Marcha por la caficultura

Productores marcharon en la ciudad de Guatemala.

Alrededor de 8 mil caficultores recorrieron las principales avenidas de la ciudad y se presentaron frente a la sede de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), el Ministerio de Finanzas y, al cierre de la redacción de este artículo, tenían previsto presentarse, además, en el Congreso de la República.

En la SAT su principal mensaje fue solicitar al Gobierno la pronta resolución de procesos considerados sin fundamento, los cuales fueron iniciados por anteriores autoridades de la SAT y que afectan a comercializadores de café. En el Ministerio solicitaron beneficios fiscales para el sector.

La Asociación Nacional del Café (Anacafé) aclaró que ellos no fueron parte de la organización de la marcha, pero comprenden las dificultades económicas, financieras y climáticas que atraviesa la mayoría de caficultores del país. Anacafé publicó un campo pagado en distintos medios, en el cual expusieron su postura. La caficultura es la tercera actividad agrícola en importancia económica para Guatemala, después del azúcar y el banano, y su cultivo genera anualmente más de medio millón de empleos directos.

En el comunicado, Anacafé expone que la producción de café depende de contar con recursos financieros que permitan el acondicionamiento de las plantaciones y, principalmente, el corte durante la época de cosecha. Resaltan también que, debido a la falta de mecanismos institucionales que faciliten el acceso a estos recursos, los productores dependen de adelantos financieros facilitados por los compradores.

Además, se solicita que se haga uso de los mecanismos que establece la ley para garantizar los intereses del Estado, sin paralizar las operaciones de las empresas que procesan el café de los productores y proveen los recursos financieros requeridos durante la cosecha.

Ahora, el sector queda en espera de la respuesta de las instituciones  para evitar afectar el ingreso y la seguridad alimentaria de, por lo menos, 600 mil familias que dependen del cultivo del café, entre productores y trabajadores.

 

Alrededor de 8 mil caficultores recorrieron las principales avenidas de la ciudad y se presentaron frente a la sede de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), el Ministerio de Finanzas y, al cierre de la redacción de este artículo, tenían previsto presentarse, además, en el Congreso de la República.

En la SAT su principal mensaje fue solicitar al Gobierno la pronta resolución de procesos considerados sin fundamento, los cuales fueron iniciados por anteriores autoridades de la SAT y que afectan a comercializadores de café. En el Ministerio solicitaron beneficios fiscales para el sector.

La Asociación Nacional del Café (Anacafé) aclaró que ellos no fueron parte de la organización de la marcha, pero comprenden las dificultades económicas, financieras y climáticas que atraviesa la mayoría de caficultores del país. Anacafé publicó un campo pagado en distintos medios, en el cual expusieron su postura. La caficultura es la tercera actividad agrícola en importancia económica para Guatemala, después del azúcar y el banano, y su cultivo genera anualmente más de medio millón de empleos directos.

En el comunicado, Anacafé expone que la producción de café depende de contar con recursos financieros que permitan el acondicionamiento de las plantaciones y, principalmente, el corte durante la época de cosecha. Resaltan también que, debido a la falta de mecanismos institucionales que faciliten el acceso a estos recursos, los productores dependen de adelantos financieros facilitados por los compradores.

Además, se solicita que se haga uso de los mecanismos que establece la ley para garantizar los intereses del Estado, sin paralizar las operaciones de las empresas que procesan el café de los productores y proveen los recursos financieros requeridos durante la cosecha.

Ahora, el sector queda en espera de la respuesta de las instituciones  para evitar afectar el ingreso y la seguridad alimentaria de, por lo menos, 600 mil familias que dependen del cultivo del café, entre productores y trabajadores.