Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

Los jóvenes y el extranjero

Publicado

-

Regresan a su país a aplicar sus conocimientos y experiencias.

Anualmente despido a una buena cantidad de jóvenes que van a otros países a realizar estudios de corto, mediano o largo tiempo. Son múltiples los países que ofrecen becas para realizar estudios, desde una estadía de un mes, seis meses, un año, hasta cinco años o más.

En el pasado el hecho de realizar estudios en otro país era un verdadero sacrificio, las posibilidades eran muy reducidas, el manejo del inglés era una condición que obstaculizaba, la comunicación con los familiares requería esfuerzo, el costo de una llamada internacional significaba gran cantidad de dinero. A eso se le sumaba que no todas las familias contaban con teléfono residencial. Esas condiciones han cambiado, las ofertas de becas han aumentado, el manejo de un segundo idioma es algo a lo que muchos jóvenes tienen acceso, la comunicación es, no solo gratuita, sino que  existen muchas formas y aplicaciones que han eliminado esa limitación. He tenido la oportunidad de visitar universidades de varios países del mundo y me da alegría cuando me saludan estudiantes guatemaltecos, quienes realizan sus estudios y, en muchos casos, son profesores en esas universidades. Me he sentido alegre por el esfuerzo de esos hombres y mujeres que han sacrificado su familia, su país, y su comunidad para buscar una formación que los lleve hacia un mejor futuro para ellos y su contexto. Otros en gran proporción regresan a su país a aplicar sus conocimientos y experiencias de aprendizaje, de manera que el país y la ciencia de su especialidad se ven beneficiados. Recientemente, despedí a 17 jóvenes que viajarán a Taiwán a realizar estudios de especialización y maestría, igual lo he hecho cuando viajan a Corea del Sur, o cuando van a Japón, Israel, España, Francia o Estados Unidos, son muchos los países amigos que contribuyen a mejorar las condiciones de los guatemaltecos, a través de oportunidades que les cambian la vida.

Invito a los jóvenes inquietos, aquellos que desean romper fronteras e ir a buscar otras oportunidades de estudio a  culturas distintas, para que no dejen pasar el momento, se informen de los detalles, la Segeplan es el ente encargado de concentrar la información y de esa forma pueden lograr una oportunidad que cambie el rumbo de sus vidas.

Oscar Hugo López
Seguir leyendo

COLUMNAS

Gran transición demográfica en el mundo y en Chile (II)

Publicado

-

Klaus Schmidt-Hebbel
Profesor Investigador, Centro de Investigación Sociedad y Empresa

El régimen del Partido Comunista de China (PCC) es el caso más extremo e inestable en sus políticas demográficas. En la gran hambruna de 1959-1961 murieron 45 millones de chinos.

El genocidio étnico ha costado la vida de 2 millones de tibetanos y uigures entre 1949 y el presente. Se estima que la política de “Un solo hijo”, adoptada por el PCC entre 1982 y 2015 (a través de castigos y abortos forzosos), impidió el nacimiento de 300 millones de chinos entre 1982 y 2015. Pero pagando elevadas multas por hijos adicionales, las parejas podían tener más hijos.

A menudo se afirma (equivocadamente) que la menor población mundial sería catastrófica: el envejecimiento llevaría a menor ahorro.

¡Qué ironía: el PCC implementó la política demográfica más clasista de la historia, permitiendo solo a los ricos tener más hijos! Casi todo lo anterior se ha revertido desde 2021 (pero continúa el genocidio de las dos minorías mencionadas), cuando el PCC adoptó políticas pronatalistas para incrementar la población china. También varios países democráticos y desarrollados han adoptado políticas pronatalistas, que incluyen exenciones tributarias y distintos subsidios a familias con hijos.

Varios beneficios son no focalizados (y luego regresivos) o se focalizan en mujeres jóvenes y vulnerables (quienes vuelven al círculo vicioso de hijos y pobreza).

Estos programas públicos son muy caros (cuestan hasta 3-4 por ciento del PIB); cada hijo nacido bajo estos programas ha costado 1-2 millones de dolares en Francia y Polonia. Esto ilustra un resultado general de las políticas pronatalidad: son carísimas y poco efectivas (The Economist, 25 mayo 2024).

A menudo se afirma (equivocadamente) que la menor población mundial sería catastrófica: el envejecimiento llevaría a menor ahorro, las pensiones serían insostenibles, la innovación caería y el poder militar se debilitaría.

Nada de esto se ha observado entre 1950 y ahora, cuando la tasa de crecimiento poblacional cayó a la mitad y la expectativa de vida promedio mundial ha aumentado de 53 a 73 años. Más aún: una menor presión demográfica es una condición necesaria (pero no suficiente) para evitar la catástrofe ambiental global que asola al mundo.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

La vida delos peces

Publicado

-

Gonzalo Andrés Serrano

Facultad de Artes Liberales

De igual forma como lo haría el caballito de mar enano (quien ostenta el récord de ser el nadador más lento del mundo con un desplazamiento de 0.0805 kilómetros por hora), así llego yo al debate sobre los peces, sus habilidades y sentimientos.

Y lo haré como un salmón, nadando en contra la corriente y en aguas turbulentas, porque resulta difícil luchar contra la fuerza de un chiste o un meme, pero espero salir a flote recurriendo a un ámbito donde me muevo como pez en el agua, como lo es la historia de Valparaíso.

Y es que, a fines del siglo XIX, se vivió un debate parecido respecto a la forma como debíamos tratar a los animales. Influidos por los extranjeros que pululaban por aquellos años en el puerto, los habitantes locales comenzaron a cuestionar la forma como la mayoría trataba a las bestias.

En 1899, un lector citaba como ejemplo la existencia de una Sociedad Protectora de Animales en Buenos Aires, una organización que facultaba a sus miembros, provistos de una medalla, para conducir a los abusadores a la policía.

Las cartas al director de El Mercurio de Valparaíso son generosas en denuncias de maltratos y la ausencia de una ley que castigara con multas o prisión a quienes se encarnizaban con las bestias.

En 1899, un lector citaba como ejemplo la existencia de una Sociedad Protectora de Animales en Buenos Aires, una organización que facultaba a sus miembros, provistos de una medalla, para conducir a los abusadores a la policía.

Unos años después, las autoridades se reunieron para imitar a los argentinos. En vez de una insignia, repartían tarjetas, cuestión que muchos miraron con indiferencia. Por eso, el diario llamaba, en 1911, a formar una sociedad oficialmente constituida con el fin de proteger a los animales usando el brazo de la ley.

Las cartas al director aumentaban en el invierno cuando los caballos, bueyes y burros eran obligados a transportar grandes cantidades de carga en calles llenas de barro donde apenas podían
avanzar. 

El 5 de junio de 1915, por ejemplo, un suscriptor había presenciado este triste espectáculo en Yolanda y compartía su relato de los animales atascados en el barro: “y sus conductores estaban entregados, con verdadera crueldad a la tarea de azotar y picanear caballos y bueyes”.

Este tipo de reclamos dieron vida durante esos días a la primera Sociedad Protectora de Animales en el puerto y a la publicación de un reglamento que buscaba normar el trato hacia las bestias como se hacía en la capital. Ahí se establecía el límite de personas  y de peso con que se podía cargar a un animal, como también la cantidad de kilómetros que podía recorrer sin descanso. 

Se prohibía usar picana con clavo, huasca de mango de fierro o madera, uso de espuela en carretoneros; hacer trabajar a un animal herido, enfermo o muy flaco; golpear por ira a un animal con un hierro o un palo; castigar con furor en la cabeza, costillas o las patas; golpear a un animal caído, etc.

Sin embargo, aunque el foco estaba puesto principalmente en los animales de carga que solían ser más abusados, la nueva organización apuntaba a erradicar, además, otro tipo de crueldades.

Por ejemplo, vender las langostas tomadas de las antenas, causando horribles contorsiones, lo mismo que golpearlas para demostrar que estaban vivas.

También citaba el caso de los que amaestraban tórtolas para hacer espectáculos en la calle: “llenándoles el buche de municiones para que el peso les impida volar”.

De esta forma se dieron los primeros pasos para asumir que, aunque los animales estaban a disposición del ser humano para su uso y consumo, esto no validaba el uso de la violencia y crueldad innecesaria, cuestión que también podría ser aplicable a los peces. ¿O estoy hablando puras cabezas de pescado?

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

De arriba abajo, palabras particulares(II)

Publicado

-

Joseluís González 

Profesor y escritor 

@dosvecescuento

Lo consultó con una atención infantil, asimiló las informaciones y comparó los dibujos, y entonces supo él y supe yo para siempre la diferencia entre un dromedario y un camello. Al final me puso el mamotreto en el regazo y me dijo: ‘Este libro no solo lo sabe todo, sino que es el único que nunca se equivoca’”.

Aunque útiles, los diccionarios no siempre delimitan las fronteras y edades de los significados. El célebre nieto del coronel Nicolás Ricardo Márquez Mejías se encargó de dejar ejemplos de errores o imprecisiones o de demasías de esos tesoros de voces. Pero resulta cierto que son libros unidos por los lazos y parecidos de parentesco y que suelen tener cierto aire de familia. 

Si uno de esos catálogos de palabras reúne las “de una misma disciplina, de un mismo campo de estudio, de una misma obra, etc., definidas o comentadas” se le llama glosario. Tres mujeres, especialistas en tres dominios del conocimiento, han agrupado en los últimos meses términos que explican con soltura, con precisión y con gracia.

Los diccionarios no siempre delimitan las fronteras y edades de los significados.

No se limitan a la definición instructiva de las entradas sino que amplían con observaciones, y a veces con la experiencia particular y peripecias, el contorno de las palabras que eligen. Consiguen que no sean únicamente obras de consulta dispuestas en orden alfabético sino de lectura de arriba abajo.

Eva Belmonte supo reencauzar su actividad profesional de redactora en un diario y acertó al descubrir que podía diseccionar la información y la fisonomía sepultadas en un mausoleo de leyes y disposiciones: el Boletín Oficial del Estado.

Es la autora del Diccionario ilustrado BOE-español. No solo distingue las diferencias entre libre designación y personal eventual. Su visión crítica y sus aclaraciones de ejemplos perfilan conceptos que viven con significado distinto al nuestro de los días normales: abandono, hábiles, premio nacional.

Los dibujos de Mauro Entrialgo y el compromiso de su humor dan una dimensión política a este práctico glosario. De su  Ortotipografía para diseñadores Raquel Marín Álvarez ha extraído un ramillete de consejos para afinar la correcta presentación de escritos.

Trucos infalibles para pulir textos proclama el título de este sucinto glosario. Teclear bien una dirección, un precio, títulos, cargos, porcentajes, los puntos cardinales… No viene mal.

La bióloga Mónica Fernández-Aceytuno, divulgadora de prodigios de la naturaleza, lleva años atesorando palabras referidas a cuanto da vida al hábitat en el que tantas veces no reparamos.

Da gusto leer cualquier página de Las 104 palabras de los colores de la Naturaleza, una especie de dietario alumbrado con vivencias, confidencias, una pinacoteca que confirma la arriesgada afirmación de que un vocablo (amaranto, azarcón, enverdir…) puede ser un acontecimiento y una música.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Directorio

  • Dirección General: Carlos Morales Monzón
  • Coordinación General de Redacción: Miguel González Moraga
  • Coordinación de Información: Mario Antonio Ramos
  • Editores: Carlos Ajanel Soberanis, Jose Pelico, Erick Campos, Katheryn Ibarra y Max Pérez
  • Página Web: Isabel Juárez

©2024 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.