Comunícate con nosotros al 1590

ARTES

En el Día Internacional de los Museos, El Museo de Arte Moderno Carlos Mérida

Publicado

-

Este espacio, dedicado al muralista y escultor guatemalteco, alberga la colección más valiosa de obras gráficas representativas de las corrientes artísticas identificadas con el modernismo que surgieron a finales del siglo XIX.

El Museo Nacional de Arte Moderno funciona bajo la dirección del maestro Rudy Cotton, licenciado en Artes Visuales, egresado de la Escuela Superior de Arte de la Facultad de Humanidades de la Universidad de San Carlos de Guatemala.

“Acepté el reto que me planteó el Ministerio de Cultura, porque soy artista y porque considero que este país no saldrá adelante si no contribuimos con nuestras aportaciones a preservar y divulgar los valores culturales de Guatemala”, dice el maestro Cotton.

El museo tiene tres espacios. Uno de ellos es la sala permanente, en la que se se exhibe el patrimonio guatemalteco relacionado con las artes visuales: escultura, pintura y grabados.

Las obras pertenecen a un período histórico que comienza en 1900 y se extiende más allá de 1950, según explica Cotton. Naturalmente, entre las obras que se exponen también hay trabajos de Carlos Mérida.

Particularmente importante es la obra Paisaje, óleo sobre tela realizado por Agustín Iriarte Castro, en 1900. La importancia de esta obra es que constituye “el punto de partida de las artes visuales en Guatemala”, según indica el director del museo.

“De la obra gráfica del maestro Mérida tenemos aquí siete lienzos”, manifesta el director del museo. Uno de los lienzos más importantes es el denominado Glorificación del quetzal, realizado en 1956.

“Es un óleo sobre lienzo, en cuya parte superior figura un quetzal estilizado. La pintura está inspirada en leyendas de Guatemala, y sobre todo, en el libro nacional de los quichés, el Popol Vuh.

También es muy importante la sala de trabajo del maestro Carlos Mérida, la cual fue donada al museo por su familia. En ella se crea la ilusión de ver al pintor trabajando. Los instrumentos de trabajo son auténticos. La escena es iluminada por una lámpara, constituida por 94 fuentes de luz.

Una vida dedicada al arte

Carlos Mérida nació en la Nueva Guatemala de la Asunción, en 1891. Una publicación divulgativa de la Fundación Cultural Televisa indica que “el papá de Carlos era abogado y su mamá, profesora de primaria. Ellos le inculcaron amor hacia las actividades culturales, por lo que cuando entró a la secundaria también tomó sus primeras clases de pintura”.

“En 1914, Mérida viajó a Francia, en donde conoció la obra de los artistas del modernismo, asegura Cotton. “Cuando regresó a Guatemala, realizó una amplia obra creativa, basado en sus raíces ancestrales”, añade.

En 1919, hace 100 años, Carlos Mérida viajó a México, en donde se radicó y realizó la mayor parte de su obra. Después de una vida consagrada al arte, el artista guatemalteco fallece el 21 de diciembre de 1984.

La obra de Mérida es vasta y solamente una parte de ella está en Guatemala. De sus lienzos, solamente siete se exhiben en el Museo de Arte Moderno, un edificio que fue construido durante el gobierno de Jorge Ubico.

Posteriormente, el inmueble fue destinado al Museo de Arqueología. Después fue Museo de Historia Natural y, finalmente, fue destinado al Museo de Arte Moderno.

El 2 de diciembre de 1999, el Ministerio de Cultura y Deportes aprobó un Acuerdo Ministerial No. 428-99, por el que se confiere al museo el nombre del maestro Carlos Mérida, en memoria a su legado artístico y cultural.

Adolfo Blanco
Seguir leyendo

ARTES

Cannes despide una edición política y polémica

Publicado

-

Cannes no sería Cannes sin su correspondiente dosis de polémica, y en esta 72 edición del festival cinematográfico, que dio su Palma de Oro al surcoreano Bong Joon-Ho por Parasite, política y sexo tuvieron tanto protagonismo como el cine mostrado en sus pantallas.

Bong cargó contra el clasismo con una potente comedia negra con tintes de drama social, y el abandono de las periferias llegó de la mano de Les misérables, del francés Ladj Ly, premio del Jurado «ex aequo» con la brasileña Bacurau, crítica a su vez con la situación en Brasil.

Los hermanos Jean-Pierre y Luc Dardenne se sumergieron en la radicalización de los jóvenes con Le jeune Ahmed, premio a la mejor dirección, y la senegalesa Mati Diop, obtuvo con Atlantique el gran premio del jurado por su mirada sobre la inmigración y fue la primera mujer negra en todo Cannes en lograr una distinción.


Mati Diop ganó el gran premio del jurado por Atlantique.

La alfombra roja se alzó además como escenario desde el que lanzar un mensaje al mundo: el argentino Juan Solanas, autor de Que sea ley, la tiñó de verde con su pañuelazo en favor del aborto legal, y los codirectores de For Sama, Waad al-Kateab y Edward Watts, la usaron para pedir el fin de la guerra en Siria.

La delegación colombiana, con Ciro Guerra y Franco Lolli en cabeza, reclamó justicia por el asesinato del cineasta Mauricio Lezama, y un beso en la boca entre las protagonistas de Adam, las marroquíes Loubna Azabal y Nisrine Erradi, saltó la frontera para provocar un escándalo en su país natal.

Nada comparable a los 20 minutos de sexo oral de Mektoub, My Love: Intermezzo, provocación sin argumento del tunecino Abdellatif Kechiche, o a la también explícita Liberté del español Albert Serra, premio especial del jurado de la sección Una Cierta Mirada.

A su pesar, el actor francés Alain Delon captó la atención tanto por la Palma de Oro honorífica como por la petición lanzada por una asociación estadounidense para que se la retiraran por sus declaraciones misóginas y racistas.

En un año en que Cannes se había esforzado a favor de la conciliación, con la apertura de su primera guardería, no pudo evitar que un fallo de comunicación hiciera que la directora británica Greta Bellamacina viera denegado su acceso al Palacio de Festivales por ir acompañada de su bebé.

Además, las promesas en favor de una mayor paridad no se cumplieron: de los 21 filmes en competición, solo cuatro estuvieron dirigidos por mujeres, y de ellas destacó, con el mejor guion, la francesa Céline Sciamma por Portrait de la jeune fille en feu.

Hubo casi más controversias que estrellas: el certamen empezó fuerte con Los muertos no mueren, del estadounidense Jim Jarmusch, pero desde la llegada de Bill Murray, Adam Driver o Selena Gómez la alfombra roja no volvió a vibrar hasta que Leonardo DiCaprio y Brad Pitt la revolucionaron con Once upon a time… in Hollywood.

Penélope Cruz y Antonio Banderas, premio al mejor actor por Dolor y gloria, saciaron igualmente las expectativas de un público satisfecho con Elton John (Rocketman), pero decepcionado por la ausencia de Diego Maradona, que no asistió a la proyección del documental sobre su vida.

Antonio Banderas fue galardonado por su papel en Dolor y gloria, de Pedro Almodóvar.

Sylvester Stallone se ganó a la audiencia con una clase magistral, mientras que en la paralela Quincena de Realizadores el también estadounidense John Carpenter desgranó con buen humor los secretos de una carrera en la que se ha alzado como leyenda del terror.

Pero no solo las grandes estrellas acapararon los flashes: sorprendió con una muñeira -baile típico gallego- la española Benedicta Sánchez, protagonista de O que arde, con la que Oliver Laxe obtuvo el premio del jurado de Una Cierta Mirada, y el líder indígena Raoni pidió ayuda para el Amazonas ataviado con su característica indumentaria.

Y en una alfombra roja sin excentricidades, la actriz estadounidense Elle Fanning, integrante del jurado, pagó con un desmayo las consecuencias de un vestido demasiado apretado, que le acabó cortando la respiración en medio de una fiesta.

Elle Fanning y el vestido que le provocó el desmayo.

*EFE

Redacción DCA
Seguir leyendo

ARTES

Guatemalteco es premiado en Cannes por la mejor ópera prima

Publicado

-

El cineasta guatemalteco César Díaz ganó este sábado el premio Cámara de Oro a la mejor ópera prima en la 72 edición del Festival de Cannes, por “Nuestras madres”.

Su película compitió en la Semana de la Crítica, sección paralela del certamen cinematográfico francés, y habla de las más de 200 mil víctimas y 45 mil desaparecidos que dejó el conflicto interno en el país, y de los familiares que sobrevivieron.

Un emocionado Díaz dedicó el premio a todo su equipo pero, sobre todo, a esas víctimas y “a las mujeres que siguen de pie y que nos dan una lección de vida”.

“Nuestras madres” también se llevó, el miércoles, el premio de la Sociedad de Autores y Compositores Dramáticos (SACD) de la Semana de la Crítica.

Con la Cámara de Oro, Cannes distingue a la mejor ópera prima presentada en la selección oficial o en las paralelas Semana de la Crítica y Quincena de Realizadores.

Su jurado estuvo presidido por el cineasta camboyano Rithy Panh, que entre los 26 filmes aspirantes tenían en su criba, entre otras, “Sem seu sangue”, de la brasileña Alice Furtado; “Ceniza negra”, de la argentina Sofía Quirós Ubeda, y “Canción sin nombre”, de la peruana Melina León.

Por otra parte, el griego Vasilis Kekatos ganó la Palma de Oro al mejor cortometraje por “The Distance Between Us and the Sky”, mientras que la argentina Agustina San Martín obtuvo la mención especial del jurado por “Monstruo Dios”.

En total, once proyectos aspiraban al máximo galardón de ese apartado, entre ellos el también argentino “La siesta”, de Federico Luis Tachella, o “White Echo”, de la estadounidense Chloë Sevigny.

Redacción DCA
Seguir leyendo

ARTES

Almodóvar, Boong Joon Ho, Sciamma y Malick son favoritos a la Palma de Oro

Publicado

-

En 24 horas se conocerá el Palmarés del 72 Festival de Cannes y, según todas las quinielas, hay dos claros favoritos para hacerse con la Palma de Oro: Dolor y Gloria, de Pedro Almodóvar, y Parasite, de Boong Joon-Ho.

Con permiso de la francesas Céline Sciamma y su Portrait de la jeune fille en feu y de Terrence Malick, con A Hidden Life, los otros dos filmes que más han gustado de los 21 que componen este año la sección oficial de Cannes.

Según la lista que ha ido publicando cada día la revista Screen, la película mejor situada es la comedia que se convierte en tragedia del coreano Boong Joon-Ho, que tiene una puntuación de 3.5 sobre 4 en las clasificaciones dadas por un conjunto de críticos.

La personal historia de Almodóvar, con referencias autobiográficas, le sigue muy de cerca, con un 3.3, la misma puntuación que el filme de época de la francesa Sciamma, una preciosa historia de amor rodada con mucha delicadeza.

Parecida es la apuesta de la revista Le Film Français, que se ha rendido a Almodóvar y a Bong, con la tercera posición compartida por Malick con su historia de un héroe moral austríaco en la Segunda Guerra Mundial, y el debutante francés Ladj Ly, por Les misérables, una dura denuncia de las de desigualdades sociales.

Entre los periodistas que cubren el festival, la misma división entre Bong y Almodóvar, las dos películas que más han calado, aunque en el último momento ha llegado el humor surrealista del palestino Elia Suleiman en It Must Be Heaven.

Menos opciones tiene Quentin Tarantino con Once Upon a Time…in Hollywood, una comedia divertida y muy bien ambientada con una pareja explosiva, Brad Pitt y Leonardo DiCaprio. La película se estrenó en Cannes el mismo día que hace 25 años el realizador presentó en el festival Pulp Fiction, con la que se llevó la Palma de Oro. Pero conseguir el doblete este año parece imposible.

La clásica y sólida Il Traditore, del veterano Marco Bellocchio; la locura de la brasileña Bacurau, de Kleber Mendonça Filho y Juliano Dornelles, y el thriller chino Le lac aux oies sauvages, de Diao Yinan, también podrían tener un hueco en el palmarés.

Todo dependerá de un jurado presidido por Alejandro González Iñárritu y que componen los realizadores Yorgos Lanthimos, Pawel Pawlikowski, Kelly Reichardt, Alice Rohrwacher, Enki Bilal y Robin Campillo y las actrices Elle Fanning y Maimouna N’Diaye.

Además de la Palma de Oro, tendrán que entregar el Gran Premio, el Premio del Jurado y los galardones de dirección, guion e interpretación masculina y femenina.

Según las normas del festival, solo una categoría podrá tener un premio ex aequo, nunca la Palma de Oro, y un filme únicamente podrá obtener un reconocimiento, con la excepción del Premio del Jurado o el de guion, que podrán estar asociados a uno de los de interpretación.

En el campo de las actuaciones no hay favoritos claros. Antonio Banderas, por Dolor y Gloria; Pierfrancesco Favino, por Il Traditore, y August Diehl, por A Hidden Life, son los más destacados en el lado masculino.

Entre las mujeres han gustado mucho las dos protagonistas de Portrait de la jeune fille en feu, Noémie Merlant y Adèle Haenel, y la joven Mame Bineta Sane, en la historia de inmigración que Mati Diop cuenta en Atlantique.

*EFE

Redacción DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Director General: Pavel Arellano Arellano
  • Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo
  • Nacionales: Jose Pelico y Elder Interiano
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Max Pérez
  • Web y redes sociales: Ronald Mendoza
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez
  • Fotografía: Luis Echeverría
  • Diseño: Héctor Estrada

más temas

©2018 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.