El trabajo coordinado rinde sus frutos

Como consecuencia de una efectiva comunicación entre las autoridades guatemaltecas y salvadoreñas, ayer se recapturó a Marixa Ethelinda Lemus, alías la Patrona. Esta coordinación se debe a los convenios suscritos en el marco de la Fuerza de Tarea Trinacional, la cual incluye a Honduras, que persigue reforzar los controles fronterizos, compartir información estratégica y cumplir las órdenes judiciales de detención giradas contra integrantes del crimen organizado.

La aprehensión se registró a tempranas horas en Ahuachapán, El Salvador, en donde la prófuga más buscada en Guatemala se encontraba refugiada. Aún está por establecerse si sus familiares en esa nación la protegían o era alguna estructura criminal.

El presidente Jimmy Morales aplaudió el operativo y afirmó: “Gracias a la eficiente coordinación entre los equipos del Mingob, PNC y autoridades salvadoreñas se captura a Marixa Lemus”.

Esto se convierte en un hito, pues la Patrona vuelve a estar tras las rejas, a los 14 días de haber huido del centro carcelario Mariscal Zavala, donde guardaba prisión cumpliendo una pena de 94 años por los delitos de parricidio, evasión, plagio o secuestro, asesinato, asesinato en grado de tentativa y asociación ilícita, pues la Justicia la encontró culpable de ser la cabecilla de una banda dedicada al secuestro y asesinato. Además, ella estaba siendo procesada por la muerte de su esposo, Álvaro Alfonso Mejía Estrada, ocurrida el 8 de febrero de 2014 en Taxisco, Santa Rosa, cuya sentencia se iba a dictar precisamente el día en que huyó, y por el cual, también ayer, fue condenada a 40 años de cárcel la prima de esta, Sonia Elizabeth  Lemus Vásquez.

Resalta que la Patrona cambió su imagen para intentar pasar inadvertida en El Salvador, pues su cabello se lo tiñó de rubio y recientemente de rojizo. Según las fuerzas de seguridad salvadoreñas, Lemus ingresó en esa jurisdicción por un punto ciego de la frontera en una fecha aún no establecida. Al conocerse que ella tiene familia en ese país se montó vigilancia en 3 viviendas, y gracias a ello se logró tan importante aprehensión.

La cooperación entre las autoridades de ambas naciones se ha estrechado en los últimos meses; prueba de eso es que uno de los casos más recientes, en febrero de este año, la Policía guatemalteca capturó a Marlon Francesco Monroy, alias Fantasma, y a Ana Lucrecia Muñoz, quienes fueron enviados a El Salvador, y por el que fueron arrestadas allá 27 personas señaladas de integrar una banda que trasegaba estupefacientes de Sudamérica hacia Estados Unidos.

Redacción DCA