Comunícate con nosotros al 1590

OPINIÓN CULTURA

Day of the Soldado: ¿así que quieres ser un sicario?

Publicado

-

Alejandro, el personaje de Benicio del Toro, sigue inmutable, y esta continuación merecida lo demuestra. En agosto del año pasado publiqué Cuando Benicio del Toro es un sicario y celebré la primera parte. Hoy aclamo la segunda.

La película hace que te preguntés qué harías en las botas de estos mercenarios. Estás en el desierto, tenés la oportunidad de huir y buscar una nueva vida. ¿Regresarías a cobrar venganza? El peso del guion está en las cosas que no se dicen, en los silencios.

Acá no hay personaje que sobre. Desde el secretario de defensa James Riley (Matthew Modine) hasta el granjero que a medio desierto se convierte en un salvavidas para Alejandro. Esta cinta es una maquinaria compleja: si le quitás un personaje, deja de funcionar.

“La suerte no vive en este lado de la frontera”, Alejandro (Benicio del Toro).

Las atracciones de la película nos hablan de una guerra entre los cárteles y la seguridad nacional. Ahora hay un nuevo enemigo: trasiego de humanos. Mas esa es la tapadera, lo que esconde el filme es mucho más complejo y atroz. Como es tradición en esta saga, la música juega un papel más que importante; de hecho, diría que es un personaje más.

La secuela funciona sola, no necesitás ver la primera para disfrutarla, pero el bagaje de la anterior te ayuda a entender y justificar, aún más, las motivaciones de Alejandro y las de Matt Graver (Josh Brolin). Es entretenido pensar, por ejemplo, ¿qué hubiera hecho Emily Blunt (Kate Macer) si su personaje apareciera de nuevo en esa crisis de seguridad nacional?

Además de conocer un rostro de la migración y otro del narcotráfico, vemos una política exterior brutal muy a lo “sálvese quien pueda”. No creo que llegue a ser trilogía, pero sería genial.

Decepción fílmica: Tomorrowland.

El cinismo de Disney no conoce límites. Para ver a George Clooney tenés que esperar 45 minutos, y hasta la hora y media se asoma Hugh Laurie. La cinta recae en una pésima actriz y personaje: Britt Robertson, como Casey Newton. Lo que la salva es el papel de Raffey Cassidy (querrás una Athena de amiga). Si ese es el futuro, detengan al mundo. Si no, salto.

Una lica de domingo: Falling Down.

No hay mejor forma para iniciar la semana que con una película anarquista. Es uno de los personajes más complejos de Michael Douglas: ¿qué pasa cuando llevás al límite al ciudadano común? Eso lo verás en este título.

Gabriel Arana
Seguir leyendo

ARTES

Jar of Flies: a 25 años del alarido silencioso

Publicado

-

Aprender a vivir con la culpa día y noche es cuestión de católicos y evangélicos, pero para adictos a la heroína la cosa cambia tanto que se puede saborear el asfalto. Respirar con una punzante y compulsiva manía de rascar y escarbar la herida de la aguja con tal de borrarla es la premisa del Jar Of Flies. El álbum de Alice in Chains (AIC) cumplió 25 años el 24 de enero. 

Jerry Cantrell, Layne Staley y Sean Kinney decidieron despedir al bajista Mike Star por su fuerte consumo de drogas. Mike Inez se convirtió en la columna vertebral de cada una de las canciones, Kinney apostó por tocar aplicado y sigiloso, Cantrell expandió su sonido y Staley su voz doliente y desgarradora. 

AIC quería grabar otro álbum acústico. Con Sap, un compilado de cinco temas, habían tenido mucha notoriedad en el underground de Seattle. Después del éxito comercial de Dirt, estaban ansiosos por hacer otro experimento. Jar of Flies se transformó en el nombre del disco: “Es un experimento de infancia de meter muchas moscas a un jarrón y ver cómo mueren, mientras que pocas moscas encerradas logran sobrevivir”, decía Cantrell ante la interrogante. 

Como sea, el material tiene siete canciones y cuatro son sencillos importantísimos dentro de la carrera de AIC. Su éxito fue inmediato, su robustez inconmensurable. Jar of Flies es intenso, es la crónica del adicto a la heroína que se queda atrás. Duele por su inmensa tristeza y su belleza sonora. Golpea más por lo que no se dice. Es el abismo que habita entre la lágrima, el dolor y el silencio. Luego de morder el fruto prohibido, la caída del paraíso; y por el fruto prohibido me refiero a la droga y al infierno que sigue.

Rotten Apple parece un despertar luego de la mayor euforia. La culpa entra como fantasma lacerante, es descubrirse sensible. Otras puertas se abren en la mente, es la tentación entre lo glorioso y lo maldito; procrastinar hasta el infinito mientras nuevas situaciones te apoderan, el escape perfecto. Todo esto en una balada que encamina al abismo. 

Nutshell es la pelea en solitario desde una defensa funeraria. En verdad, conmueve. Staley acepta la muerte. Los acordes de Cantrell entre blues se oyen como cortes de bisturí. I Stay Away fue la primera colaboración de Inez con la banda. En mi opinión, la mejor canción del disco. Es épica y potente, un feroz huracán.

No excuses es un rompimiento entre la amistad de Cantrell y Staley. La batalla de Staley y su adicción a la heroína. Una historia que nos mete a la mente de Layne. Whale & Wasp es una joya instrumental, y es mejor escucharla que perderse en mi palabrería.

Don’t Follow es un viaje a la nostalgia por el hogar roto por la adicción. Es el último deseo de un agonizante, entre el blues y una armónica de tardes soleadas en la colonia o el barrio. Swing On This es un rechazo total al hogar seguro, luego de la sobredosis el ego indestructible. El compás es pegajoso y muy afuera del grunge como género.

Jar of Flies es una obra de arte brutal, feroz y envolvente. Si vamos a adicción, este es el disco que te esclaviza a la banda. Esta perla se grabó en una semana, y es difícil de creer que su impacto aún tenga tanta resonancia en el presente, y así seguirá, por mucho tiempo. 

Allan Martínez
Seguir leyendo

ARTES

AMORES DE HISTORIETA

Publicado

-

No todo son aventuras y superpoderes en el cómic. Los personajes no solo son vulnerables a la kriptonita sino también a las flechas de Cupido. Y, como mañana es el Día de San Valentín, hoy haré una breve lista de romances notables en estos títulos. Sus historias nos inspiran a creer en el poder del amor, y nos dan ejemplos a seguir para enamorar a nuestros seres amados, aunque estos hayan sido clonados, poseídos por fuerzas del mal, suplantados por androides o se encuentren enfurecidos porque
olvidamos su cumpleaños. 

Lois Lane y Superman: es uno de los romances más duraderos de la historia del cómic y es la plantilla para el romance super- heróico. La necesidad de salvaguardar la identidad secreta del héroe invariablemente ha complicado la relación, pero se han mantenido juntos. El hecho de que después de salir con sirenas, extraterrestres y amazonas Superman elija quedarse con una humana, habla mucho de Lois, una reportera irrefrenable en su búsqueda de la verdad.  

Mallah y el Cerebro: en los cómics pasan cosas muy inusuales, como el romance entre una gorila francesa hiperinteligente y un cerebro incorpóreo contenido en un frasco con forma de cráneo. Un amor colosal que no pudo ser expresado físicamente hasta que pudieron pasar la conciencia de Cerebro  a un cuerpo robótico. Trágicamente, fue poco antes de que una explosión masiva cortara su amor de cuajo.

Apollo y Midnighter: una de las más prominentes parejas gay de la historia reciente está compuesta por versiones alternativas de Superman y Batman, creadas por Warren Ellis para The Authority (1999). A pesar de su estilo de vida superpoderoso y violento, este matrimonio casi no ha tenido complicaciones, a diferencia de todas las relaciones de Bruce Wayne. 

Ben Grimm y Alicia Masters: creada por el dúo dinámico de Jack Kirby  y Stan Lee, esta unión maneja simbolismos muy fuertes. La Mole (Grimm) era un héroe superpoderoso condenado a llevar una vida solitaria debido a su pétrea apariencia, hasta que conoció a Alicia, una escultora que, aunque ciega, es capaz de “verlo” gracias a su sensible tacto. La idea de una escultora y un hombre hecho de roca es conmovedora, y es una bella metáfora acerca de mirar más allá de la superficie. 

Big Barda y Mr. Miracle: si pudiéramos resumir esta relación en una frase, sería sobre la fuerza del amor. Barda era la mejor soldado de Darkseid, y vivía en un planeta donde todos sus habitantes compiten entre sí constantemente. Pero no le importó dejarlo todo atrás con tal de ayudar a Scott Free a escapar de Apokolips. A su vez, el cariño de Scott le permitió crecer y transformarse en una persona capaz de experimentar y expresar sentimientos que nunca antes había sentido. 

Alejandro Alonzo
Seguir leyendo

ARTES

Combo perfecto

Publicado

-

Agradezco cuando en la música dos de tus artistas favoritos unen fuerzas para producir material en complicidad. Sobre todo si se habla de una leyenda como Anton Newcombe, músico americano y cerebro detrás de la legendaria banda The Brian Jonestown Massacre. Con senda trayectoria, es un artista que no necesita ninguna presentación. 

En esta ocasión, Newcombe vuelve a unir fuerzas con la talentosa compositora canadiense Tess Parks, también con un reco-
rrido bastante exquisito. No es primera vez que este par de luminarias se reúne para crear. Antes de este nuevo trabajo, que lleva por nombre simplemente Tess Parks & Anton Newcombe, habían grabado el disco I Declare Nothing. El álbum generó buena crítica que celebraba, sobre todo, la voz de Parks junto a los sonidos hipnóticos de las melodías de Newcombe. 

Sin duda, puedo decir que la voz de Tess era lo que necesitaba Newcombe para que su música fuera perfecta. Escucharla se siente como si cayera en una especie de viaje astral, en horas de la madrugada, del cual uno no quiere despertar jamás, convirtiéndose en una versión delicada de The Brian Jonestown Massacre. 

En este nuevo material la fórmula no dista de ser la misma, lo que no tiene nada de malo, ya que funciona muy bien. Es solo que sucede que se siente mejor y más madura. Como si estos compañeros de crimen finalmente encontraron por dónde es la cosa, por dónde es que nos quieren llevar. 

He sido fan de ambos desde hace mucho tiempo, sobre todo de Anton Newcombe y sus proyectos musicales. Este disco refuerza mi teoría acerca del poder creativo de los músicos, al producir su trabajo de forma un poco más independiente. Les prometo que sé de lo que hablo, pero cuando de música se trata, adquiere características invaluables. Sabemos que lo que escuchamos es diferente, como si viniera de otra dimensión, lejos de toda manufactura hecha para complacer a una masa que no tiene idea de lo que escucha. O, más bien, que jamás la ha tenido. 

Claro está que al final cada quien disfruta de lo que se le dé la gana. Digamos que la democracia aplica hasta en la música. Sin embargo, escuchar proyectos como estos, refrescantes y en los que los músicos no dejan a un lado el arte, hace que lo que escucho, a veces por curiosidad, en la radio y los top 50 locales de Deezer y Spotify se convierta en un ejercicio de puro masoquismo.

Para Escuchar: Bindle, Mount Pleasant y Talking About The Weather.

Álvaro Sánchez
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Director General: Pavel Arellano Arellano
  • Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo
  • Nacionales: Jose Pelico y Elder Interiano
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Max Pérez
  • Web y redes sociales: Ronald Mendoza
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez
  • Fotografía: Luis Echeverría
  • Diseño: Héctor Estrada

más temas

©2018 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.