Californication: Haz lo que Hank Moody dice

Hablar de Californication es hablar de la vida de un hombre en constante autosobotaje. Dejá a un lado los malos hábitos de alcohol y drogas: pensá en esa capacidad que tiene este hombre de autodestruirse, nadie lo boicotea, para eso está él mismo. Pero su discurso, mi amigo, su discurso encanta a cualquier serpiente.

Hank es un gran sujeto al final, lo que pasa es que no se lo cree. La serie camina entre la comedia mordaz y el drama de los 40, esa crisis que no deja a Hank en paz. Él solo quiere vivir la vida loca, siempre y para siempre. Aunque esa vida le recuerda que todo tiene un precio, a él se le olvida y lastima a las personas que lo aman.

Tom Kapinos, el creador, le regaló a la TV un personaje entrañable. Genial en 6 de las 7 temporadas; la última es un asco, no te le acerqués. Del primer episodio al último será un desperdicio de tiempo. Levon (Oliver Cooper) es el peor personaje de la historia de la televisión.

Entonces, de la temporada 1 a las 6, te reirás tanto como sentirás pena ajena por Hank. Incluso podrás sentir el vacío que puede llevar en el pecho un romántico concupiscente como Moody. Si te gusta la literatura, podría decir que Hank es un beatnik. Si metés en una licuadora a Allen Ginsberg, Jack Kerouac, William S. Burroughs y Charles Bukowski, el resultado será Hank.

“No hay excusa para mi comportamiento. Pero necesito que sepas que comencé con las mejores intenciones. No sé cuánto más voy a poder decir  ‘lo siento’ antes de que ya no signifique nada”, Hank Moody (David Duchovny).

Es la serie que verás por las noches entre semana. Son episodios de media hora, y los personajes son todos encantadores: la masoquista/codependiente Karen, ese trío tormentoso y divertido de Runkle, Marcy y Stu, y la pobre Becca, quien paga los platos rotos de sus padres. De la temporada 1 hay que disfrutar a Mía. En la 2 al gran Ashby, un espejo de Hank. Para la 3 está la loca de Sue, ¡genial ese personaje! El siguiente es uno de los más descabellados, Eddie Nero, que sale eventualmente desde la temporada 4. De la 5, Samurai Apocalypse y de la que debió ser la última, la 6, Faith y Atticus.

No sé si decir que Hank es el alter ego del macho beta por excelencia, pero de que es hilarante y triste su vida, lo es. No apta para corazones solitarios y depresivos. Menos, mucho menos, menores de edad.

Decepción fílmica: Ghostbusters: Answer the Call.

Mi error fue verla con altas expectativas. La historia no se sostiene, las cazafantasmas fuerzan los chistes y no se sienten naturales. Los cameos son muy tristes y los fantasmas dan hueva. Enciendo el Ectomóvil y solo me llevo a Jillian Holtzmann (Kate McKinnon), ella sí es chistosa.

Una lica de domingo: Wayne’s World 2.

Por antonomasia, el mundo de Wayne es para apreciarlo el finde; incluso, un sábado muy por la mañana. La dupla Wayne Campbell (Mike Myers) y Garth Algar (Dana Carvey) es esencial en el panorama de un aspirante a cinéfilo. Rock y comedia a partes iguales. Fue un clásico instantáneo.

Gabriel Arana