Salvadoreños comienzan peregrinación, previo a canonización de Romero

Hoy, cientos de feligreses de El Salvador comenzaron  una peregrinación hacia el pueblo natal de monseñor Óscar Arnulfo Romero, con motivo de su canonización en el Vaticano, el próximo 14 de octubre.

Al menos 200 católicos salvadoreños salieron en caminata de la Catedral Metropolitana de San Salvador, tras celebrar una misa en el mausoleo del beato, asesinado en 1980 por un escuadrón de la muerte.

Los feligreses recorrieron varias de las principales calles de la capital del país centroamericano, cargando pancartas y carteles con mensajes alusivos al arzobispo, conocido como “San Romero de América”, entre cantos religiosos.

Durante la caminata, que se alargará por 157 kilómetros y concluirá el próximo 4 de agosto en la localidad de Ciudad Barrios, se fueron sumando más fieles de diferentes localidades.

Esta tendrá tres etapas y el primer tramo comprende las localidades de San Salvador y San Rafael Cedros, a más de 58 kilómetros de distancia de la capital; la segunda etapa retomará San Rafael Cedros hasta llegar al municipio de Chapeltique.

El tercer tramo comprende Chapeltique y Ciudad Barrios, lugar donde finalizará el recorrido y se realizará una misa de acción de gracias en la Parroquia Beato Óscar Arnulfo Romero, según los organizadores.

Ocurrirá en octubre

Monseñor Romero será canonizado junto a Pablo VI, durante el Sínodo de Obispos, la asamblea de prelados llegados de todo el mundo al Vaticano donde se abordarán temas relativos a la juventud, que se realizará en Roma entre el 3 y el 28 de octubre.

Romero, también llamado “la voz de los sin voz”, fue asesinado el 24 de marzo de 1980 por un francotirador de un escuadrón de la muerte de la derecha extrema, mientras oficiaba misa en la capilla del hospital de cáncer Divina Providencia, de San Salvador, en los días previos al estallido de la guerra civil (1980-1992).

Un informe de la Comisión de la Verdad de Naciones Unidas, que investigó las violaciones a derechos humanos durante el conflicto armado, determinó que el exmayor del Ejército y fundador del partido de derecha Alianza Republicana Nacionalista (Arena), Roberto D’Aubuisson, dio la orden de asesinar a monseñor Romero.

El arzobispo, beatificado durante una multitudinaria misa el 23 de mayo de 2015, en San Salvador, denunciaba en sus homilías los ataques de los cuerpos de seguridad contra la población civil, y el día previo a su muerte ordenó a los miembros del Ejército detener la represión.

*Con información de EFE.

Berta Abrego