El que lee mucho, sabe mucho

El 12 de julio de este año, el Fórum Majadas, zona 11 capitalina, se vistió de fiesta para darles la bienvenida a los asiduos amantes de la lectura a la XV edición de la Feria Internacional del Libro de Guatemala (Filgua), la cual concluirá el 22 del mismo mes. El público asistente podrá contactarse con una infinidad de obras, para enriquecer el conocimiento y reafirmar ideas o para inspirar nuevas. La presentación de libros, el intercambio de opiniones con algunos escritores, las conferencias acerca de diversos temas, los talleres, los foros, los conversatorios, el cine, la infaltable música y las actividades infantiles están a la orden del día.

Estimado lector, tómese unos minutos de su tiempo y aproveche la oportunidad para visitar tan loable y estimulante exposición intelectual; quizá pueda adquirir uno o más libros que sean de su especial interés o comprar una obra literaria para hacer un estupendo regalo. Esa exquisitez que deja descubrir su contenido y desvelar sus secretos es inigualable. Son grandes amigos que aguardan pacientes encima de los anaqueles, a que sencillamente nos fijemos en ellos. A la espera de nuestra elección, para compartirnos su odisea, tristezas o alegrías, sapiencias. Los libros son una de las principales fuentes de información y, por supuesto, conocimiento para los millones de ávidos lectores alrededor del mundo. Toda vez que difunden por medio de sus letras el comportamiento y la historia de la humanidad. De esa cuenta, son diversos los contenidos; cuentos, novelas, acontecimientos, consultas, enciclopedias, científicos, filosóficos, poéticos, educativos, reflexivos y, un largo etcétera.

En tal sentido, muchos personajes de la universalidad de las letras se han pronunciado acerca de lo que significa leer un libro. “Aprender a leer es lo más importante que me ha pasado en la vida”, expresó Mario Vargas Llosa, premio nobel de literatura 2010, en alusión a la lectura. “El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”, pronunció el novelista, poeta y dramaturgo español Miguel de Cervantes, en otro apunte referencial al hábito de leer. “La escritura es la pintura de la voz”, dijo el escritor francés y uno de los principales pensadores de la Ilustración, Voltaire. Como señaló el español Carlos Ruiz Zafón en su novela La sombra del viento, publicada en 2001, cuya obra fue un Best Seller, con más de 10 millones de ejemplares vendidos: “Cada libro, cada volumen que ves aquí, tiene un alma. El alma de la persona que lo escribió y de aquellos que lo leyeron, vivieron y soñaron con él. Cada vez que un libro cambia de manos, cada vez que alguien baja sus ojos a las páginas, su espíritu crece y se fortalece”. Promovamos la práctica de leer, comprender y analizar, sobre todo entre las nuevas generaciones, que tanta falta les hace. “Somos, así, los libros que hemos leído. O somos, de lo contrario, el vacío que la ausencia de libros ha abierto en nuestras vidas”, externó el periodista y escritor argentino Tomás Eloy Martínez, premio alfaguara 2002, por su gran novela El vuelo de la reina. Que disfrute su visita a Filgua 2018.

Fernando Lucero