El importante aporte de la clase trabajadora

Ayer, 1 de mayo, se conmemoró el Día Internacional del Trabajo. En casi todos los países del mundo, las calles y avenidas se vieron abarrotadas por trabajadores que salieron a manifestar para recordar y expresar sus deseos sobre derechos y obligaciones laborales.

En Guatemala, desde hace 73 años se conmemora esta especial fecha, en la que se redujo la jornada laboral a 8 horas, ya que anteriormente se trabajaban entre 12 y 16 al día. Esta manifestación la realizaron unos 80 mil trabajadores, pero poco a poco se convirtió en una protesta nacional en Estados Unidos.

En nuestro país se hizo con tranquilidad la marcha de trabajadores, tanto del sector privado como del estatal. Desde muy temprano, cientos se juntaron en el Monumento al Trabajo, estatua conocida como El Muñecón, la cual fue elaborada por Rafael Yela Günter y está ubicada en la zona 5; luego, los manifestantes se dirigieron a la Plaza de la Constitución. El presidente de la República, Jimmy Morales, lanzó un llamado a la clase trabajadora guatemalteca a que una esfuerzos y logre un desarrollo integral.

En un comunicado oficial, el Gobierno de Guatemala felicitó a los empleados, tanto privados como gubernamentales, y reconoce su aporte en la consecución de una Guatemala con más desarrollo, próspera y equitativa. Además, hizo un llamado a la unidad nacional, como una forma de tener acceso a la justicia social y de alcanzar una Guatemala en la que se pueda vivir en paz y en la que tanto los sueños individuales como colectivos puedan lograrse en algún momento.

Por su parte, la ministra de Trabajo y Previsión Social, Leticia Teleguario, resaltó en un llamado que hizo para el fortalecimiento de la cultura de la legalidad en materia de derechos y obligaciones laborales, a fortalecer un diálogo social, en el que se antepongan los intereses y el bien común, para que como país se alcance el crecimiento económico y que se traduzca en empleos dignos.

Redacción DCA