Una capacitación para el desarrollo

Son mujeres más capacitadas y fortalecidas en sus habilidades;  son artesanas con grandes potenciales para comercializar sus productos. Ellas son, precisamente, aquellas que han sido beneficiadas por el programa de Becas Artesano, impulsado por el Ministerio de Desarrollo Social (Mides).

Durante el presente año este importante programa ha favorecido a unas 2 mil 408 mujeres, tanto del área rural como de la urbana, por medio de capacitaciones. Estos talleres  son de utilidad para que ellas elaboren artesanías de sus regiones, que trabajen manualidades para que las puedan vender.

Según el Mides, cuando todavía faltan unas semanas para que termine el año, quedan pendientes 2 mil 289 beneficiarias a través de las Transferencias Monetarias Condicionadas. Se espera que se supere a 2016, cuando se cerró la cifra con 4 mil 400 capacitadas.

Lo interesante del programa es que está creciendo cada vez más, pues la meta para terminar el año es alcanzar a las 9 mil 689.

La manera de operar de este proyecto consiste en otorgar mil 200 quetzales a cada una de las becadas, que anteriormente han recibido capacitaciones, como talleres para la elaboración de producción artesanal. Luego promocionan sus artículos y los comercializan.

Desde principios de año se planificaron dos etapas para su funcionamiento. La primera ha sido concluida, y el 15 de noviembre se ejecutará la segunda, la cual abarca 19 municipios, comprendidos en 3 departamentos. Se le dará cobertura a unas 2 mil 289 mujeres. Esta inversión será de unos 5 millones de quetzales.

El total de fondos inyectados en la iniciativa para cuando termine este año será de Q11 millones y medio, lo cual ha implicado buenos réditos para este programa.

Recordemos que Becas Artesano pretende transformar la vida de guatemaltecas de escasos recursos para que encuentren su realización personal, pero, además, logren ubicar sus productos en el mercado.

La superación por medio de capacitaciones y talleres es definitiva para el mejoramiento del nivel social, económico y cultural.

Redacción DCA