El deber ser del INAP

Con una eficiente administración pública el funcionamiento  del Estado se convierte en garante de desarrollo económico y social.

El Instituto Nacional de Administración Pública (INAP) en su Ley Orgánica artículo quinto expresa: “Es el órgano técnico de la Administración Pública, responsable de generar y lograr que se ejecute un proceso permanente de desarrollo administrativo con el fin de incrementar la capacidad de las instituciones y dependencias públicas para que estas sean eficientes y eficaces en los aspectos que le son propios y en la producción de bienes y prestaciones de servicios destinados al sector público y a la sociedad en general”.

El INAP fue creado a través del Decreto 25-80 del Congreso de la República, de fecha 21 de octubre de 1980.  Es una entidad que considera la importancia que contiene la evaluación de las instituciones públicas para conocer las necesidades reales de la administración pública, así mismo impulsar la formación y capacitación que los empleados públicos necesitan para contar con una buena administración.

Unificar la formación que el Instituto Nacional de AdministraciónPública ofrece para apoyar las necesidades reales de las instituciones y dependencias públicas, así como para las competencias necesarias de los puestos de trabajo para su pleno desarrollo, será la forma en que se podrá alcanzar la eficiencia y eficacia en los servicios que se presten.

El INAP, por medio de los diplomados, foros, talleres, entre otras acciones de orden académico que pone a disposición de los empleados públicos, pretende desarrollar sus competencias profesionales por vías alternativas a las actividades tradicionales, también  desea asegurar que la formación tenga el impacto que persigue: incrementar la eficacia de las instituciones y dependencias públicas; para lograrlo ha incorporado mejores sistemas de formación, capacitación y evaluación.

Por lo anteriormente expuesto, el INAP pretende convertirse en el pilar de la innovación formativa, asesorando y coadyuvando con todas las instituciones y dependencias públicas en los procesos de modernización y transformación que se planteen, mediante el acompañamiento técnico y administrativo necesario a los empleados públicos en la resolución de situaciones y el desarrollo de sus capacidades y competencias, con el fin de mejorar el trabajo en la administración pública; fortaleciendo así el aprendizaje para el logro de políticas y estrategias más coherentes y eficaces que aumenten la integridad, la calidad y el rendimiento de las instituciones y servicios públicos.

Con una eficiente administración pública, el funcionamiento del Estado se convierte en lo que debe ser: un garante del desarrollo socioeconómico. Unificando esfuerzos junto a todos los organismos del sector público, ofrecerá a la sociedad servicios altamente  competentes que contribuirán al bienestar común, mejorando así la calidad de vida.

Instituto Nacional de Administración Pública