Para los alcaldes que apoyan en el sector educación

En mi recorrido por el país me he dado cuenta cómo los señores alcaldes prestan un servicio especial a sus comunidades, hoy quiero referirme al sector educación. Los alcaldes son líderes locales que aportan al desarrollo de sus comunidades en múltiples formas; los vecinos ven en ellos a las autoridades que les resuelven todo. Les piden colaboración en transporte para excursiones, fiestas de quince años, casamientos, dinero para comer, comprar medicina, enterrar un familiar, construir escuelas, contratar maestros, donar escritorios, pagar conserjes en las escuelas, contratar personal de cocina entre otros. Son líderes que juegan un papel importante en todos los sectores y en el sector educación en especial.

Cuando visito a alcaldes o cuando ellos me visitan, me doy cuenta que algunos contratan 200, 100, 80, 50, 30, 10 o etcétera, cantidad de docentes. Es un verdadero aporte, sé que el salario a los docentes es simbólico, muchas de las comunidades tienen instalaciones escolares en mejores condiciones, pues los alcaldes han realizado una tarea muy importante. He dicho que reconozco el aporte de los alcaldes y he mencionado en reiteradas oportunidades que la educación de un país no es responsabilidad de una sola persona. Todos tenemos un papel que hacer y debemos desempeñarlo bien. He visto algunos que han decidido no vincularse con la educación, es decir, no construir escuelas, ni equiparlas, tampoco seguir contratando docentes. Esa decisión la respeto, sin embargo, nosotros como Mineduc, no tenemos la respuesta para todas las necesidades que el sistema educativo presenta. En muchos casos, en lugares donde los alcaldes ya no apoyan en infraestructura o en contratación de docentes, debemos cerrar escuelas o limitar a la población a recibir clases en condiciones no adecuadas. El Mineduc recibe el 2.8 por ciento del PIB y debería recibir el 7 por ciento. De esa cuenta, no tenemos ni la mitad de lo que deberíamos tener en cuanto a presupuesto. Eso demuestra que no podemos dar respuesta a lo que necesita el sistema educativo. Vale hacer la siguiente aclaración: hay muchas personas que entienden esto, otros no tienen ni la más mínima idea, reclaman, presionan y simplemente piden lo imposible. Como país se necesita que todos paguemos impuestos, que seamos honestos con nuestra patria y que los recursos se usen de forma transparente, solo así tendremos lo necesario para invertir como se debe en educación. Es común escuchar las expresiones que la educación es la base del desarrollo, sin educación ningún pueblo progresa, debemos apostarle a la educación, frases, que sobre todo en época electoral se hacen muy comunes. Finalizo agradeciendo a los alcaldes que apoyan a la educación; también a los que han decidido ya no hacerlo. Todos tienen claro que en la medida en que invierten en educación, están apostándole a tener en el futuro un pueblo distinto, donde sus habitantes sean la mejor carta de presentación.

Oscar Hugo López