Comunícate con nosotros al 1590

EDITORIALES

Por el bienestar de los guatemaltecos

Publicado

-

Como parte de sus funciones, el Gobierno debe velar por la seguridad y el bienestar de los habitantes y por ello se promueven acciones de las instituciones del Estado para que, de manera organizada, realicen su trabajo en beneficio de la población.

La Semana Santa que dio inicio ayer, cuando muchos guatemaltecos deciden viajar a distintos puntos turísticos del país, es propicia para pasar momentos de tranquilidad y entretenimiento junto a la familia, amigos o compañeros de trabajo con la vigilancia, protección y apoyo de las instituciones encargadas de hacerlo.

Para ello fue creado, desde hace 19 años, el Sistema Nacional de Prevención para Semana Santa (Sinaprese), cuyo objetivo es prevenir, mitigar y responder a eventos generadores de riesgo, emergencia o desastre por la afluencia masiva de personas. Esto se logra con el apoyo directo de las coordinadoras municipales y departamentales.

Ello se complementa con el apoyo de 23 instituciones para brindar atención prehospitalaria, seguridad, información y atención vial, en lo cual puntualiza la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres (Conred).

La estimación es que unas 90 mil personas entre médicos, personal de enfermería, urgencias médicas, salvavidas, bomberos, policías y Ejército estarán prestas a ayudar a los turistas durante la Semana Mayor.

Además, estarán en apoyo de la población y de los veraneantes en todo el país 1,558 servicios de salud y 2 mil 500 vehículos entre ambulancias, autopatrullas, motocicletas en acciones de seguridad y grúas.

Este protocolo se activó el viernes 12 de abril a las cero horas y estará activo durante la Semana Santa, con Alerta Amarilla Institucional, y será desactivado el lunes 22 de abril a las 10:00 horas.

El presidente Jimmy Morales reconoció la labor de los colaboradores y recordó que “mientras el resto de guatemaltecos disfruta del descanso de la época, ellos están atentos en los puestos de control y campamentos ante cualquier contingencia.”

El mandatario manifestó que, a diferencia de años anteriores, el Sinaprese dispondrá de dos aeronaves para cubrir emergencias. Si usted maneja, no beba y disfrute con su familia.

Redacción DCA
Seguir leyendo

EDITORIALES

La propuesta de modernizar el AILA tiene sus explicaciones

Publicado

-

La decisión del Gobierno de impulsar una alianza público-privada para rescatar el Aeropuerto Internacional La Aurora (AILA) generó aplausos entre empresarios y prestadores de servicios, aunque también ha provocado confusiones y malinterpretaciones que es preciso aclarar, para poner las cosas en su sitio.

Lo más importante es que modernizar la terminal aérea implica un proceso serio y amplio que requerirá de tres fases, las cuales dio a conocer el Organismo Ejecutivo. La primera, a cargo del Ministerio de Comunicacione, Infraestructura y Vivienda (Micivi) tiene que ver con la atención, de manera inmediata, de reparaciones en la estructura física y la compra de equipo.

El segundo paso, cuya fecha de comienzo es difícil definir, es convocar a una “licitación pública, transparente y sin corrupción”, con el fin de otorgar las operaciones del AILA a una empresa internacional experta en la materia.

Para concluir, se ampliará y se va a aumentar la capacidad del servicio, con el objetivo de construir un aeropuerto que responda a las demandas actuales y futuras. Es en este punto cuando se acudirá a la alianza público-privada, cuyo modelo aún no está definido; sin embargo, el presidente Bernardo Arévalo ha expresado que puede ser mediante capital mixto que, además, permita la posibilidad de que los ciudadanos compren algunas acciones.

Adicionalmente, conviene hacer las siguientes anotaciones. Uno, la aprobación de la unión entre el Estado y empresarios requerirá el aval del Congreso de la República. Dos, el desarrollo de la idea puede llevar hasta cinco años. Tres, el Gobierno no piensa privatizar el AILA, como se ha dicho de manera errónea o malintencionada.

En fin, está claro que Guatemala afronta un reto que, bien ejecutado, contribuirá en su despegue económico y social, fuera de reafirmarle al mundo que el Estado es capaz de llevar a cabo megaproyectos que anteponen el interés general y la decencia, que también generen empleo y bienestar colectivo.

Editor DCA
Seguir leyendo

EDITORIALES

El país requiere un Estado más humano, sensato y solidario

Publicado

-

El llamado es oportuno y sensato. Aunque pareciera innecesario, siempre es bueno recordarle a las autoridades de los distintos organismos del Estado que el país ha suscrito tratados internacionales en los que ha asumido el compromiso de posponer los desalojos, en caso existan condiciones humanitarias que deben priorizarse, como ocurre en estos días, cuando la nación vive momentos difíciles ante las inclemencias del tiempo.

La batalla por la tenencia de la tierra ha sido una problemática complicada, porque implica el respeto de los derechos fundamentales de obligada aplicación. Sin embargo, las civilizaciones con democracias avanzadas han encontrado en el Estado de derecho el mecanismo ideal para solventar las diferencias.
Lamentablemente, en Guatemala se perdió la independencia judicial y tenemos un sistema cooptado por las mafias, que dejó de ser imparcial y se convirtió en un instrumento de politiqueros que buscan generar enfrentamientos e ingobernabilidad.

Desde esa óptica conviene analizar la denuncia planteada por Daniel Pascual, líder del Comité de Unidad Campesina (CUC), una organización cuya base la integran agricultores, indígenas y dirigentes del sector popular. Según Pascual, en 2024 se han realizado 15 desalojos y existen otras dos órdenes emitidas por tribunales que tienen competencia.

Dados los antecedentes en el trabajo de algunos jueces y magistrados, que han liberado a exfuncionarios que saquearon el erario, y a la postura asumida por el Ministerio Público (MP), que cierra los ojos ante las denuncias de corruptela, no es impropio pensar que estos mismos togados y fiscales cierren filas en procura de crear enfrentamientos entre agentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y las familias afectadas.

De esa cuenta, conviene exhortar a la prudencia y a recordar que somos un pueblo más maduro, que a fuerza de golpes ha conocido su historia, que sabe identificar a quienes quieren dañar y a los que buscan el desarrollo integral e inclusivo.

Editor DCA
Seguir leyendo

EDITORIALES

Una crisis provocada por la desmedida corrupción de gobiernos anteriores

Publicado

-

La caótica situación en que se encuentra buena parte de la infraestructura productiva nacional dimensiona la desmedida corruptela que caracterizó a las administraciones de Jimmy Morales y Alejandro Giammattei, cuando se concesionaron contratos con escasos controles de calidad, los que, al parecer, compensaron con millonarias tajadas que les habría facilitado llenar innumerables caletas con efectivo.

Hoy, es innegable la destrucción en que se encuentran carreteras, puentes, puertos y la principal terminal aérea de Guatemala, obras que se caen a pedazos solas o producto de los deslaves que generan los constantes fenómenos climatológicos que, con cierta constancia, afectan este territorio.

Ejemplos de la calamidad de la obra pública son tantos, pero conviene recordar algunos. El llamado libramiento de Chimaltenango, la compra de gradas y elevadores para el Aeropuerto Internacional La Aurora, la oscura cesión de la administración de puerto Quetzal, las escuelas Bicentenario y la supuesta renovación de centros educativos son casos que permitieron el enriquecimiento voraz de exfuncionarios y contratistas a cambio del aumento de la pobreza de la mayoría de connacionales.

Esto sin tomar en cuenta los negocios espurios que los gabinetes de Morales y Giammattei lograron vía plazas fantasmas, compra de medicamentos y vacunas, víveres, programas para adultos mayores y niños y un largo etcétera imposible de enumerar en tan poco espacio. Solo en los primeros cinco meses de la gestión de Bernardo Arévalo y Karin Herrera se han elevado 103 denuncias ante el Ministerio Público (MP) y el Organismo Judicial (OJ), las que, valga decir, duermen el sueño de los justos o alargan la pesadilla de la impunidad.

Recuperar la infraestructura productiva es algo realizable, sobre todo si se cuenta con capacidad y decencia y aunque llevará tiempo, está claro que este Gobierno comenzó el recorrido. Sin embargo, falta investigar y llevar a la cárcel a los responsables de esta ruina, lo que no ocurrirá mientras sus cómplices sigan en despachos claves de la administración de justicia.

Editor DCA
Seguir leyendo

Directorio

  • Dirección General: Carlos Morales Monzón
  • Coordinación General de Redacción: Miguel González Moraga
  • Coordinación de Información: Mario Antonio Ramos
  • Editores: Carlos Ajanel Soberanis, Jose Pelico, Erick Campos, Katheryn Ibarra y Max Pérez
  • Página Web: Isabel Juárez

©2024 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.