel, en un intento de apelar a un público más diverso. Llegó un nuevo Hulk, el coreano-americano Amadeus Cho; una nueva Iron Man,  la afroamericana Riri Williams; una nueva Thor, Jane Foster; y un nuevo Spider-Man, el afrolatino Miles Morales.

Tal vez hubiera sido mejor presentarlos poco a poco, dejar que los seguidores se acostumbraran a ellos y luego hacer que sustituyeran orgánicamente a los anteriores. En cambio, la editorial procedió apresuradamente a aniquilar o humillar sin miramientos a todos los héroes conocidos para reemplazarlos por los nuevos. Olvidaron que es difícil apreciar a un nuevo personaje si se le ve como un usurpador. Cuando los fans protestaron en redes sociales, guionistas y creadores de Marvel tomaron una postura agresiva y pendenciera, causando, aún más, división en el público.

Además hubo una serie de decisiones que parecían encaminadas específicamente a perder público: se produjeron demasiados títulos cada mes, se reiniciaron series constantemente y fabricaron “eventos” que cambiaban el statu quo de las series cada seis meses. Por si fuera poco, cancelaron populares creaciones como X-Men y los Cuatro Fantásticos por disputas de los derechos fílmicos.

El último clavo en el ataúd de Alonso tal vez fue la controversial línea Secret Empire de 2017, en la que se reveló que el muy querido y patriótico Capitán América era un nazi y siempre lo había sido. Esto enfureció a muchos fans, aun cuando Marvel enmendó la historia, poco después.

Estos y otros conflictos resultaron en una baja pavorosa de las ventas, causando que algunos distribuidores tuvieran que cerrar. Si bien la industria no pasa por sus mejores momentos, la caída de la demanda por las historietas de Marvel fue tan pronunciada que los altos mandos tuvieron que tomar cartas en el asunto, nombrando a Cebulski como jefe  y dándole carta blanca para cambiar lo que considerara necesario. De entrada, cerró una gran cantidad de títulos y barajó a los guionistas. Ahora presenta Fresh Start, que revierte casi todos los cambios de Alonso, probando que, en Marvel, es mejor viejo conocido que nuevo por conocer.

Alejandro Alonzo