Guatemala se viste de boda

Estas fueron las tendencias presentadas en la Mercedes Benz Bridal.

Toda buena historia de amor acaba en boda, y por eso la moda nacional unió su camino al de las tendencias nupciales con la Mercedes Benz Bridal Guatemala, celebrada el viernes y el sábado en Épica (Avia). Los diseñadores pronunciaron sus votos en forma de encajes, sedas, capas y tocados para demostrar que las novias no solo van de blanco y de largo. A la cita también se sumaron looks para novios e invitadas. Estas fueron las propuestas presentadas en esta primera edición.

Las invitadas perfectas
Tal y como sucede en las bodas, las primeras en llegar fueron las invitadas. Karla Garzaro inauguró el viernes la Mercedes Benz Bridal Guatemala con una colección de fiesta, en la que utilizó una gama de tonalidades que fueron del rosa empolvado al azul noche. La diseñadora no se olvidó de sus característicos vuelos, pero además se atrevió con conjuntos de dos piezas, en los que combinó crop tops con escotes en las faldas.

Flower girls
Renata Merchán llenó a sus invitadas de color, transparencias minimalistas y detalles florales. Esa estética floral, pero en la escala de blancos, se repitió en sus propuestas para novia, dominadas por los cortes sirena. La modista ecuatoriana apostó por las colas y capas largas, que evocaban catedrales antiguas. Las flores también se manifestaron en sus llamativos tocados.

El novio
La primera jornada cerró con la aparición del novio, padrinos e invitados. Saúl Etiqueta presentó en su línea diseños dominados por diferentes gamas de azul, aunque tampoco faltaron el negro, el gris y el verde. Entre esmóquines y levas, vale la pena resaltar el uso de un tercer elemento: los chalecos estampados. Los print también fueron la tendencia elegida para pañuelos y corbatas.

Novias atrevidas
En Morpho, la línea del diseñador Mauricio Samayoa, algunas novias avanzaron hacia el altar vestidas de corto. El guatemalteco hizo uso de las siluetas años 50, pero también de las faldas asimétricas y tail hem, que remató con la introducción de capas cortas y largas. Pero hubo más que blanco en esta pasarela, pues el creador se atrevió con tonos marfiles, empolvados y hasta plateados.

Romance moderno
Románticas y sensuales desfilaron las novias de Eduardo Figueroa. A las invitadas, que ocuparon la primera parte de su desfile, el diseñador les ofreció vestidos con detalles de pedrería en tonalidades como el rojo, el negro y el verde. Mientras a las brides les dio atuendos que comenzaron en vestidos largos tradicionales, pero acabaron en sorprendentes conjuntos de pantalón y chaqueta.

Lady in black
A sus invitadas, la modista salvadoreña Mónica Arguedas les otorgó un aire flamenco en vestidos y conjuntos de top y falda. Ese estilo de vuelos también se manifestó en sus creaciones para novias, a los que sumó su signature look de espaldas descubiertas. La diseñadora no tuvo reparo en presentar escotes llamativos, y mucho menos en cerrar su pasarela con un vestido negro de cuello V y ligeras transparencias.

El gran cierre
Un conjunto de violines en vivo acompañó en su camino al altar a las novias de Mariandrée Gaitán. Al ritmo de A Thousand Years (Christina Perri) y Con te partirò (Andrea Bocelli), las modelos mostraron unos diseños plagados de transparencias, pedrería y bordados. En la colección que cerró esta primera edición no faltaron los detalles de encaje, los tops y capas con incrustaciones.

Priscilla León López