Primeros 6 meses en el Mineduc

Urge un verdadero diálogo por la educación.

Cuando el presidente Morales y el vicepresidente Cabrera me propusieron integrar su equipo de Gobierno estaba consciente que no sería fácil. Un Ministerio de Educación con un presupuesto que no es ni la mitad de lo que debería ser, carente de infraestructura, problemas de cobertura, calidad e inclusión y con un modelo educativo caduco.

Ante esa realidad, urge un verdadero diálogo por la educación, en el que actores importantes como académicos, universidades, sindicatos, Consejo Nacional de Educación, el Congreso, los diferentes pueblos, entre otros, revisemos con compromiso y responsabilidad la educación que anhelamos. Dar respuesta a qué sociedad aspiramos tener, cuál es el modelo para lograrla, qué escuela la hace posible y qué tipo de maestro se necesita es un desafío que pronto iniciaremos para no seguir con parches en la educación, sino hacer un verdadero proceso de reforma, producto de diálogos y acuerdos. Quien conoce de educación sabe que en este sector no es fácil encontrar logros a corto plazo, las acciones dan resultados a mediano y largo plazo, no podemos tener cambios trascendentales de inmediato. Hay quienes critican la poca evidencia de resultados; sin embargo estamos sentando las bases de procesos que darán resultados de mayor impacto a amplio vencimiento.

Alcanzamos algunos logros significativos que me permito mencionar: Q677.3 millones distribuidos en programas de apoyo al 30 de junio; 145 días de alimentación escolar adelantada y 1.9 millones de niños recibiéndola a tiempo, tanto como sus útiles escolares; 1.9 millones de alumnos estudiando gratuitamente, lo que equivale a Q69.4 millones. Hay 81 mil maestros con valijas didácticas. Se distribuyeron en escuelas rurales y urbanas mil 79 tabletas electrónicas, 874 computadoras de escritorio, 12 mil ecofiltros y 12 mil escritorios. Un total de Q12.9 millones en becas de estudio que benefician a 16 mil 266 niños; así como una subvención para transporte para 43 mil 743 estudiantes, equivalente a Q3.8 millones. Todo se puntualiza en 51 por ciento de ejecución presupuestaria al 18 de julio. Selección técnica y transparente de directores departamentales de educación. Diseño de una herramienta para facilitar trámites administrativos a los docentes, una campaña por la transparencia y una cruzada para prevenir la violencia en los niños y niñas.