Comunícate con nosotros al 1590

ARTES

Recorra los barrios emblemáticos de la ciudad

Publicado

-

En ocasión de la fiesta máxima de la capital guatemalteca, lo llevamos por la historia de algunos de estos sitios.

Recorrer la zona 1 capitalina significa encontrarse de frente con la historia nacional. Sus edificios, sus calles y sus avenidas relatan el pasado y el presente. Y lo hacen también sus barrios, que, aunque son subdivisiones de una misma ciudad, poseen su propia identidad. En ocasión de la fiesta máxima de la Nueva Guatemala de la Asunción, que se celebra mañana, y de la mano de Miguel Álvarez, cronista de la ciudad, lo llevamos por algunos de ellos. 

Antecedentes

Los terremotos de Santa Marta (1773) demostraron que Santiago de los Caballeros no era un lugar seguro para albergar la capital del Reino de Guatemala. Con la población aún dividida entre quienes aceptaban y quienes rechazaban el traslado hacia el Valle de la Ermita, en la Nueva Guatemala de la Asunción se distribuyeron los solares para que el nuevo espacio albergara los mismos conventos, parroquias e iglesias que existían en la “muy noble y muy leal ciudad”.  

Plano topográfico de la Nueva Guatemala de la Asunción

No fue hasta 1775 cuando el Rey Carlos III de España autorizó el traslado hacia el Llano de la Virgen, hoy zona 1, que se oficializó con el establecimiento del ayuntamiento y la construcción de la Nueva Guatemala de la Asunción, en un perímetro que abarcaba de la 1a. a la 12 avenida y de la 1a. a la 18 calle. 

Años más tarde, una distribución municipal dividió el espacio en seis cuarteles: San Agustín, Plaza Mayor, Santo Domingo, La Merced, La Candelaria y Ustariz, que posteriormente se transformaron en cantones. Cada uno de ellos contaba con dos barrios, algunos de los cuales aún se mantienen en pie.

San Sebastián

El barrio de San Sebastián debe su nombre a la parroquia homónima, ubicada en la 6a. avenida 2-00, zona 1. De acuerdo con Miguel Álvarez, este sitio albergaba a la clase media acomodada y a quienes se dedicaban a algunos oficios tradicionales. Durante el siglo XIX, se convirtió en un espacio de élite que se distinguía por sus viviendas. 

La Recolección

La Recolección o Colegio de Cristo Crucificado es un barrio “muy tradicional y de muchas leyendas vinculadas a la iglesia”, señala el cronista de la ciudad. En sus alrededores, además de los templos de La Recolección y Santa Catalina, se ubican instituciones culturales como la Escuela Nacional de Danza Marcelle Bonge de Devaux y el Conservatorio Nacional de Música Germán Alcántara. 

La Merced

 Al nororiente de la Plaza Mayor (comúnmente llamada Parque Central), se halla el barrio de La Merced, en el que hoy, además de sus viviendas tradicionales, destacan sus ventas de fresco de súchiles. Muy vinculado con el templo mercedario, y no solo en nombre, este es también el barrio de los dramaturgos, pues en el residieron Hugo Carrillo, Manuel Galich y Manuel José Arce. 

Jocotenango

Jocotenango fue pueblo hasta 1879, cuando el Gobierno decidió anexarlo a la ciudad.

En Santiago de los Caballeros, Jocotenango era un pueblo muy famoso por sus laboriosos albañiles. A partir de 1879, señala Álvarez, dicho poblado se convierte en un barrio de la Ciudad de Guatemala y es conocido por ser el escenario de la feria homónima. En 1921, la avenida del Hipódromo recibió el nombre de Simeón Cañas. 

La Parroquia Vieja 

Según el historiador, el único barrio que surgió con el traslado de la ciudad fue la Parroquia Vieja o de Candelaria, localizado en zona 6. Al ser elegido por la Real Audiencia como asentamiento provisional, con no menos de 3 mil habitantes, se estableció como un sitio que destacaba por los oficios de herreros, arrieros, carniceros y panaderos. 

Stephany López
Seguir leyendo

ARTES

Un viaje por el color y el legado de Rina Lazo

Publicado

-

La guatemalteca Fátima Anzueto firma un libro centrado en la obra mural de la artista.

Si bien fueron figuras importantes en su vida, Rina Lazo fue mucho más que la discípula de Diego Rivera y la esposa de Arturo García Bustos. Con el objetivo de revalorizar la figura de la artista, la historiadora del arte guatemalteca Fátima Anzueto hace un recorrido por su obra en el libro Muralista mesoamericana, una historia sobre tierras fértiles.

Origen

Fátima Anzueto es una apasionada de la obra de Rina Lazo (Guatemala 1923 – Ciudad de México 2019), y eso mismo la hizo darse cuenta que solo un grupo reducido de personas conocía su trabajo. Su idea original era hacer una exposición-homenaje en vida, para lo que realizó una investigación y una entrevista con la artista. Al final la muestra no pudo ser, mas ese proyecto fue el motor de un sueño que se materializa en el primer libro que firma como historiadora del arte. 

La autora junto al mural Tierra fértil, ubicado en el Museo de la Universidad de San Carlos.

Tal y como su nombre lo indica, Muralista mesoamericana, una historia sobre tierras fértiles ahonda en la creación mural de Lazo. Pero Anzueto también mira a la infancia y juventud de la artista, antes de que viajara a México para estudiar en la Escuela de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda. “La obra con la que ganó la beca casi nadie la conoce. Se llama Naturaleza muerta con Xipe y la pintó en el taller de Julio Urruela, ubicado en el Palacio Nacional”, relata la autora. 

A partir de eso, Anzueto plantea cuál habría sido el destino de la mujer artista de haberse quedado en Guatemala en esa época. La historiadora lleva al lector hasta el primer mural de Rina, realizado en la Logia Masónica del Valle de México, y del cual ya no existe más que el registro fotográfico. En su momento, este obtuvo las críticas favorables no solo de Diego Rivera, sino de David Alfaro Siqueiros, otra figura del muralismo mexicano. 

Apoyada en textos e imágenes, la autora da espacio a otras piezas como Tierra fértil. “Este es un punto clave, porque da cuenta de una muralista que se sube a andamios, en Guatemala, en la época en que lo hizo (la Contrarrevolución) y con las historias que surgieron durante esa creación”, manifiesta Anzueto.

Tierra fértiL fue pintado en Guatemala en la década de los 50, y aparece en el libro.

Lazo siempre se definió como una muralista mesoamericana. “Cuando le encargan hacer las réplicas de los murales de Bonampak para el Museo Nacional de Antropología (México), se adentra en este concepto. Ella decía que había que ver hacia nuestros orígenes”, apunta Anzueto. De esta faceta también son ejemplo obras como Venerable abuelo maíz y El inframundo de los mayas, que la artista concluyó poco antes de su muerte, en noviembre del año pasado. 

Para este libro, Anzueto siguió los pasos de Lazo durante no menos de dos años y mucha de la información es narrada casi en palabras de la creadora. La historiadora tuvo la oportunidad de entrar en su casa y en su taller, y compartir con ella detalles de su vida y obra. “Esta es una relectura de Rina no con ánimo feminista, sino con el de apreciar el trabajo de la artista. Es una pintora con valor y conocimiento, y hablar con ella era tener una visión más amplia de su forma de pensar”, concluye. 

Priscilla León López
Seguir leyendo

ARTES

Agenda cultural

Publicado

-

Música

Unión 

Augusto Mirón (México) y Kenneth Vásquez (Guatemala) se unen en el Concierto para piano y chelo. Acuda hoy a las 21:00 a Proyecto Poporopo, 4a. calle 7-46, zona 1. Entrada libre.

Teatro

Comedia 

Anthony Orozco, Lluvia Guerra, Roberto Figueroa y Lusswin Godoy participan en Carne fresca. Este espectáculo de stand up para adultos es hoy a las 20:30 en TrovaJazz, vía 6 3-55, zona 4. Admisión Q60.

Miscelánea

Liderazgo 

El conferencista Carlos Castillo desarrolla el tema ¿Cómo ser líder en el 2020? Asista hoy a las 18:30 a Librería Sophos, 4a. avenida 12-59, zona 10, Plaza Fontabella, 2o. nivel. Sin costo.

Filosofía 

Descubra la Filosofía del minimalismo hoy a las 18:30 en Nueva Acrópolis, 7a. calle 3-62, zona 1. Admisión gratuita.

Arqueología 

Quiriguá es un conversatorio desarrollado por el arqueólogo Rony López. Concurra hoy a las 19:30 a Chamba Coworking, vía 6 1-29, zona 4. Costo Q75.

Redacción DCA
Seguir leyendo

ARTES

Greta Gerwig reconstruye

Publicado

-

Esta adaptación de la novela de Louisa May Alcott llega mañana a Guatemala.

Al releer Mujercitas, Greta Gerwig volvió a encontrarse con la fuerza, determinación y sinceridad de las hermanas March. Entre las líneas de la novela de Louisa May Alcott, la guionista y directora se vio reflejada, y al mismo tiempo descubrió elementos que parecieran haber sido escritos en la actualidad. Su misión fue entonces terminar de contar esta historia como, cree, a la autora le habría gustado. El resultado, que suma seis nominaciones al Óscar, llega mañana a las salas de cine guatemaltecas.

Un reflejo

Cuando Greta Gerwig reabrió Mujercitas no podía creer lo actual que sonaban sus frases, ni cuántas cosas había pasado por alto la primera vez que lo leyó. Para su adaptación cinematográfica, la directora calcó en Meg, Amy, Beth y Jo March todas aquellas emociones que en el siglo XIX eran consideradas inapropiadas para una joven.

Sin embargo, Gerwig también se halló a sí misma en Louisa May Alcott, la autora del clásico, y en su alter ego, Jo, en su afán de ser escritoras. “Ver a Jo tratando de vender sus textos al señor Dashwood y que este le dijera que para que su historia tuviera éxito, las protagonistas debían casarse o morirse, pude ser yo, ayer, hablando con alguien del estudio. Esto es algo profundamente personal para mí, y quise reflejarlo”, afirmó la realizadora en una entrevista con el podcast On Writing

La directora Greta Gerwig le da un giro al clásico literario.

El color

La nueva cinta preserva las frases de la novela y, además, revela el camino que las niñas recorrieron hasta convertirse en mujeres. Asimismo, Gerwig trata de darle a la historia “el final que le habría gustado escribir a Alcott y que no llevaba matrimonios incluidos”. Para ello, la directora presenta dos líneas de vida: madurez e infancia, que están diferenciadas en la pantalla mediante la colorización de las escenas y el vestuario de los actores.

La cineasta le otorga un tono específico a cada joven, con el fin de mostrar su personalidad. A Jo (Saoirse Ronan) le da prendas rojas, para sintonizarla con su espíritu aventurero y libre; a Meg (Emma Watson) la viste de verde para resaltar lo soñadora y cariñosa que es; a Amy (Florence Pugh) le coloca el celeste por su romanticismo y vanidad, y a Beth (Eliza Scanlen) le asigna
el rosa pastel por su inocencia.

La calidez familiar

Para llevar al cine esta historia, Greta escogió un elenco que encajó a la perfección con el desorden y la fraternidad de las March. A sus cuatro Mujercitas les sumó el toque de Timothée Chalamet, de la multifacética Laura Dern y de la icónica Meryl Streep. “Vivimos juntos durante tres meses y, tanto dentro como fuera del set, nos convertimos en una gran familia”, comentó Gerwig. 

Berta Abrego
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Director General: Pavel Arellano Arellano
  • Nacionales: Jose Pelico y Elder Interiano
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Fernando López
  • Web y redes sociales: Ronald Mendoza
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez
  • Fotografía: Luis Echeverría
  • Diseño: Héctor Estrada

más temas

©2018 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.