Corren por amor

Con la participación de no menos de 4 mil 500 personas se llevó a cabo ayer la VI edición de la Carrera de la Margarita, una actividad en la que no estaba en juego cruzar primero la meta, sino que el premio era haber ayudado a la causa que colabora con 580 menores de escasos recursos que padecen síndrome de Down.

A las 7:15 se dio el inicio de la jornada con el banderazo de salida para la caminatón, que consistió en una marcha simbólica de 500 metros, en la cual participaron los beneficiados por este programa y algunas personalidades de distintos ámbitos, entre quienes se encontraba el golfista profesional, Pablo Acuña.

“Esta ha sido una experiencia muy linda, en la que tuve la oportunidad de caminar 500 metros con los niños y apoyar a la causa de la Fundación Margarita Tejada, que hace una excelente labor”, manifestó Acuña.

“Cuando uno comparte con estos niños, aprende a ver la vida de una manera distinta, aparte que contagian su entusiasmo y positivismo”, añadió.

Mientras tanto, en la Plaza Obelisco terminaba la clase de zumba para personas que buscaban hacer un calentamiento óptimo, y a las 7:30 se marcó el arranque para quienes corrieron las distancias de 5, 10 y 15 kilómetros.

Isabel Tejada, presidenta de la Fundación, expresó su agradecimiento para todos los participantes que se acercaron a dar su donativo.

“Teníamos la intención de superar la meta de 5 mil corredores, esta mañana hubo gente que vino a inscribirse y nos quedamos sin playeras, así que espero que hayamos superado esa cifra. Lo importante es que todo lo que ingrese se deposita íntegro para la fundación que vela por 580 niños de escasos recursos”, refirió.

“Yo personalmente soy madre orgullosa de una jovencita de 19 años con síndrome de Down y tengo 3 hijos más, pero esta niña nos ha enseñado lo que realmente vale en esta vida. Ellos son capaces de aprender, algunas veces más lento que otros, pero lo que les hace falta en el cerebro lo tienen de sobra en el corazón”, agregó la fundadora de la organización benéfica.