TGD en AM

TGD radio (la emisora de la familia) fue la primera radio particular en Amplitud Modulada (AM) en el altiplano del país. Eso hace 71 años. En los años 80 del siglo pasado se convertiría en mi aula de aprendizaje, en mi escuela de empirismo periodístico y de comunicación. Que sería la herramienta impulsora para buscar la ruta de la superación académica, la casa que vio mis primeros impulsos como periodista al frente del Radioperiódico América (el Gigante de los Radioperiódicos), aquel noticiario que había sido fundado en los años 60 por mi abuelo Efrén Castillo Motta y que al fallecer lo dirigió mi recordado maestro, amigo y padre Édgar Rolando Castillo Rivera, a quién le debo lo que soy.

Esos recuerdos brotaron en mi mente y corazón el sábado pasado, cuando la emisora de la familia cumplió 71 años de trabajo. Llegamos con mi esposa al edificio de la radio para saludar al personal, observar esa galería de directores y trabajadores de la emisora, volver a sentarnos en las butacas de madera de aquel teatro estudio Las Américas, escenario testigo de nuestras labores diarias por 37 años, de 19:00 a 20:00 horas, desde el 21 de mayo de 1981, fecha inolvidable por el asesinato del periodista mártir del conflicto armado Édgar Rolando Castillo Rivera, que por más de 12 años impulso diferentes campañas de solidaridad para las comunidades del occidente del país, como aquella de “La mejor mazorca”.

Datos encontrados en la página de TGD explican su fundación. “Llegó el 17 de febrero de 1947. Las ondas hertzianas se estremecieron con los impulsos eléctricos ahora convertidos en ideas, pensamientos y expresiones y desde aquel día memorable para la radiodifusión, para Guatemala y especialmente para Quetzaltenango, la primera emisora particular daba sus primeros pasos en 1070 kilohertzios en onda larga y 6020 kilohertzios en onda corta” (http://www.radiotgd.com/historia). Su fundador fue José Ángel Yllescas, que dejó en herencia la propiedad a su familia. Actualmente el director y propietario es el hijo José Yllescas.

Lo más sorprendente es que a pesar de la fuerza en que las emisoras de Frecuencia Modulada (FM) han absorbido el mercado publicitario y de auditorio, aún la TGD se mantiene con su particular programación, las voces de hace más de 20 años, los compañeros operadores, la sintonía en barrios quetzaltecos como la Transfiguración, San Bartolomé, San Antonio, Santa Ana, Colonias Molina, Municipal, Minerva, Rosario, Floresta y en municipios cercanos a la señal del 1070 en AM, como Salcajá, San Juan Ostuncalco, La Esperanza, San Mateo y otros. Actualmente a cautivado auditorio masivo a nivel internacional con su sitio web http://www.radiotgd.com.

Recordamos programas que tenían auditorio masivo, como Radioperiódico América, Clarín Deportivo y El Club del Ama de Casa, Larga vida para TGD (La Voz de Occidente), la emisora de la familia, uno de las pocas que mantiene su auditorio y presencia en el dial de la radio.

Rolando Castillo