Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

Acisclo Valladares Molina

Publicado

-

Cuando fui procurador general de la Nación y jefe del Ministerio Público, marzo de 1991 a septiembre de 1992 (escasos 18 meses de mandato) fueron 204 entre funcionarios y empleados quienes me acompañaron en su desempeño –funcionarios y empleados que hubimos de llevar dos instituciones a la vez, el Ministerio Público y la Procuraduría General de la Nación– 204, decía contra los más de 4000 (CUATRO MIL) funcionarios, empleados y prestatarios de servicios de que actualmente  goza la institución y para llevar una sola. Tal vez sea esta, una “pequeña” diferencia… El presupuesto para las dos instituciones –juntas– era de escasamente 6 millones de quetzales, en tanto que el presupuesto actual de una sola –el Ministerio Publico– sobrepasa los 2000 ( DOS MIL MILLONES de quetzales).Otra “pequeña” diferencia… En aquel momento hube de manejarme con una ley –una para las dos instituciones–.

Ley que había sido promulgada 50 años antes la Ley Herbruger de 1948 y hube de hacerlo dentro de un sistema de persecución penal inquisitivo, escrito y secreto, en tanto que hoy goza el Ministerio Público de su propia ley y ejerce la acusación penal en un sistema acusatorio, oral y público, sistema que, por cierto, coadyuvé a construir. Otras “pequeñas” diferencias. Y, hablando de “pequeñas” diferencias, bueno es recordar que todo mi trabajo fue hecho con la sola compañía de los excelentes funcionarios y empleados de la institución –todos nacionales– sin que existiera para apoyarnos ninguna Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala, CICIG, o algo parecido.

Mi gestión, además, (1991-1992) fue anterior a la firma de la paz; vigente aún, el conflicto armado, con todas su aristas. Mal podría comparase, pues, mi gestión, la de entonces, con la gestión actual: CUATRO MIL, los funcionarios y empleados actuales, más de DOS MIL MILLONES de quetzales, su presupuesto; ley moderna y ad hoc para regirse, sistema acusatorio, oral y público para ejercer la acusación y toda una Comisión Internacional, generosamente dotada de recursos para su guía, respaldo y soporte, superado ya el conflicto y firmada la paz. Dieciocho meses escasos mi mandato, maliociosamente interrumpido –otro pequeño detalle– contra cuatro años del actual.

Sin restar méritos a nadie, pecado sería que esta gestión –con tales facilidades y soportes– y, así, las inmediatas anteriores no hubiese logrado –al menos cuantitativamente– mejores resultados quizá; sin embargo, ningún resultado tan singular, como los entonces alcanzados. Debe tomarse en cuenta, también, que no censuro, en absoluto, ni el número de funcionarios y empleados, ni el presupuesto, actuales –siempre insuficientes– y que –para cualquier comparación– debe recordarse que en aquel tiempo (1991-1992) se encontraba la instrucción penal en manos de los jueces, por lo que ahora –en consecuencia– es bastante más compleja la función que al MP le corresponde. La comparación, sin embargo, puede hacerse si ya conocido y tomado en cuenta lo anterior y, así

–si de comparaciones se trata– comparar los resultados de entonces con los actuales, en proporción a los recursos que entonces se tuvieron y a las diferentes funciones y muy diferentes circunstancias. Hube de lidiar, en aquella época, con un Estado Mayor Presidencial omnipresente y omnipoderoso (el contrabando, tema de seguridad y no de aduanas) todavía en el ámbito del conflicto armado y con un narcotráfico que, si bien embrionario, se encontraba ya plagado de fuerza y de recursos, sin haber tenido para ello vehículos blindados ni armamento alguno –salvo el arma de la ley, y aún así– impedimos, por ejemplo, –tan solo Pacheco y Peláez a mi lado–la fuga “legal” que se intentara, así como la condena –y en tribunal militar– del asesino de Michael Devine (¿No que en tribunales militares no se podía?) condena de capitán que era del Ejército en servicio activo. El barco pesquero de bandera mexicana, María Fernanda

–hubimos de librar el caso hasta con amparos (difícil manejarse contra los nacionales malinchistas)– indemnizó a Guatemala por su incursión “camaronera” santo y remedio para que lo inveterado no volviera a repetirse, salvo tres años después, cuando ya en la PGN hubimos de someter a otra nave al mismo trato; punto final de tales incursiones, incluidas atuneras, tanto en nuestro mar territorial como en nuestra zona marítima exclusiva. El alcalde de San Francisco el Alto, Totonicapán, fue condenado por corrupción y, preso, por delito infraganti operación encubierta, la primera en nuestra historia, el alcalde de Villa Canales, casos como el del asesinato de Myrna Mack (un caso –lo dije– los resolvía todos) empezaron a tener vigencia en tribunales y se combatió con igual energía a los usurpadores de tierra que a los finqueros que –para no indemnizarles– quisieron hacer pasar como usurpadores a sus colonos.

Con mano firme impedí que se utilizaran diligencias judiciales desvirtuando la naturaleza de las mismas y brindé irrestricto apoyo a causas nobles, como el intento de establecer –con efectos estrictamente humanitarios– la Comisión Nacional Investigadora del Paradero de Personas Desaparecidas. 204, las personas y 6 millones de quetzales, presupuesto ¿Pánico de que llegue a la Fiscalía General quien ponga en orden y revitalice la acusación penal y, es más, que recupere la función olvidada de la institución, que es velar por el estricto cumplimiento de las leyes,–todas las leyes– desde la Constitución Política de la República hasta el último de los reglamentos? ¿Pánico? Pues bien, asesinos (pena de muerte) secuestradores, narco traficantes, extorsionistas, defraudadores del patrimonio del Estado, “limpiadores sociales” (asesinos), monopolistas y colaboradores eficaces que incurren en falso testimonio y linduras semejantes así como testigos falsos tienen toda la razón para tenerlo. ¡Les comprendo y, es más, debemos comprenderlos!

Acisclo Valladares Molina
Seguir leyendo

COLUMNAS

Por la seguridad nacional

Publicado

-

En lo que a la seguridad interna, externa y las relaciones internacionales se refiere, el recuento indica logros y avances alcanzados por la carteras de Gobernación, Defensa y Relaciones Exteriores, que han trabajado para cumplir con las metas trazadas en el Programa de Gobierno del presidente Jimmy Morales.

Con la suma de nuevos agentes, la Policía Nacional Civil ahora cuenta con 41 mil efectivos distribuidos en todo el territorio nacional, para quienes se han construido nuevas comisarías y sedes policiales, con la intención de que cuenten con mejores condiciones de trabajo.

Se puede observar en los informes que las acciones para la seguridad interna han dado buenos resultados, como la disminución de la tasa de homicidios, que registró el año pasado 22.4 por cada 100 mil habitantes.

Por su parte, el Ejército realizó mas de 1,550 acciones de asistencia humanitaria entre rescates, evacuación de damnificados y asistencia en construcción de recintos, además de jornadas médicas en los 22 departamentos, así como las acciones de aire, mar y tierra para control de fronteras. A ello hay que sumar la labor de construir y mejorar caminos en el interior.

Las acciones conjuntas de los ministerios de la Defensa y Gobernación dieron cuenta de los mayores decomisos de droga, que sumaron tonelas de cocaína sacadas del mercado internacional, y del segado de amapola y marihuana.

Hay que reconocer también los buenos resultados de los programas para jóvenes que estas instituciones han encaminado, para hacer conciencia ciudadana y alejarlos de la tentación de participar en grupos delincuenciales.

La cartera de exteriores ha atendido a los guatemaltecos que viven en el exterior, especialmente en Estados Unidos, donde se crearon tres centros para impresión de pasaportes, con el propósito de agilizar este trámite. También se instalaron más de 240 consulados móviles para atender trámites de los connacionales.

El tema de los niños migrantes detenidos mientras acompañaban a sus padres es atendido por el Ministerio de Relaciones Exteriores y la primera dama Patricia Marroquín, quien se ha dado a la tarea de visitar los centros donde se encuentran ubicados los menores, para constatar sus condiciones de vida y apoyar a las familias.

Redacción DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Logros 2018

Publicado

-

Una sana práctica es que toda persona o entidad, haga un análisis de las principales acciones que ejecutó durante un año de trabajo que se concluye.

Un ejercicio que le permitirá replantear aquellas que no pudo realizar por diversas razones y apuntalar o fortalecer las que logró llevar a buen término. A través de ello, podrá hacer un balance de la labor que efectuó para el cumplimiento de sus fines y objetivos, especialmente en pro de la población a la cual se debe.

En el caso de las personas con discapacidad, alcanzó importantes logros a través de las organizaciones que les representan y del mismo Conadi. Sin embargo, son acciones que no resuelven los índices de marginación que enfrentan en el día a día, pero constituyen fuertes bases para las tareas que a futuro se deban y puedan ejecutar.

Resultado del trabajo en el nivel local, en el 2018 se logró la apertura de 30 Oficinas Municipales de Discapacidad (OMD) con recursos de cada municipio. 4 en Petén, 2 en Izabal, 2 en Zacapa, 2 en Chiquimula, 3 en Jalapa, 4 en Jutiapa, 3 en El Progreso, 3 en Alta Verapaz, 2 en Baja Verapaz, 2 en Escuintla, 2 en Guatemala y 1 en Chimaltenango. Acciones que muestran la capacidad de incidencia del Conadi, pero asimismo, la voluntad política de las autoridades locales.

En observancia de las recomendaciones a Guatemala en materia de derechos de las personas con discapacidad por el Comité de Expertos de Naciones Unidas, se planteó una reingeniería de la institucionalidad de discapacidad que actualmente se tiene en el país. Un esfuerzo en el que se definen las funciones y competencias de las organizaciones de la sociedad civil, las instituciones del Estado y el equipo técnico, administrativo y ejecutivo del Conadi.

Así mismo, se inició el proceso de armonización de la Política Nacional de Discapacidad con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, la Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad y el Plan Nuestra Guatemala K´atún 2032. Una propuesta que ha sido entregada a la Secretaría de Planificación y Programación de la presidencia para su revisión y aprobación final.

Otro de los temas que debe resaltarse del trabajo realizado en el 2018, fue la participación del Conadi en el proceso de construcción de la Iniciativa Iberoamericana Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, misma que fue aprobada en la XXVI Cumbre de la Organización de Estados Iberoamericanos el 15 de noviembre en la Antigua Guatemala. Una oportunidad en la que el Conadi tuvo una activa participación, tanto como país ponente como en la entrega del instrumento a los mandatarios.

Así como estos, hay muchos logros más, que seguramente guiarán el trabajo para los siguientes años, por lo que el movimiento nacional de personas con discapacidad debe apropiarse del contenido de estos logros, hacerlos valer cuando corresponda.

Sebastián Toledo
Seguir leyendo

COLUMNAS

El discurso populista (II)

Publicado

-

La semana pasada hablábamos sobre el discurso populista como el instrumentopredilecto de la fauna política. Alrededor de ocho organizaciones políticas han presentado a sus candidatos a presidente y vicepresidente de la República. A decir verdad, van desde los más descoloridos hasta los más desteñidos. Creo que hasta el chucho de mi vecina está lanzando su candidatura. Eso sí, todos, absolutamente todos quienes han salido hasta ahora, enarbolan la bandera del discurso populista, con cero visiones de país, y ni siquiera conocimiento de lo que significa una campaña
política.

Por supuesto que esta pésima costumbre de recurrir al populismo como fórmula mágica para alcanzar el poder no es exclusiva de los políticos guatemaltecos, aunque hay que reconocer que, salvo honrosas excepciones, nuestro país ha sido, por mucho, el caldo de cultivo para estas prácticas insanas en la amañada política latinoamericana. Un expresidente dijo que, si no se miente, no se gana. La gente se traga promesas, pero no digiere soluciones. Así de simple lo ven los políticos.

Latinoamérica está plagada de estos discursos populistas. La tónica general ha sido que, líderes provenientes de sectores pudientes de la sociedad, se lancen a la arena política, y de la noche a la mañana, aparecen como los salvadores de la ciudadanía que a diario busca el sustento con su trabajo y esfuerzo. Pasan por un proceso de entrenamiento discursivo (Media Training) que les permite conocer “el lenguaje de los pobres” y el uso correcto de los medios de comunicación, con el propósito de sacarles el mejor provecho posible.

En el mundo de la comunicación política existen expertos en entrenamiento discursivo que incluye, no solo elaboración y pronunciación de mensajes verbales (orales o escritos), sino el manejo de los lenguajes no verbales (colores, olores, objetos, distancias, gestos, formas, desplazamientos, vestuario, etc.) que constituyen en su conjunto, el mayor soporte comunicativo. Está demostrado que aproximadamente el noventa por ciento de lo que decimos, lo hacemos a través del lenguaje no verbal.

Las frases talismán refuerzan el discurso y se acude a ellas para parecer que el líder es parte del pueblo y no alguien ajeno a este. El secreto del buen discurso populista es la capacidad de manipulación de los sentimientos de la ciudadanía a través de frases incendiarias, pero que, en esencia, no proponen soluciones concretas y alcanzables para resolver los problemas nacionales, por lo cual no es más que un universo discursivo vacío, sin contenido. Las próximas elecciones se teñirán, sin duda, de esta argamasa discursiva que va, desde lo jocoso, hasta los actos de extremo dramatismo, como besar niños con mocos, abrazar campesinos, comer en los mercados cantonales, calzar zapatos rotos, entre otros actos visibles de pobreza extrema.

Carlos Interiano
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Director General: Pavel Arellano Arellano
  • Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo
  • Nacionales: Jose Pelico y Elder Interiano
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Max Pérez
  • Web y redes sociales: Ronald Mendoza
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez
  • Fotografía: Luis Echeverría
  • Diseño: Héctor Estrada

más temas

©2018 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.