Paula Hawkins vuelve al pasado

En la literatura, lo de Paula Hawkins fue llegar y triunfar. Su novela debut, La chica del tren (2015), vendió no menos de 20 millones de copias alrededor del mundo y permaneció 20 semanas en la lista de los best seller del New York Times. Además, pronto fue llevada a la gran pantalla dirigida por Tate Taylor y protagonizada por Emily Blunt. Con tantas expectativas que llenar, ha arribado a las estanterías su segundo título: Escrito en el agua.

Esta vez, Hawkins lanza una advertencia: “No confíes en nadie, ni siquiera en ti”. La autora británica se sumerge en la historia de Jules, quien, tras la muerte de su hermana, debe regresar al pequeño pueblo en el que pasó los veranos de su infancia. Aunque esto solo la volverá a enfrentar a sus miedos: el agua y los recuerdos. Así, la trama ahonda en el pasado y el poder que este puede tener para destruirnos.

Extracto*
2015
Jules

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Querías decirme algo, ¿no? ¿Qué era? Tengo la sensación de que me desconecté de esta conversación hace mucho tiempo. Perdí la concentración, estaba pensando en otras cosas, preocupándome de mis asuntos, dejé de escucharte y perdí el hilo. Bueno, ahora ya tienes mi atención. Pero no puedo dejar de pensar que me he perdido algunas de las cuestiones más significativas.

Cuando han venido a decírmelo, me he enojado. Al principio me he sentido aliviada, pues cuando dos agentes de Policía aparecen en la puerta de tu casa justo cuando tú estás buscando el boleto del tren para salir e ir a trabajar, temes lo peor. He temido que le hubiera sucedido algo a alguien que me importara: mis amigos, mi ex, la gente con la que trabajo. Pero no tenía nada que ver con ellos, me han dicho, sino contigo. De modo que, por un momento, me he sentido aliviada, y luego me han contado lo que había pasado, lo que habías hecho, que te habías arrojado al agua, y me he sentido furiosa. Furiosa y asustada.

He comenzado a pensar en lo que te diría cuando llegara, pues sabía que lo habías hecho para fastidiarme, para molestarme, para asustarme, para desestabilizar mi vida. Para llamar mi atención y llevarme de vuelta allí adonde querías que estuviera. Pues aquí lo tienes, Nel, ya lo has conseguido: estoy en el lugar al que nunca quise regresar para ocuparme de tu hija y para tratar de poner orden en el maldito lío que has organizado.

*Fragmento del libro
Escrito en el agua, de Paula Hawkins (Planeta), © 2017.
Cortesía otorgada bajo el permiso de Grupo Planeta México

Priscilla León López