Comunícate con nosotros al 1590

OPINIÓN

Las abandonadas del barrio

Aquí ha germinado la desidia secular en contra de estas tres abandonadas.

Publicado

-

Aquí ha germinado la desidia secular en contra de estas tres abandonadas.

Semanas atrás describí a dos de las huérfanas más notorias del barrio. La hurtada democracia y la desaliñada justicia. El barrio, como recordarán está predominantemente dominado por un grupúsculo, pequeño en cantidad, pero con influencias en todas partes. Poderosos sin lugar a dudas. Se han hecho de las principales formas de producción. Poseen los medios suficientes para hacer y deshacer a su particular antojo. Acaparan los más importantes centros de intercambio de mercancías, de capitales, de flujos financieros y mercados laborales. Ese es el barrio, también sin duda alguna.

Las abandonadas más notorias son tres. A una se le menciona recurrentemente al inicio y al final de cada año. Solemos referirnos a ella en su dimensión como factor de cambio. De hecho lo es. Eso es innegable. Tal el abandono es de la desdichada, nadie la reivindica con autenticidad. La manipulan en una constante aberración y condena, sin tregua, sin alivio, sin solución. Sus principales obreros y con ellos sus líderes, sus naturales baluartes son quienes le carcomen las entrañas, dejándola en inanición perenne. Agonizante, casi inerte, casi poca, o cosa insignificante.

La segunda de las tres, es de las más deseadas, de las más ansiadas, la que causa desvelos. Cuando se aleja de cada uno de los habitantes del barrio, la pesadumbre, el temor y la angustia se apoderan de quien la reclama, de quien la demanda. Si a la primera de las abandonadas se le diera el verdadero apoyo que se le cacarea, esta otra podría desempeñarse de una mejor manera y con certeza se alejaría la tristeza, de quien con toda razón la añora, la demanda y la llora, pues es indiscutible que es indispensable.

La tercera de las abandonadas del barrio ha hecho sentir su ausencia de una manera tal, que a todos preocupa por igual. Las mayorías de los del barrio la requieren con ansia e inquietud, pues por su abandono en la colectividad se genera gran incertidumbre, desasosiego y aflicción, sino echemos un vistazo a nuestro alrededor. Barrio este. Tanto potencial, tanta riqueza, tanta oportunidad desperdiciada, codiciada, apropiada, poseída, sesgada, anulada y arbitrariamente atemorizada.

Las abandonadas del barrio, por si no las han ubicado corresponden a la educación, la salud y la seguridad ¿Cómo estamos en esta situación? El analfabetismo, como la desnutrición no son fenómenos sociales de presencia repentina. Son legados de una larga historia de exclusión, de marginación, de intereses mezquinos. Y a ello, hemos de agregar los persistentes prejuicios de una sociedad en cuyo barrio nace el dominio por su condición de sexo.

Aquí germinó la desidia secular contra estas tres abandonadas. El barrio se debate entre la demanda y la carencia de recursos. Entre la necesidad, la insatisfacción y la insuficiencia para alcanzar a una digna atención. Con mayor educación, podríamos hablar de la prevención en salud, como el punto para llegar a más calidad de vida. Con ambas en plenitud, la seguridad se daría a más esferas de acción colectiva y el barrio sería el más deseable lar por lograr. Pero no es así. Ni por asomo intenta ser así.


Walter del Cid
Seguir leyendo

COLUMNAS

La radio y la juventud guatemalteca

Publicado

-

Marlon Leonel García Estrada

[email protected]

El Día Mundial de la Radio se conmemoró bajo el lema La Radio: un siglo informando, entreteniendo y educando, una oportunidad para reconocer el papel vital que la radio desempeña en las comunidades, y especialmente para involucrar a la vibrante y diversa juventud guatemalteca, de 13 a 30 años, en este medio centenario.

El Consejo Nacional de la Juventud (Conjuve) reconoce la necesidad de promover la participación activa de los jóvenes en la radio, ya que son ellos la fuerza motriz del cambio y la innovación en nuestro país, y la radio ofrece un espacio único para que sus voces sean escuchadas y valoradas.

Desde los rincones más remotos de nuestras tierras hasta los corazones de nuestras ciudades, la radio llega a todos los rincones de Guatemala; convirtiéndose en un puente que une a comunidades diversas, un espacio donde se comparten historias, se promueve la cultura y se fomenta el diálogo intergeneracional.

La radio es clave para la juventud, no solo es fuente de entretenimiento, sino también un medio vital para compartir ideas, perspectivas y cultura.

Es por eso que el Gobierno de Guatemala y Conjuve están comprometidos a promover oportunidades para que los jóvenes puedan expresarse a través de los diferentes medios de comunicación; entre ellos, la radio. Desde programas dirigidos por jóvenes y para jóvenes, hasta talleres de capacitación en producción radiofónica, queremos empoderar a la juventud para que sea agente de cambio en sus propias comunidades.

La radio no solo ofrece entretenimiento y música, sino también educación y conciencia sobre temas importantes que afectan a la sociedad. Es una herramienta poderosa para la promoción de la educación cívica, la salud, el medioambiente y los derechos humanos, temas que resuenan especialmente entre la juventud guatemalteca.

Al celebrar un siglo de radio, instamos a todos los jóvenes de Guatemala a que se sumen a esta conmemoración, y aprovechen este medio para contar sus historias, compartir sus preocupaciones y celebrar sus logros. La radio se ha caracterizado por ser un espacio inclusivo donde todas las voces importan, y lo que se espera es que las juventudes se sientan parte activa de este legado.

En este Día Mundial de la Radio, reafirmamos nuestro compromiso de apoyar y promover la radio como un medio para el empoderamiento de la juventud guatemalteca. 

Marlon Leonel García Estrada
Seguir leyendo

COLUMNAS

La promoción de salud laboral en Chile bajo un análisis interdisciplinario 

Publicado

-

Sala de prensa

La carrera de Nutrición y Dietética de la Facultad de Medicina Clínica Alemana Universidad del Desarrollo (UDD) llevó a cabo el seminario Promoción de salud de los trabajadores. Análisis desde la transdisciplina, formación profesional y marco regulatorio. Este evento contó con la destacada participación de panelistas representantes del Estado, empresa privada y academia.

El objetivo central del seminario fue arrojar luz sobre la situación de la promoción de salud en los lugares de trabajo en Chile. Se exploraron proyectos de investigación, experiencias empresariales y políticas públicas, destacando la importancia de fortalecer la formación en promoción de salud en diversas disciplinas y carreras, no limitándose solo al ámbito de la salud.

Asimismo, se hizo hincapié en abogar por entornos laborales que fomenten hábitos saludables, contribuyendo positivamente a la salud de los trabajadores.

El objetivo central del seminario fue arrojar luz sobre la situación de la promoción de salud en los lugares de trabajo en Chile.

La Dra. Liliana Jadue, vicedecana de las carreras de la salud, y Nut. Rinat Ratner, directora de Nutrición y Dietética UDD, dieron la bienvenida abordando el papel crucial de la formación tanto en pregrado como posgrado para la promoción de salud en el ámbito laboral.

Durante el evento, se presentaron resultados preliminares de diversos proyectos, como el uso de incentivos no monetarios para la reducción de peso corporal, la influencia del entorno alimentario en la salud de los trabajadores y estrategias para reducir la sedestación prolongada.

Destacados profesionales, tanto del ámbito académico como empresarial, compartieron experiencias, incluyendo la implementación de estrategias de promoción de salud en la minería y en empresas
como Codelco y Komatsu Cummins.

José Francisco Castro, intendente de Seguridad y Salud en el Trabajo de la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso), cerró el seminario abordando la importancia de regular la promoción de salud de los trabajadores y delineando los objetivos de la Política Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.

El evento concluyó con un enriquecedor debate entre panelistas y público, explorando los desafíos y oportunidades para la academia, empresas y gobierno en la implementación de estrategias de
promoción de salud en los lugares de trabajo.

Universidad del Desarrollo
Seguir leyendo

COLUMNAS

En este y desde otros mundos

Publicado

-

Nuria Martínez

Revista Nuestro Tiempo

Esta es la farola de Narnia”, dijo nuestro guía al dejar High Street y tomar St Mary’s Passage. Estábamos en Oxford y, para mí, nuestro viaje académico había llegado a su culmen. C. S. Lewis contaba que Narnia brotó de la imagen de un fauno en un bosque nevado. Imágenes.

Para él lo primero fueron siempre las imágenes, fiel a la certeza de que todo autor está en deuda con el universo real. Un día después paseamos por los jardines londinenses de Kensington, donde jugaban los niños de James Barrie y nació Peter Pan.

La ficción es el arte de plantear interrogantes y hablar de lo abstracto desde lo más concreto: una historia con pies y cabeza que nunca ha existido. El arte de las posibilidades, de los “qué pasaría si” o los “qué habría pasado si”. Mi admiración por C. S. Lewis se consolidó en primero de carrera al descubrir su colección de ensayos De este y otros mundos, sobre los cuentos de hadas. Vislumbré cómo esos territorios imaginarios y compartidos son lugares donde asoma la esencia de la vida humana. 

La ficción no existe sin la vida, ni se sostiene sobre sí misma. 

La ficción no existe sin la vida, ni se sostiene sobre sí misma. La ficción aguanta porque la vida es y porque resulta propio del hombre buscar. Como estudiante de Literatura y Escritura Creativa, a lo largo de mi etapa universitaria ha surgido la ocasión de pensar y repensar sobre la esencia de este oficio. Hasta el momento, la definición que más me convence, aunque tal vez la menos académica, es que la literatura es el arte de la palabra, la memoria y la imaginación que crea diálogos entre la humanidad y la vida. 

El arte de la palabra no necesita explicación. El de la memoria, tanto la común como la personal, de una cultura y de un escritor, es el recuerdo y la acumulación de experiencias vividas o leídas, de sentimientos y pensamientos que de forma más o menos inconsciente se reflejan y dan vida a la ficción. Y el de la imaginación surge cuando la realidad almacenada sale a la luz proyectada en ese universo de posibilidades. 

Crear diálogos entre la humanidad y la vida. Las historias son primero un diálogo de su autor hacia dentro y con el mundo. Después, con el lector, que acaba hablando consigo mismo y tal vez entable otra conversación con alguien cercano, y vuelta a empezar.

Un telar infinito e invisible de conexiones entre personas y personajes, lectores y escritores que siempre tiene como punto de partida y retorno ese mapa que es la realidad. Una conversación en la que se plantean preguntas y se genera una vía de unión. Es necesario llenarse del mundo para anhelar el mundo, decía Miguel de Unamuno, recogernos en nosotros mismos para darnos a los demás enteros e indivisos. 

Añado otra característica de una narración, entre tantas que dejo en el tintero: honestidad con el mundo real. Citando a Chesterton, el más fantástico de los relatos sobre dragones es honesto con la realidad porque no quiere decir que los dragones existan, sino que pueden ser vencidos. Y la más humilde y realista novela sobre una familia rota será deshonesta si traiciona la condición humana o presenta falsas expectativas o situaciones inverosímiles. La buena ficción habla de lo real sin engaños ni promesas vacías. 

Releo de vez en cuando estas citas para no olvidar cómo la ficción puede estar al servicio de la vida. Somos limitados; hay experiencias que no viviremos. Otras es mejor no vivirlas. Pero la ficción nos introduce en ellas. Como el deseo de lo indeterminado que proyecta el país de las hadas de C. S. Lewis en el lector, sobre todo en el niño. No hace que el mundo real le aburra o se vacíe de él, sino que despierta una dimensión nueva y más profunda. Amplía los horizontes en los que expandirse, crecer y vivir. 

Leer es desear, y ser feliz por el mero hecho de hacerlo. Un deseo hacia fuera, hacia el mundo. C. S. Lewis dijo también: “La historia en su conjunto refuerza nuestro gusto por la vida. Es una excursión a lo absurdo que nos devuelve a lo real con renovado placer”.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Dirección General: Carlos Morales Monzón
  • Coordinación de Redacción: Katheryn Ibarra
  • Editores: Jose Pelico, Erick Campos y Carlos Ajanel
  • Editora Web: Magaly Alvarado
  • Webmaster: Juan Pablo Ortiz
  • Deportes: Max Pérez

más temas

©2024 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.