Que haya diálogo en Honduras

El representante residente de las Naciones Unidas en Tegucigalpa, Igor Garafulic, dijo que para que haya un diálogo en Honduras que lleve a resolver la crisis política y social que vive el país, todos los principales actores políticos deben participar.

La crisis que vive el país centroamericano se derivó del presunto fraude que la Alianza de Oposición contra la Dictadura aduce hubo en las elecciones generales del 26 de noviembre de 2017, en las que fue reelegido el actual presidente hondureño, Juan Orlando Hernández.

Garafulic señaló que desde su oficina en Tegucigalpa no se puede avanzar en el proceso de diálogo si las tres partes involucradas que han pedido a las Naciones Unidas el acompañamiento no se quieren sentar para conversar.

“Si de 3, 2 no quieren sentarse a conversar ¿qué conversación sería esa?”, expresó Garafulic al recordar que quienes le pidieron a las Naciones Unidas su apoyo para buscar el diálogo son el presidente Hernández y los excandidatos presidenciales, de la Alianza de Oposición, Salvador Nasralla, y del Partido Liberal, Luis Zelaya.

Hay que avanzar

El diplomático enfatizó en que no se puede avanzar en algo que no es real, y abogó porque Nasralla y Zelaya participen en el diálogo con Hernández.

Desde hace dos meses, Garafulic ha venido moderando una mesa técnica en la que han participado representantes de Salvador Nasralla, del Gobierno que preside Hernández, y de los partidos Nacional, en el poder, y el Liberal.

Pero esta semana, Nasralla anunció el retiro de sus representantes de la mesa, aduciendo: “No existe voluntad política” del gobierno de Hernández para “resolver la crisis provocada por el fraude”.

Garafulic considera que Salvador Nasralla y Luis Zelaya, con quienes se ha comunicado por separado esta semana, deben participar en el proceso de diálogo.

Además, espera que de la asamblea que celebrará mañana la Alianza de Oposición contra la Dictadura surja un acuerdo para que la representación de Nasralla regrese a la mesa técnica.

También espera que en el Parlamento las distintas fuerzas políticas conversen con sus diputados y les hagan ver que para que el diálogo avance, una de las condiciones es que debe haber voluntad y que lo que las partes acuerden se cumpla.

Nasralla pide que el Parlamento apruebe un decreto vinculante de lo que se acuerde en la mesa de diálogo y un mediador internacional.

Redacción DCA