Georges Simenon, el grandioso

Como lector, uno de los autores que más me ha alucinado es Georges Simenon. Es tanto el fervor que le tengo a su obra, que he tratado de leerla por completo, como lo he hecho con los libros de otros escritores. Sin embargo, Simenon sí que es bárbaro para la producción de sus textos.

Quiero comenzar por relatar algunos aspectos importantes de la biografía de este maestro del género policial. Nació un 13 de febrero de 1903 y falleció el 4 de septiembre de 1989. Originario de Lieja, Bélgica, proviene de una familia bastante singular, pues uno de sus ancestros maternos fue el reconocido criminal y campesino, Gabriel Brühl, quien perteneció a una banda que despojaba granjas, iglesias y todo lo que encontraba por su paso. Finalmente fue colgado, motivo seguro, para distintas de sus novelas protagonizadas por el legendario comisario Jules Maigret.

Georges aprendió a leer y a escribir a los tres años. Su paso por el periodismo empezó cuando apenas contaba con 16 años. Su etapa como reportero, especialmente de temas policiales, lo acercó a mundos marginales, bares, hoteles de paso y casas de citas.

Tuvo un entusiasmo particular por conferencias acerca de métodos policiales y durante esa época comenzó a manifestar su gran producción. Sus primeros 150 artículos periodísticos los firmó con pseudónimo. Más adelante escribiría columnas humorísticas, unas 800, con otro. Es interesante que a lo largo de su vida escribiera con no menos de 17 pseudónimos, quizá por lo prolífico y para que los lectores pensaran que se trataba de diferente autor.

Su primera novela Au pont des Arches fue publicada antes de que cumpliera los 21 años. En esta etapa periodística tuvo contacto con delincuentes, que luego le sirvieron de motivo para novelas. También conoció a su esposa, Régine Renchon, con la que contrajo matrimonio en 1923.

Un año antes, moría su padre, por lo que Georges decidió hacer un punto de quiebre en su vida, huyendo a París con Régine, que entonces estudiaba Bellas Artes y que para ese momento era su novia. Cuando arribó a la Ciudad Luz, se inició su carrera como escritor. Continuará.

Francisco Alejandro Méndez Castañeda