¿Cómo escoger los libros al comprar?

Todos tenemos estrategias a la hora de comprar. Hay quienes son planificados y fríos, saben qué quieren comprar y a qué precio. Pero hay otros que disfrutan la sorpresa, buscan el flechazo con un título, que una portada los atrape a primera vista.

Quizá ambos estilos son extremos y conviene crear un método que combine ambos.

Cuando uno llega a un evento como la Feria Internacional del Libro en Guatemala, Filgua, puede ser abrumador encontrar tanta oferta en un solo lugar.

Una buena idea es revisar antes en casa el mueble donde están los que no hemos leído, que muy seguramente compramos en ferias anteriores. Analicemos por qué no lo hemos hecho.

El tiempo puede ser un factor por lo que conviene decidir cortarle a otras actividades como ver la televisión o navegar por las redes sociales. Si aún así no hay más oportunidades de leer, debemos depurar al máximo los libros en la lista de pendientes.

También hay otros que no son lo que esperábamos y por eso quedaron en el abandono. Es una lástima tener libros y no leerlos, además es un desperdicio de dinero y de papel. Si hay algunos libros que en definitiva no leeremos, mejor hay que regalarlos o donarlos.

A menos que sea obligatorio para un curso o para el trabajo, opino debe gustarnos lo que leemos. Esta actividad debe ser un placer.

Por eso conviene planificar mejor las compras. Buscar reseñas y recomendaciones es de gran ayuda. Claro, deben ser de fuentes confiables y expertas, no es suficiente que sea el libro “de moda”.

Hay que definir los temas y tipos de libros que realmente uno disfruta, ya sea narrativa, poesía, biografías, historia, sicología o ese otro que le da pena admitir. Hay que investigar cuáles son los mejores títulos que versan sobre ellos y alejarse de los que no tienen que ver con nuestros gustos.

Ya en la feria hay que disfrutar la experiencia porque además de la venta existen actividades culturales y sociales únicas. Es común reencontrarse con entrañables amigos que comparten el amor por la palabra impresa.

Si la literatura es lo que le apasiona una buena idea es volver a los clásicos, locales y extranjeros, que no se han leído y que suelen tener nuevas ediciones revisadas y a buenos precios.

Y no se olvide de conocer la nueva producción nacional. En esas páginas es muy probable que vea reflejado el mundo que usted vive, la realidad que experimenta y, muy probablemente, se sienta identificado.

 

Jessica Masaya