Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

Otras cadenas y su significado en las artes de Navarra (III)

Publicado

-

Ricardo Fernández Gracia
Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

En cualquier caso, en aquella fiesta, se renovaban los cargos de regidores en una jornada festiva, que incluía una procesión estacional a la antigua parroquia de San Pedro que terminaba en la colegiata, así como un festejo taurino. La mayor parte de las actuales veneras de plata sobredorada pertenecen a la acuñación de 1836, momento en que se suprimieron las que quedaban de oro.

Dominio del mal, la rabia y el demonio: San Miguel, Santa Quiteria, San Bartolomé y San Juan de Sahagún. No podían faltar las cadenas en aquellos santos que tuvieron sujetas pasiones o vencido al mismísimo Satanás. San Miguel, en algunas ocasiones, no solo se le representa venciendo al demonio, sino que le sujeta con una cadena bien visible, como ocurre por ejemplo en la talla renacentista de Sangüesa, el titular de su parroquia en Corella de la segunda década del siglo XVIII y algunos bordados de fines de esta última centuria.

A Santa Quiteria le suele acompañar un perro rabioso a sus pies o un demonio; en ambos casos, sujetos por cadena de grandes eslabones. La tradición le ha atribuido numerosos milagros de sanación, relacionados con la rabia, puesto que los perros se tranquilizaban ante la presencia de sus imágenes. En Navarra contó con sendas cofradías en Tudela y Bigüézal y en ambos casos se le consideraba abogada contra la rabia.

En el primer caso contó con cofradía desde el siglo XIV, que estaba asociada en el siglo XVIII a San Julián, patrono de los cazadores. Cuenta con ermita propia, a la que acudían las gentes a marcar en los costillares de sus perros el escudo candente de la santa, que fue lazareto ocasional hasta el siglo XIX. En Bigüézal cuenta con ermita y a su fiesta acudían pastores y vecinos para bendecir a sus perros, con el ritual propio del monasterio de Leire, dándoles pan con agua y sal previamente pasados por agua bendita. Su cofradía se había establecido en la localidad en 1731, con motivo de una epidemia de rabia, según el censo de 1772.

Destacaremos algunos ejemplos en donde el encadenado es el mismo perro rabioso, como la tabla tardogótica del retablo de Muruzábal o sus representaciones renacentistas en Aquerreta o Badostáin. También, el apóstol San Bartolomé representado, por lo general, desollado y con el cuchillo, suele acompañarse de unas visibles cadenas con las que sujeta al pintoresco demonio. La representación se basa en un pasaje de la vida del apóstol, concretamente en la liberación del demonio a la hija del rey Polimio de Armenia, presentándolo encadenado ante el monarca.

Entre las representaciones en escultura del santo con grandes cadenas sujetando al diablo, citaremos las renacentistas de Larrángoz, Tabar, Ugar y Ochagavía, las romanistas de Arizaleta y Zabaldica, las tallas barrocas de Goyano y Berbinzana y las dieciochescas de Ribaforada, de filiación aragonesa y la del retablo mayor de Lesaca, obra de Juan Bautista Mendizábal (1753).

Sus imágenes son abundantísimas en Navarra en distintos períodos artísticos.

San Juan de Sahagún, patrón de la provincia agustina de Filipinas, a la que pertenecía Marcilla, tiene su lugar entre los lienzos realizados por José María Romero (1890-1891) para la escalera real del convento. Pese a ser representado como protector de las almas del purgatorio, disciplinándose y como protagonista de numerosos milagros, en Marcilla aparece sobre el orbe y el demonio, a los que sujeta con una cadena, dando a entender con ello que venció a ambos.

Como atributos, amén de la estrella en el hábito y el crucifijo, encontramos el pan y el agua, por sus continuas vigilias y ayunos. No falta la perdiz, protagonista de un suceso que la leyenda le atribuye, según el cual el ave que le sirvieron cuando estaba enfermo, recobró su plumaje y marchó cuando el santo le ordenó seguir su camino. Su mensaje es mostrar al santo como penitente y vencedor de las tentaciones. En grandes mansiones por privilegio real. La estancia de la familia real en Corella en el verano de 1711, en la casa de los Sesma, erigida a partir de 1704, trajo consigo la concesión en 1712 de una cédula real, a modo de agradecimiento por la hospitalidad recibida.

En ella, Felipe V concedió la gracia y privilegio de colgar las cadenas en la fachada del edificio, algo que se hizo en lugar bien patente, sobre las puertas de ingreso a esta y bajo los balcones principales, ostensiblemente visibles, como gran signo de autoridad, prestigio e imagen pública. Con ello se simbolizaba el haber albergado a la familia real.

La casa Navascués-Orovio de Cintruénigo también contó con unas enormes cadenas a ambos lados de su puerta principal desde 1707, para significar el derecho de asilo concedido por Felipe V a don José Navascués y Arguedas, monarca que se hospedó en ella en 1706. Actualmente, se conservan en el zaguán de la casa Navascués. Pilar Andueza publicó el dato referente a la casa principal de los Vizcaíno en Miranda de Arga, construida a partir de 1695 por el coronel Juan José Vizcaíno que logró del rey, además de un asiento en las Cortes y el privilegio de levantar cuatro torres en su casa, la colocación de cadenas en puertas y ventanas, en 1700 gracias a un notable donativo a la real hacienda.

Universidad de Navarra
Seguir leyendo

COLUMNAS

Deben existir más oportunidades laborales para personas con discapacidad

Publicado

-

Consejo Editorial Conadi

Alguna vez nos hemos preguntado ¿cuáles son esos desafíos que obstaculizan la inclusión laboral de las personas con discapacidad? Pues son varios los aspectos  que limitan al colectivo a lograr su inclusión laboral como el desconocimiento, indiferencia, prejuicios, discriminación, entre otros.

Recordemos que la Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad nos dice que las personas con discapacidad pueden ejercer sus derechos laborales en igualdad de condiciones que las demás.

Por lo tanto, las entidades públicas y el sector privado deben valorar a la persona con discapacidad por sus conocimientos y habilidades, ya que prejuicios anticipados basados en la tradición y los estereotipos provocan una estimación superficial de las personas con discapacidad, conducen a la discriminación y la exclusión del colectivo.

Toda persona con discapacidad tiene derecho a trabajo digno, salario equitativo, entorno inclusivo y accesible.

No cabe duda de que, en los últimos años, se ha avanzado considerablemente en materia de sensibilización, y que cada vez son más las empresas que apuestan por el talento de las personas con discapacidad. Sin embargo, hay un gran índice de personas con discapacidad que no cuentan con un
empleo. 

Ante esta situación, el Conadi seguirá promoviendo la inclusión laboral de las personas con discapacidad a través de acciones que busquen garantizar la igualdad de oportunidades, trato justo y motivar a la creación de un entorno de trabajo inclusivo  

La inclusión laboral de personas con discapacidad es brindar oportunidades tanto para el trabajador con discapacidad como para el equipo humano de una organización o empresa, porque favorecen al aprendizaje mutuo.

El Conadi insta a los dirigentes de la institucionalidad pública y sector privado a que se sigan sumando para brindar más oportunidades laborales a las personas con discapacidad.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Embajadores de nuestra tierra

Publicado

-

Anaité Castillejo  

Presidenta de la Comisión de Turismo Sostenible Agexport

[email protected]

Yo veo a mi país, sus bellos destinos y su gente, y pienso en el turismo, y como comúnmente es etiquetado como un sector económico, la industria sin chimeneas, un conjunto de industrias que atraen visitantes y generan ingresos. Sin embargo, ¿qué pasaría si vemos más allá de los números las estadísticas? ¿Y si consideramos que cada individuo es un embajador de su país, un catalizador de experiencias y un vínculo entre culturas?

El turismo no es solo un sector, es una responsabilidad compartida. Cada persona que vive en una tierra bendecida con paisajes impresionantes, rica historia y una cultura vibrante, es un representante de ese destino. Cada guatemalteco es un embajador de su país.

El turismo es más que una industria, las campañas promocionales o las estrategias de marketing turístico. Se trata de un compromiso personal con la hospitalidad y el orgullo nacional. Imagina el impacto si cada ciudadano se sintiera responsable de brindar una cálida bienvenida a los visitantes, compartiendo con ellos la belleza de nuestros paisajes, la riqueza de nuestra cultura y la calidez de nuestra gente.

Cada persona es un embajador de turismo: orgullo nacional, amabilidad hacia los turistas y promoción de Guatemala.

La amabilidad es una moneda universal en el mundo del turismo. Cada sonrisa, cada gesto de cortesía, es una oportunidad para dejar una impresión duradera en los corazones de quienes nos visitan. No se trata solo de transacciones comerciales, sino de conexiones humanas genuinas que trascienden las barreras del idioma y la nacionalidad.

Ser un embajador del turismo implica más que recibir a los visitantes con los brazos abiertos. También, implica fomentar un espíritu de exploración y descubrimiento entre nuestros propios compatriotas. Invitar a amigos y familiares a explorar los rincones ocultos de nuestra tierra, compartir historias y tradiciones, y celebrar la diversidad que nos hace únicos.

Guatemala es mucho más que un destino turístico; es un tesoro cultural esperando a ser descubierto por el mundo. Y este tesoro cultural debe ser respetado a través de un turismo sostenible y responsable, el cual se promueve a través de la Comisión de Turismo Sostenible de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport).

Entonces, la próxima vez que te encuentres con un turista perdido en las calles de Antigua o maravillado por la grandeza de Tikal, recuerda que tú también eres parte de esa experiencia. Tu actitud, tu hospitalidad, tu pasión por tu tierra, todo contribuye a hacer de Guatemala un destino inolvidable.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Catalizador para el desarrollo económico del país

Publicado

-

Ing. Byron Gaitán,

Gerente General ZOLIC

[email protected]

La reciente autorización y habilitación de quinta Zona de Desarrollo Económico Especial Pública (ZDEEP), Zona Libre Quetzal, marca un hito crucial en el avance económico del país. Esta decisión, tomada por las autoridades de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) y la Junta Directiva de Zona Libre de Industria y Comercio Santo Tomás de Castilla (ZOLIC), resalta la importancia estratégica de las ZDEEP como motores de crecimiento y progreso.

En el corazón de esta decisión radica la confianza y certeza jurídica que ofrece el régimen de Zonas Libres en el país. Esta figura vigente en Guatemala desde hace 51 años, conocida por su capacidad para fomentar la inversión y el desarrollo, se consolida aún más con la creación de la Zona Libre Quetzal. Desde su concepción hasta la construcción de las primeras ZDEEP, se han invertido significativos recursos, evidenciando el compromiso del país con el crecimiento económico sostenible.

Zona Libre Quetzal, es mucho más que un proyecto de infraestructura. Es una señal clara de que Guatemala está abierta para las inversiones transparentes y comprometidas con el progreso y la generación de desarrollo. Esta afirmación resume el sentir general en torno al fomento en los últimos años de este régimen su promoción nacional e internacional desde ZOLIC, porque estamos claros que se perfila como un motor clave para la atracción de inversiones y la creación de empleo en la región.

”Zona Libre Quetzal es mucho más que un proyecto de infraestructura. Es una señal clara de que Guatemala está abierta para las inversiones transparentes y comprometidas con el progreso y la generación de desarrollo.“

Un aspecto notable de la ZDEEP Zona Libre Quetzal es su enfoque en la sostenibilidad ambiental. La integración de tecnologías eco-amigables, como paneles solares y sistemas de iluminación eficientes, demuestra un compromiso con la preservación del entorno natural mientras se impulsa el crecimiento económico, y a esto hay sumarle el compromiso por generar empleo local que impacte positivamente en la transformación económica y social de su entorno.

Ubicada estratégicamente a cuatro kilómetros de distancia de Puerto Quetzal, esta nueva ZDEEP se posiciona como un centro logístico crucial para el comercio internacional. Esta proximidad a las principales rutas comerciales ofrece una ventaja competitiva invaluable, no solo para las empresas locales, sino también para aquellas que buscan expandirse en la región y aprovechar en Nearshoring.

En los últimos tres años, se han puesto en marcha otras ZDEEP en Zacapa, San Marcos y Escuintla, junto con PUMA I, la primera ZDEEP aprobada hace más de 10 años. Actualmente, existen cinco zonas en funcionamiento y ocho más autorizadas por ZOLIC, listas para iniciar operaciones una vez autorizadas por SAT. Además, siete proyectos han iniciado el proceso para convertirse en nuevas Zonas de
Desarrollo.

Guatemala tiene ante sí una gran oportunidad de despegue económico de la mano de estas Zonas de Oportunidad, las ZDEEP. Son un instrumento vital para atraer inversión, crear empleo y estimular el crecimiento económico en todo el país, cada Zona de Desarrollo está pensada, diseñada y construida con infraestructura de primer nivel con la mejor calidad.

La autorización y habilitación de la Zona Libre Quetzal es un paso crucial en este viaje, pero seguramente lo será más la pronta entrada en operación solo uno de los primeros usuarios augura la generación de 400 empleos nuevos y esto nos encamina hacia un futuro más próspero y sostenible para todos los guatemaltecos.

Ing. Byron Gaitán
Seguir leyendo

Directorio

  • Dirección General: Carlos Morales Monzón
  • Coordinación de Redacción: Katheryn Ibarra
  • Editores: Jose Pelico, Erick Campos y Carlos Ajanel
  • Editora Web: Magaly Alvarado
  • Deportes: Max Pérez

más temas

©2024 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.