Comunícate con nosotros al 1590

OPINIÓN CULTURA

¿El fracaso de Netflix comenzó?

Publicado

-

Para escribir esta columna utilizo una ecuación simple: la coyuntura, lo que está en el cine, las animaciones y el anime; por último, las efemérides. Sobre todo eso, Netflix es una herramienta vital, pero ya no es como antes. De hecho, se intuye un fracaso en calidad.

De un par de años para acá he tenido una relación realmente sana con Netflix. No todo ha sido maravilloso: desde que recuerdo, me recomienda hasta el hartazgo las cintas de Adam Sandler. Eso es algo demasiado curioso, pero que decidí ignorar. Sin embargo, la selección y lo que te ofrece son entretenimiento que parece hecho a la carrera. Seguramente ya has escuchado la frase “parece película de Netflix”.

Mientras unos meses atrás invertías un par de minutos en encontrar un filme que llamara tu atención, ahora pasás hasta 30 minutos sin hallar algo decente. Al buscar películas por categoría, ves que las mezclan, y por ello te toparás la misma lista en Fantasía y Ciencia ficción. Es como si Netflix ya le perdió el amor a su idea original, o descuida su calidad por tratar de abarcar mucho.

Quiero pensar que no todo está perdido. No es que pida que Netflix regrese a la etapa primigenia, cuando descubrimos historias como las de Stranger Things, o podíamos ver cintas relativamente nuevas; no, la meta es evolucionar. De un tiempo para acá, si anuncian en TV por cable un estreno para el mes venidero, sabés que lo mismo ocurrirá con Netflix. La única ventaja es que pagás por no mirar publicidad.

La propuesta es entonces preguntarse: ¿hay que invertir en devedés pirata de nuevo? ¿Nos mudamos a Hulu, al servicio de FOX o el de HBO? La calidad debería ser esencial entre tanta oferta, pero al parecer no lo es. Queda esperar la continuación de Dark, Better Call Saul, BoJack y éxitos de hace más de seis meses.

La evidencia que tengo son las siguientes películas/series, en las que invertí tiempo, y, a mi criterio, no sirven: Tau, Flavors of Youth, 13 Reasons Why, Lost in Space, Big Mouth, Fuller House y Lucifer. Me expuse a ellas para escribir la columna de la semana pasada, y son un desperdicio. Fue por ello que no publiqué. Intentaré que no se repita.

Decepción fílmica: The Nun (2018). Se suponía que sería la joya de la familia. El universo de Annabelle, The Conjuring e Insidious tendría la unión ideal con La Monja… y resulta una simple historia de espantos. Aún no pueden superar a El Exorcista. Esta vez, James Wan falló.

Lica de domingo: Heart and Souls (1993). Robert Downey Jr. encabeza una trama clásica para un domingo por la mañana. Por momentos, drama, y por otros, comedia; Downey es acompañado por cuatro fantasmas cuyo único fin es hacerlo un mejor ser humano.

Gabriel Arana
Seguir leyendo

ARTES

No tenemos que bailar, ¿o sí?

Publicado

-

Una de mis páginas favoritas de internet publicó una lista de los mejores lanzamientos de discos de post punk de 2018. No es que me las quiera llevar de una especie de esnob musical, pero muchas bandas de ese catálogo ya pululaban en mi playlist. Otras, como ACTORS, originaria de Vancouver, Canadá, no habían pasado por mi radar personal. 

Al escuchar su disco debut It Will Come To You, algo me gustó mucho. Fue un sonido bastante amigable, como un post punk más digerible. Ojo, queridos lectores, que con esto no quiero decir que esa fórmula no funcione. Por alguna razón siempre se tiende a pensar que por sonar más “comercial” es basura. Con ACTORS no pasa eso. Al contrario, me gusta que sea así, pues hacen este género musical accesible a más personas. 

Su vocalista, Jason Corbett, nombra a David Bowie como una influencia fundamental, y se nota ese sentido de confianza y creatividad del británico en ACTORS. Pero mucho más que una banda retro que pudo haber existido hace unas décadas, su música sobresale por sí misma, llena de melodías y riffs cargados de energía. Tal vez la mejor manera de describirlo sería como un grupo post-post-punk, que pertenece a la generación de The Soft Moon y Cold Cave, que impulsa la música a través de un profundo conocimiento del pasado y sus influencias.

Con ACTORS, personalmente me encanta cómo combinan la guitarra de new wave con el sintetizador, excepto en piezas como Bury Me, en la que los beats electrónicos dominan hasta convertirla en una de las mejores canciones del disco. Face Meets Glass, a pesar de ser uno de los temas más sombríos de It Will To To You, nunca se divorcia del sonido de la banda.

We Don´t Have To Dance es un tema hermoso y hasta con tonos alegres que, por supuesto, suena como un éxito que podría escucharse en la radio. Claro, si en las radios de aquí sonara música mediamente decente y menos porquería.

Ojalá que en algún tiempo no muy lejano la agrupación nos dé la sorpresa de un nuevo material. Mientras tanto, seguiré disfrutando de hallazgos como estos, en uno de mis géneros musicales favoritos y del que realmente me queda mucho por escarbar. Afortunadamente, aún conservo todos los dedos de mis manos para hacerlo.

Para escuchar: We Don’t Have to Dance, Hit to the Head, Bury Me, Face Meets Glass y L’appel Du Vide.

Álvaro Sánchez
Seguir leyendo

ARTES

EL FIN DE LA MUERTE

Publicado

-

“Después de un rato, ves que para algunos el simple acto de vestir spandex hace que la muerte sea una puerta giratoria.”Prometeo, Justice League: Cry for Justice

Hace rato que la muerte en los cómics no es algo permanente. Cuando un personaje fallece, los aficionados saben que es más un tiempo fuera y que en unos meses regresará gracias a la magia, a la tecnología futurista, a rupturas en el espacio-tiempo, o un largo etcétera. Como ya hemos mencionado anteriormente, la verdadera razón para las constantes resurrecciones es que a una editorial no le conviene tener inactiva por mucho tiempo a una propiedad intelectual que produce plata. Por supuesto, si un personaje no es muy popular, puede que se quede enterrado por años, si no es que para siempre.  

Esto no era así al principio. Durante la era dorada del cómic, los héroes difícilmente morían, pero si lo hacían, era para siempre, y era la gravedad de esta situación la que hacía que sus decesos fueran más impactantes. Esta práctica se mantuvo hasta finales de los años 80, con contadas excepciones.

Todo cambió cuando se decidió matar a Superman, a principios de los 90. La noticia del deceso del personaje a manos del monstruo Doomsday le dio la vuelta al mundo. Los medios de comunicación dieron amplia cobertura, y muchos aficionados creyeron que DC había matado permanentemente al hombre de acero. El evento fue un éxito, disparando las ventas a niveles estratosféricos. Cuando el superhéroe volvió poco tiempo después en The Adventures of Superman #500, muchos lectores se sintieron engañados. 

A partir de este momento, la muerte se volvió algo frívolo, especialmente cuando las editoriales han tratado de reproducir el éxito comercial del evento antes mencionado, publicando historias en las que personajes como la Mujer Maravilla, Batman, Johnny Storm, Linterna Verde y Wolverine fallecen para ser resucitados al poco tiempo. Incluso se han revivido personajes cuyos decesos eran considerados intocables, como Bucky Barnes y Gwen Stacy. Nada de esto ha ayudado a las ventas de los comics, que siguen a la baja. 

El editor en jefe de Marvel, C.B. Cebulski, decidió romper con esta línea. En una reciente entrevista manifestó: “No quiero que la muerte se use para aumentar las ventas o como algo chocante para que la gente diga ‘¡Oh, Dios mío, Johnny Storm está muerto’ o ‘¡Wolverine está muerto!’, sabiendo que van a volver. Si decidimos matar a un personaje ahora, agregaremos un poco más de peso y permanencia a la situación.”  

Las palabras de Cebulski suenan sinceras, pero solo el tiempo dirá si los muertos de los cómics al fin podrán descansar en paz. 

Alejandro Alonzo
Seguir leyendo

ARTES

GEOFF JOHNS, AMO DE LINTERNAS

Publicado

-

De niño, el escritor Geoff Johns (1973) descubrió un cajón repleto con cómics viejos en la casa de su abuela. Esto le despertó un poderoso fervor hacia los superhéroes, por lo que comenzó a frecuentar las tiendas de cómics e, inclusive, dibujó sus propias historias. 

Sin embargo, luego de graduarse de la secundaria, Johns se orientó hacia el cine. Estudió producción audiovisual y teoría del cine en la Michigan State University y luego consiguió un puesto de asistente de producción con el director Richard Donner, famoso por dirigir Superman: The Movie (1978). Durante la filmación de la cinta Conspiracy Theory (1997), tuvo la oportunidad de reunirse con personal de DC Comics, lo que reinició su interés en los cómics. 

Después de la reunión, le ofrecieron sugerir ideas para DC. No tuvieron que decírselo dos veces. Al poco tiempo Johns propuso la serie Stars and S.T.R.I.P.E. (1999) y, en menos de un año, ya escribía los guiones para The Flash, usando su natal Detroit como inspiración para las historias. Durante este período también trabajó en Beast Boy y el evento Return to Krypton (2002). Además escribió para Marvel en títulos como The Avengers y Avengers Icons: The Vision, así como el relanzamiento de Hawkman y Teen Titans.

Trajo de vuelta a Hal Jordan, el Linterna Verde original en la miniserie Green Lantern: Rebirth (2005). También trabajó en el evento multitítulo Infinite Crisis (2005). Al siguiente año  volvió a colaborar con Donner, coescribiendo una historia de Superman titulada Last Son para Action Comics. Ambos trabajaron juntos de nuevo, en 2018, en una historia corta para el milésimo número de Action Comics. 

Una de sus contribuciones más importantes de este escritor para el universo DC fue el concepto de que los Linternas Verdes y los Siniestro Corps sean tan solo una parte de un espectro cromático que también incluye a los Linternas Azules, Rojos, la Tribu Índigo, el Linterna Naranja y Star Sapphire. Cada color representa una emoción distinta, y cuenta con sus propios campeones. Cuando Johns escribió los eventos multitítulo Blackest Night (2009) y Brightest Day (2010), completó la gama cromática agregando a los Linternas Blancos y a los Linternas Negros, representando a la vida y a la muerte, respectivamente.

Además de su larga trayectoria en los cómics, Johns ha participado activamente en la producción de varias series y películas para DC como Arrow (2012) y Aquaman (2018). Johns fundó su propia empresa, Mad Ghost Productions, que trabaja en proyectos de cine, televisión y en novelas gráficas basadas en personajes de DC Comics. 

Alejandro Alonzo
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Director General: Pavel Arellano Arellano
  • Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo
  • Nacionales: Jose Pelico y Elder Interiano
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Max Pérez
  • Web y redes sociales: Ronald Mendoza
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez
  • Fotografía: Luis Echeverría
  • Diseño: Héctor Estrada

más temas

©2018 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.