Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

¡Hoy, hace 150 años!

Publicado

-

CNEL. y Dr. Jorge Antonio Ortega G.

[email protected]

La Revolución Liberal de 1871 imprimió un cambio en todo el sentido de la palabra a la nación guatemalteca, posicionó el país en la modernidad, y la educación en todos los ámbitos del quehacer se convirtió en un eje fundamental de esa administración política.

El ministro de la Guerra José M. Samayoa se manifestó sobre el establecimiento de un colegio militar el 22 de mayo de 1872: 

“Siendo necesario e indispensable un colegio militar donde se y habiéndose pedido para tal objeto el correspondiente cuerpo de oficiales, el Teniente General encargado de la presidencia del gobierno, ha tenido a bien acordar la creación de aquel establecimiento, designando para el local el edificio del campamento y encargándose de los ministros de los respectivos ramos de su reparación y demás obras que su destino exige.

Comuníquese y publíquese. Rubricado por el señor Presidente. El ministro de fomento, encargado accidentalmente del Ministerio de la Guerra”.

Decreto Número 86

“Considerando: que es urgente establecer un colegio, en donde a más de los ramos que constituyen la instrucción secundaria, se enseñen principalmente los de la carrera militar, para que esta noble y honrosa profesión obtenga el lustre que es debido y se formen Jefes de Instrucción y disciplina que mejoren la organización del Ejército Nacional.” 

“Que con tal objeto se ha hecho venir del extranjero una comisión de profesores que dirijan el establecimiento; y se está preparando ya el local correspondiente:

Artículo 1º. Se establece en el edificio de la Recolección una Escuela Politécnica, decretándose todos los gastos necesarios para su fundación y mantenimiento.

Artículo 2 º.   Rejenteará (sic) este Instituto el Jefe de la comisión que ha venido a hacerse   cargo de él, y a cuyas órdenes estarán los demás profesores que se empleen.

Artículo 3 º.   La Escuela Politécnica se regirá por el siguiente reglamento.

Art. 1º. El Colejio (sic) se denominará Escuela Politécnica, y en él recibirán sus alumnos la instrucción necesaria a los oficiales de Infantería, Caballería, Artillería e Ingenieros.

Art. 2º.  Los alumnos se les denominará y serán considerados como CADETES DEL EJÉRCITO.

Art. 3º. El número de plazas será por ahora de 40 de número y 10 supernumerarias, divididas éstas últimas en 5 de media pensión y 5 de pensión completa.

Art. 4 º. El personal de oficiales y cadetes constituirá para su organización una compañía de cazadores dividida en dos secciones, y cada una de estas en dos escuadras.

La ceremonia del cambio de pabellón nacional de la Escuela nos permitió ser testigos y protagonistas del inicio de la Cuarta Época de nuestra querida y Centenaria Politécnica. 

Art. 5 º. Hasta que las necesidades del servicio exijan su aumento, el personal de la escuela se compondrá de: Personal facultativo, un Director y dos profesores. Personal profesional, un maestro de Inglés, id. de Esgrima. otro id.  de Gimnasia. Otro id. de Equitación. Personal Militar 4 tenientes. Un Médico cirujano. Un Capellán. Un Maestro Armero. 4 Sargentos. 8 cabos. 6 cornetas. 40 Soldados. 

Dado en Guatemala, a cuatro de febrero de mil ochocientos setenta y tres. Miguel García Granados

El Ministro de la Guerra 

José M Samayoa.”

Con lo anterior, se dio inicio a todo el proceso de preparación, gestión de recursos, selección de alumnos y personal que dio apoyo a la formación de los cadetes y futuros oficiales del Ejército
Nacional.  

Al llenar el cupo de alumnos, los cuales provenían de diferentes departamentos de la República, y al completar el claustro de catedráticos, se dio inicio al funcionamiento del establecimiento educativo militar a través de la primera orden del día de la Escuela Politécnica, que se dio a conocer a viva voz en el cuadro de formación, el primero de septiembre de 1873, firmada por el teniente de ingenieros (español) Mariano Sánchez y Cañellas. 

El director teniente coronel de ingenieros Bernardo Garrido y Agustino no asistió a la inauguración debido a que se encontraba acompañando al general Miguel García Granados en una comisión del servicio en el extranjero.

Es así como se inició la odisea del alma mater castrense. En este establecimiento se consolidó la Primera Época, comprendida de 1873 a 1908, en la cual ingresaron 36 promociones de Caballeros Cadetes, con un cómputo general de 1281 cadetes que ingresaron, y se graduaron 391. Su clausura, el fusilamiento del comandante de la compañía de cadetes y diezmados los politécnicos, fue ordenada por el presidente Manuel Estrada Cabrera por un atentado en su contra por un integrante de la Escolta de Bandera. 

Segunda Época

Academia Militar 1912-1920

El gobierno de Manuel Estrada Cabrera emitió el 27 de junio de 1912 el Acuerdo de Creación de la Academia Militar de Guatemala, la cual fue inaugurada el 30 del mes en el edificio situado en la Avenida 30 de junio (hoy la Avenida de la Reforma de la zona 10) destinado al Cuartel de Artillería.

Suspendió sus actividades debido al terremoto de 1917-1918. Por sus aulas pasaron ocho (8) promociones de Caballeros Cadetes, se contabilizó un total de 405 cadetes de primer ingreso y se graduaron 104.

Tercera Época

Escuela Politécnica 1920-1976

Luego de la “Semana Trágica” y el derrocamiento de la dictadura de Estrada Cabrera, el Gobierno de la República de Guatemala, encabezado por el presidente Carlos Herrera, emitió el Acuerdo Gubernativo del 2 de mayo de 1920 con el que se reabrió la Escuela Politécnica en el edificio donde funcionó la Academia Militar. 

En los 64 años que funcionó en dicho edificio, pasaron 92 promociones de Caballeros Cadetes, hasta que, debido a los daños ocasionados por el terremoto del 4 de febrero de 1976, se aceleró el traslado a las nuevas instalaciones en la Finca Asunción, en San Juan Sacatepéquez. La clausura se llevó a cabo el 18 de diciembre de 1976.

 “Aquella mañana helada de diciembre el antiguo edificio al estilo Medieval amaneció impecable, nítido y adornado ¡como nuevo!  Las murallas, alcantarillas, aulas y recovecos con sus historias de vivos, muertos, espantos y tantas cosas más… pasarían a las páginas de la historia. Era el día en que terminaría la Tercera época de la Escuela Politécnica, el ambiente era frío y de mucha nostalgia…”.

Los cadetes de las tres épocas formamos un solo bloque y luego de los actos protocolarios el comandante del cuerpo de Caballeros Cadetes mandó: de frente ¡marchen! Salimos de aquella construcción de antaño con las armas en tercien, con lágrimas en los ojos y cantando el himno de nuestra querida Politécnica.

El C. C. más Antiguo de la Academia Militar, Teniente Coronel Benedicto Cárcamo, y el C. C. Elmer Estrada Escobar, el más nuevo de nuestra época, fueron los encargados de cerrar las puertas de hierro de un fuerte golpe, el sonido no lo puedo describir, pero fue único y especial, no creo volver a escucharlo en mi vida con esa confusión de emociones. Así se selló la Tercera Época de Alma Mater.

El momento se inmortalizó con una fotografía del Cuerpo de Cadetes en la Avenida la Reforma frente a la fachada del Edificio. El resto son recuerdos de 92 promociones que albergó en su seno a lo largo de 64 años de funcionamiento”. C. C. 3430.

Cuarta Época

Escuela Politécnica 1977 a la fecha

El 15 de enero de 1977, se inauguraron las instalaciones de la Escuela Politécnica en la finca La Asunción, en San Juan Sacatepéquez del departamento de Guatemala, así se inició la Cuarta Época de su existencia. Las primeras siete (7) promociones de Caballeros Cadetes se trasladaron de las antiguas instalaciones de la Avenida de la Reforma; es decir, de la promoción 86 a la 92. A la fecha se han graduado 57 promociones.

“El 3 de enero de 1977, nos presentamos por nuestros propios medios a las nuevas instalaciones en la finca La Asunción, en San Juan Sacatepéquez, nos esperaba todo aquello que habíamos embalado para el traslado.

Cada escuadra de Cadetes tenía asignada una área y trabajos específicos para cada día previo a la inauguración, fue toda una odisea digna de la elaboración de un libro para anécdotas del folclor militar. Todo, absolutamente todo debía estar nítido, ordenado, acomodado, alineado, pulido y encerado… pero no ¡era imposible! 

Doce días después, el 15 de enero Día del Señor de Esquipulas, ¡qué mañana!, estupenda para una parada militar, el cielo azul infinito, ni una sola nube que nos cubriera de los rayos del sol. Los actos dieron inicio con el ingreso de la columna de los Cadetes de todos los tiempos, por estricta antigüedad. 

Luego, y cantando la Noble Canción, el Cuerpo de Caballeros Cadetes ingresó a las instalaciones y tomó su lugar principal en el campo de maniobras que se encontraba lleno; el Ejército en pleno con sus tres fuerzas de Aire, Mar y Tierra, y sus respectivos pabellones y estandartes, ¡el público era desbordante! 

La ceremonia del cambio de pabellón nacional de la Escuela nos permitió ser testigos y protagonistas del inicio de la Cuarta Época de nuestra querida y Centenaria Politécnica. Aquella mañana espectacular se alargó tanto que dio suficiente espacio para la lectura de acuerdos, firma de actas, discursos, entrega de reconocimientos e imposición de condecoraciones, con un interminable Desfile de Honor, con su respectiva Revista Militar por parte del Presidente Constitucional de la República y Comandante General del Ejército”. C.C. 3430.

Así dio inicio una nueva época para los politécnicos. Con retos a resolver que planteaba el incierto porvenir de la patria.  En junio de 1997 ingresó el primer grupo de féminas, y se le dio a la mujer guatemalteca la oportunidad de hacer de la profesión de las Armas su forma de vida y de prestar servicio a la nación, su razón de ser. 

La conmemoración del CL aniversario de fundación de la Escuela Politécnica les permite a los cadetes de ayer, hoy y siempre, reiterar sus votos de fidelidad y lealtad hacia la patria y, estar prestos a acudir al llamado de Guatemala en los tiempos adversos y de peligro. 

Dr. Jorge Antonio Ortega G.
Seguir leyendo

COLUMNAS

El Pop (ol) Wujy el ahora

Publicado

-

Juan Everardo Chuc Xum
[email protected]

Los ancestros k’iche’s Nim Ch’okoj (Grandes Maestros de la Palabra), como lo dice el Dr. Enrique Sam recopilaron la historia del pueblo ya con letra castellana entre 1550/1560; en esta recopilación, fray Francisco Ximénez encontró la primera versión del Pop (ol) Wuj de la cual hizo su copia en el año de 1702 y que es la que se conoce hasta la actualidad y de ello se han derivado varias versiones.

Los mitos que presenta el documento son historias que tratan de explicar de cómo y por qué ocurren las cosas y que en el mundo actual son prácticos y necesarios.

Este patrimonio ancestral contiene mitología e historia del pueblo maya k’iche’, hasta la llegada de los invasores y la copia del fray se encuentra en la biblioteca de la Newberry de Chicago. El Pop (ol) Wuj refleja también el ser profundo y colectivo de los Pueblos Originarios de América, los mitos que presenta el documento son historias que tratan de explicar cómo y por qué ocurren las cosas y que en el mundo actual son prácticos y necesarios para rectificar los caminos sociopolíticos, por ejemplo: el relato de la derrota de los de Xib’alb’a después de que revivieran los gemelos Junajpu e Xb’alamke, que se encargaron de acabar con las maldades que ejercían los de Xib’alb’a hacia la gente. Ahora mismo en el mundo se viven grandes tenciones sociales, de las cuales Guatemala no se escapa por la lucha del poder político y económico, pero el tiempo es cíclico en la cosmovisión maya y nuevamente los herederos del Pop (ol) Wuj ponen en relieve su concurso para salvar la transición democrática con la esperanza de rectificar el camino de la tiranía, la corrupción, la exclusión y el racismo que vive el país.

Este acontecimiento histórico señalado y otros aportes tangibles en lo político, en lo económico y en lo cultural, entre otros de los ascendientes de los mayas, significa que están vivos y activos en la construcción de la nueva nación pluricultural en donde las relaciones sociales entre los pueblos: maya, xinka, mestizo y garífuna son armónicas y en respeto; pero de acuerdo con el Dr.

Daniel Matul: “No se pueden transformar estructuras sociales sin una profunda transformación de la estructura de la conciencia… es necesario tener en cuenta la emergencia de nuevas sensibilidades para apreciar la diversidad y la riqueza de las culturas que convivimos en Guatemala”. 30 de mayo de 1972, el Pop (ol) Wuj fue declarado Libro Nacional de Guatemala.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Universidad y mundo rural (I)

Publicado

-

Juan José Pons
Catedrático de Geografía

En el Día del Mundo Rural, que se celebra el 15 de mayo, honramos al santo patrón de los agricultores
(San Isidro) y aprovechamos también para reflexionar sobre los desafíos a los que se enfrentan las zonas rurales y cómo podemos ayudar en ellos desde las universidades.

En un contexto territorial cada vez más urbanizado, las comunidades rurales se encuentran a menudo marginadas, enfrentando problemas que van desde la despoblación y el envejecimiento de sus habitantes, hasta la escasez de servicios básicos –públicos y privados– de todo tipo.

Cuál es el papel que deben jugar las universidades en la búsqueda de soluciones para los desafíos del mundo rural.

Las actividades del sector primario, tradicionales de estos espacios, no escapan tampoco a las dificultades. Y muestra de ello han sido las recientes movilizaciones protagonizadas por agricultores, que han traído sus tractores (y su reivindicación) hasta el corazón mismo de las ciudades.

El progresivo abandono de las explotaciones agrarias y ganaderas está causado, preferentemente, por la falta de relevo generacional y por las escasas expectativas de rentabilidad económica del sector, asfixiado como está por la escalada de los costes de producción, la dificultad de competir en precio con las producciones de otros países y la creciente regulación sanitaria y ambiental.

Las movilizaciones de agricultores, al igual que las plataformas y partidos que buscan capitalizar la representación política del conjunto de territorios que conocemos como España Vaciada (nombre a todas luces desacertado, aunque esa es otra cuestión…), son solo una manifestación palpable de la angustia y la frustración de las gentes que viven en el mundo rural y un símbolo de la lucha por su propia supervivencia.

En este difícil contexto, cabe preguntarse, como hacíamos al principio, cuál es el papel que deben jugar las universidades en la búsqueda de soluciones para los desafíos del mundo rural.

Continuará…

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Transformación educativa

Publicado

-

Dr. Jorge Antonio Ortega Gaytán
[email protected]

La educación está pasando por un momento crítico significativo debido a la incertidumbre que produce el cambio, que es la única constante del hoy y que no permite visualizar el porvenir con las grandes incógnitas y sus retos. Es ineludible repensar en un modelo educativo que permita sortear los obstáculos del futuro ¿Qué se necesita aprender? ¿Qué habilidades son necesarias?

El modelo actual está en desbalance total con la realidad que se aproxima, la prospectiva y las tendencias sugieren un cambio radical para el ciudadano del tercer milenio, con expectativas nunca imaginadas, con requerimientos exponenciales a la mente humana, una evolución sin precedentes que se convierten en retos inigualables y para lo cual no hay preparación integral en el horizonte educativo.

”Nuestra habilidad de aprender lo que necesitamos para mañana es más importante que lo que sabemos hoy“ (George Siemens).

El cambio de modelo de la enseñanza es posible si se toma la decisión de frente al futuro, donde se requiere de una nueva arquitectura del proceso del aprendizaje-enseñanza y de un compromiso de las instituciones educativas para la innovación y desarrollar nuevos modelos de pensamiento, para que se pueda cumplir a cabalidad la megatendencia educativa de ser universal, vitalicia y permanente.

George Siemens afirma que: “Nuestra habilidad de aprender lo que necesitamos para mañana es más importante que lo que sabemos hoy”. Nuestra mirada debe sobrepasar las expectativas del hoy, se debe tener la capacidad de experimentar nuevas ópticas que permitan visualizar las necesidades del individuo en el tercer milenio.

El rol del maestro mentor es imprescindible para lograr los nuevos diseños de pensar, actuar y sentir. En fin, hay mucho por hacer… La expansión y entrega del conocimiento, los mecanismos de comunicación, la colaboración para generar conocimiento y el metaaprendizaje se constituyen en un marco referencial para la construcción de ese modelo educativo de la posmodernidad que es necesario diseñar
y aplicar.

En una época tan cambiante donde el destino de la humanidad es incierto, se hace necesario evaluar todo el quehacer del humano, proyectado hacia el futuro sin vacilación alguna.

Los retos y desafíos son múltiples y requieren de una respuesta integral que pueda resolver la problemática actual en forma segura, fácil, cómoda y económica. La velocidad de respuesta de los que toman las decisiones políticas y financieras son de suma importancia debido que la velocidad de los cambios es exponencial.

El esfuerzo debe ser en conjunto para encontrar una respuesta acorde a las circunstancias de la posmodernidad donde lo único claro es el cambio en todo sentido, donde cada día es más rápido y mayor cantidad de eventos. Lo anterior establece una lógica de interconexión entre autoridades, empresarios, maestros, padres de familia y alumnos en la búsqueda de una ruta que pueda encaminar el destino a una educación que enfrente los desafíos y los retos del tercer milenio.

Los esfuerzos van en diferentes derroteros en base a la madurez de sus socidades e instituciones. ¿Qué necesitan las nuevas generaciones en el concepto de una educación universal? ¿Cómo enfrentar los cambios de mentalidad y acceso a la información?

Una pregunta abierta que da espacio para mucho, pero que requiere de una respuesta integral, concreta y que visualice el porvenir que van a vivir los hijos de nuestros hijos. No hay duda al respecto, la realidad de hoy no aplica para mañana, la transferencia de información es cada día más abrumadora, por lo tanto, se asume que las generaciones próximas no tendrán excusas, ni espacio para la ignorancia, por lo anterior se hace necesario establecer un nuevo andamiaje para los vectores de la educación necesarios para la pervivencia de la humanidad.

Pero es aquí, donde hay que tomar conciencia de las exigencias necesarias de velocidad de cambio en la actitud de las autoridades, los maestros y sobre todo de los alumnos que el cambio de escenarios se está dando y muy rápido para nuestra mentalidad, es por lo que se necesitan individuos que puedan transitar en el nuevo mundo ambiguo, como el que estamos viviendo en este momento de universos paralelos.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Directorio

  • Dirección General: Carlos Morales Monzón
  • Coordinación General de Redacción: Miguel González Moraga
  • Coordinación de Información: Mario Antonio Ramos
  • Editores: Carlos Ajanel Soberanis, Jose Pelico, Erick Campos, Katheryn Ibarra y Max Pérez
  • Página Web: Isabel Juárez

©2024 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.