Diversidad Biológica, beneficio para todos

Según el Convenio de Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica (CDB), el término Biodiversidad o Diversidad Biológica, hace referencia a la amplia variedad de seres vivos sobre la Tierra, y los recursos naturales que la conforman, resultado de miles de millones de años de evolución según procesos naturales y también de la influencia creciente de las actividades del ser humano.

La Diversidad Biológica comprende, igualmente, la variedad de ecosistemas y las diferencias genéticas dentro de cada especie, que permiten la existencia de múltiples formas de vida, y cuyas mutuas interacciones con el resto del entorno fundamentan el sustento de la vida sobre el planeta.

El 22 de mayo de cada año se hacen diferentes actividades a nivel mundial de conciencia pública sobre la Diversidad Biológica. El tema de este año es “Celebrando 25 años de acción para la Diversidad Biológica”, porque fue exactamente hace un cuarto de siglo que nació el Convenio de Naciones Unidas sobre Diversidad Biológica (CDB).

El Consejo Nacional de Áreas Protegidas (Conap),es la autoridad competente responsable de resguardar y administrar la diversidad biológica del país, así como de facilitar, regular y coordinar su uso sostenible. Esta responsabilidad implica desarrollar formas nuevas e innovadoras de conservación y uso racional de sus recursos, con el objetivo de alcanzar beneficios sociales, ambientales y económicos con enfoque integral y con efectos intergeneracionales.

Es por ello que Guatemala ha desarrollado su propia Política y Estrategia Nacional de Diversidad y su Plan de acción (2012-2022), que contempla el papel fundamental que juega la diversidad biológica en la sostenibilidad del desarrollo humano, la adaptación al cambio climático, la salud humana, la disminución de la vulnerabilidad socioambiental y la seguridad alimentaria.

De esta manera renueva la relación, a veces fragmentada, que ha existido entre los humanos y su entorno natural, especialmente en cuanto al agua para consumo humano y cultivos, la pesca, los recursos maderables, el oxígeno, los paisajes para el turismo, la productividad del suelo y la captación de carbono, entre otras.

El haber incluido a Guatemala en el grupo selecto de países megadiversos expone la riqueza natural de nuestro país; sin embrago, el uso irracional de los bienes y servicios es preocupante, por la desmedida ambición de la riqueza y la actitud egoísta del hombre hacia los recursos naturales, pues afecta la vida propia y degrada el ecosistema.

La creación de los recursos naturales es un regalo divino, y el hombre únicamente es administrador; por ello, el Conap exhorta a los habitantes del territorio nacional a tener cuidado especial para la conservación y protección de la riqueza natural, ya que no es únicamente responsabilidad de una institución, también compete a todos los guatemaltecos.

El aprovechamiento de los recursos naturales de forma sostenible y responsable garantiza el desarrollo social y económico para las futuras generaciones.

Elder Figueroa