Protegiendo y sirviendo a la ciudadanía

Preservar la vida y el libre ejercicio de los derechos de cada persona es una de las más altas funciones en el orden social guatemalteco, en el cual el papel que ejerce la Policía Nacional Civil (PNC) es insustituible.

Por ello, la intervención oportuna, coordinada y profesional de la institución, especialmente en situaciones en las que están en riesgo las garantías individuales de la ciudadanía, ha sido fundamental, pues ha permitido evitar tragedias.

La Policía se ha enfrentado en los recientes días a escenarios diferentes y difíciles, en los que, en épocas pasadas, lo fácil e inmediato era utilizar la fuerza excesiva, sin medir las consecuencias.

Para apoyar las operaciones tácticas, la División de Fuerzas Especiales Policiales (Digep), integrada por diferentes unidades élite, está preparada de manera profesional, inteligente y con apego al respeto de los derechos humanos.

Los elementos reciben capacitación durante tres meses en protocolos de actuación por motines o requisas en centros carcelarios y correccionales para menores, bloqueos de carreteras y escenarios hostiles.

Entre los ejemplos que demuestran la capacidad operativa de la Digep están el del lunes pasado, cuando se frustró la fuga y se redujo al orden a internos del correccional Las Gaviotas, y de finales de febrero, cuando los agentes antidisturbios resguardaron la integridad de los policías antinarcóticos que se vieron amenazados por vecinos que se oponían a la erradicación de amapola en San Marcos.

El Grupo de Acción Rápida (GAR) es uno de los componente de las Fuerzas Especiales, cuyos elementos están preparados para poner en marcha planes de inteligencia y rescate, mientras que el Grupo de Reacción Inmediata Lobo (GRIL) tiene capacidad para la persecución de sospechosos en las calles de la capital.

Es oportuno recalcar que estas unidades están orientadas a que en todas sus intervenciones prevalezca el diálogo y el respeto de las garantías constitucionales, pues su tarea es resguardar la integridad de la ciudadanía, a la que desde hace 20 años sirven y protegen.

Redacción DCA