Los brillos del Óscar

Quienes disfrutamos de este espectáculo nos preparamos para seguir el domingo desde la pantalla chica la 90 ceremonia organizada por la Academia de las Ciencias y las Artes Cinematográficas.

El desfile de luminarias del celuloide permitirá apreciar la entrega en 24 categorías de la codiciada estatuilla identificada como Óscar, y escuchar mensajes de aceptación con diferentes tonos.

Sin duda, ahora que una práctica recurrente e histórica ha salido del clóset…de los sets y de las oficinas de la meca del cine, buena parte de las alocuciones repudiará el acoso sexual.

Hollywood representa el poder del imperio y de la industria que desde inicios del siglo XX desarrolló las invenciones de los hermanos Louis y Auguste Lumiére, y de Georges Méliés.

Precisamente, por ello es que desde Estados Unidos se generan las principales alusiones del séptimo arte y los reconocimientos se centran en producciones de ese país, ignorando las europeas y asiáticas relegadas al renglón establecido para las extranjeras.

Cada año por estos tiempos  se recuerda a Walt Disney como el máximo ganador de las veladas, con 26, entre cortometrajes, documentales y honoríficos; a Katharine Hepburn, Jack Nicholson y Daniel Day-Lewis, los actores con más triunfos, 4 ella y 3, ellos; y a Ben Hur, Titanic y El señor de los anillos, las cintas arrasadoras, con 11 trofeos.

La versión 2018 trae 9 filmes nominados al Mejor, 5 directores (se mantiene la tendencia de ignorar a las directoras ya sea compartiendo el apartado o en uno específico) e igual número de contendientes en actor y actriz, protagonista y de reparto, entre los rubros más relevantes.

De las 89 premiaciones previas, para mí quedan como inolvidables y vigentes dominadoras Casablanca, Lo que el viento se llevó, Amor sin barreras, Oliver, El golpe, El padrino 1 y 2, Alguien voló sobre el nido del cucu, Annie Hall, El silencio de los inocentes, Corazón valiente, El discurso del rey, Zona de miedo y, En primera plana, por mencionar algunas.

También las que, mereciéndolo, no recibieron el aplauso supremo, como Selma, Django desencadenado, Hugo, Buenas noches y buena suerte, Pandillas de Nueva York, La vida es bella, Mejor imposible, El cartero, Cuatro bodas y un funeral, Perfume de mujer, Mary Poppins, ¿Sabes quién vino a cenar?, Matar un ruiseñor, El juicio de Nuremberg, 12 hombres en pugna y, El gran dictador, entre otras.

Y todavía más lejos las que no entraron en el foco elector en la máxima instancia, como El ciudadano Kane, Amén, 2001 Odisea del espacio, Una pasión secreta, París a la medianoche y otras para las que necesito más líneas, pero como no las tengo mejor cierro esta columna y empiezo a esperar la transmisión del 4 de marzo.

Héctor Salvatierra