Ortega y obispos decidirán sobre diálogo en Nicaragua, tras mensaje de la OEA

El presidente nicaragüense, Daniel Ortega, y los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua se reunieron este jueves para decidir si “conviene llevar adelante” el diálogo nacional, actualmente suspendido, para poner fin a la crisis más sangrienta que vive el país centroamericano desde los años 80.

El mandatario nicaragüense aceptó una invitación del pleno de los obispos, mediadores y testigos del diálogo, quienes acordaron celebrar el encuentro hacia las 15:00 hora local, en la Casa de los Pueblos, en el antiguo centro de Managua.

Los obispos explicaron en una carta que solicitaron audiencia a Ortega para “tratar los temas tan indispensables para nuestra patria, de la justicia y la democracia, de los que depende siempre la paz, con el fin de valorar la conveniencia de llevar adelante el diálogo”.

Después de esta reunión estaremos informando a la comunidad nacional e internacional sobre lo dialogado”, a través de una conferencia de prensa a las 19:00 en el Seminario Nuestra Señora de Fátima, indicó el Episcopado.

El diálogo nacional entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (que aglutina al sector privado, sociedad civil, estudiantes y campesinos) fue congelado poco después de haberse instalado, a mediados de mayo, y tras la propuesta de los sectores civiles de adelantar las elecciones, como salida a la crisis, lo que el Gobierno tildó de “golpe de Estado”.

La reunión de este jueves fue concertada un día después de que la Asamblea General de la OEA aprobara una declaración en la que pide el “cese inmediato” de la violencia en Nicaragua sin dirigir esa solicitud al gobierno de Ortega.

Además, se pide fortalecer las instituciones democráticas y que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que realizó una visita de trabajo en Nicaragua, informe lo más pronto al Consejo Permanente de la OEA sobre los resultados de su investigación.

*Con información de EFE.

Sara Solórzano