Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

Las cartas ¿todavía se usan?

Publicado

-

Vivimos en una era de comunicaciones instantáneas y parecen ya lejanas las épocas en que uno tenía que tomar lápiz y papel para escribir una carta y luego mandarla. La espera para recibir la respuesta podía ser muy larga y se sentía eterna. Ahora las cartas parecen exclusivas de las oficinas, que también las usan cada vez menos.

Por eso me causó mucha sorpresa que las Aldeas Infantiles SOS en Guatemala me invitaran a dar un taller acerca de cómo contar historias por medio de cartas. Acepté de inmediato porque esto reúne dos formas de escribir a las que me he dedicado por muchos años: la correspondencia fue el pan diario cuando era secretaria, y la narrativa, pues es mi pasión.

Esta entidad no lucrativa acoge a niños que lo necesitan, tengan o no padres, y les otorga un entorno familiar, una casa. Muchas veces aceptan hermanos, por lo que pueden seguir creciendo unidos en un hogar. Junto a otros niños y una educadora, que hace las veces de mamá, viven en familia, por lo que no se pierden de ninguna
experiencia de la infancia y adolescencia.

La organización funciona en todo el mundo, y en Guatemala tiene presencia en varios departamentos. En una sociedad en que tantos niños son dejados a su suerte, su labor es admirable.

Como se puede adivinar; para funcionar necesitan de la ayuda de la mayor cantidad de personas. Así que dentro y fuera del país cuentan con padrinos para estos niños, que los apoyan y acompañan, aunque sea a la distancia, en su crecimiento y formación.

Precisamente para que quienes colaboran con los niños puedan enterarse de lo que pasa en sus vidas, cada año las directoras de estos centros les escriben dos cartas que van acompañadas de  fotografías.

Escribir estas cartas es una tarea difícil, ya que deben encerrar tantas vivencias y sentimientos que los acerquen a sus ahijados. Por años lo han hecho muy bien; se nota que han desarrollado la habilidad de poner en palabras y en papel eso en lo que su ayuda se traduce.

Son historias de retos y obstáculos, pero también de triunfos diarios y metas logradas. A pesar de que las directoras de estos proyectos tienen mil cosas que hacer, pues trabajan los siete días de la semana, sin horario de entrada ni salida, se toman el tiempo para sentarse a escribir.

Ante esta experiencia y loable labor, yo solo llegué a refrescarles ciertas nociones. Y mi mayor aporte fue, creo, compartirles trucos y métodos para hacer su escritura más efectiva y ordenada.

No se puede enseñar a escribir en un taller, pero sí compartir experiencias para probar con nuevos métodos. Ojalá les haya aportado algo.

Jessica Masaya
Seguir leyendo

COLUMNAS

No Violencia hacia la Mujer con discapacidad

Publicado

-

Consejo Editorial Conadi

El Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer se conmemora cada 25 de noviembre para denunciar la violencia hacia las mujeres y en memoria de las hermanas Mirabal, activistas dominicanas, asesinadas en 1960.

Los tipos de violencia contra la mujer son un tema por demás importante, pertinente y atingente. No debemos olvidar que el entorno social de los países de la región esta matizado por la violencia y exclusión hacia las mujeres, producto de ideas machistas que en forma atávica han pasado de generación en generación y se han arraigado en nuestro imaginario.

Respecto a la violencia hacia la mujer y niñas con discapacidad, existen prácticas como la esterilización forzada y abortos coercitivos, que en su mayoría cuentan con el consentimiento de padres de familia o encargados, acción relacionada con la interdicción; es decir, la restricción de la capacidad jurídica aplicada a personas con discapacidad, vulnerando de esta manera el derecho a la igualdad de reconocimiento como persona ante la ley, derecho a la vida, a la protección contra la explotación, violencia y abuso, entre otros.

Las mujeres con discapacidad deben tener conocimiento que existen leyes, instituciones y organizaciones que pueden darles acompañamiento y ayuda.

Ante esta situación, el Comité de Expertos sobre Discapacidad de Naciones Unidas, con motivo de la evaluación al Estado de Guatemala respecto al cumplimiento de la Convención Sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, emitió observaciones y recomendaciones para abolir estas prácticas que atentan contra la vida y dignidad de las mujeres con discapacidad.

Uno de los motivos que genera la vulnerabilidad de las mujeres con discapacidad es la falta de empoderamiento de sus derechos. Claro ejemplo es el estudio realizado durante la Encuesta Nacional de Discapacidad del 2016, que dio a conocer que las mujeres con discapacidad auditiva son mayormente vulnerables a la violencia sexual, porque el victimario aprovecha las barreras comunicacionales por el desconocimiento de lengua de señas y la falta de una cultura de denuncia en la población.

Las mujeres con discapacidad deben tener conocimiento que existen leyes, instituciones y organizaciones que pueden darles acompañamiento y ayuda para erradicar las acciones de violencia en su vida. Las mujeres con discapacidad tienen el derecho a no ser violentadas y a ejercer sus derechos plenamente.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

Natas y Master of Puppets – Parte final

Publicado

-

Rewind me

David Lepe

[email protected]

Natas, después de enterarse de que se habían quedado sin instrumentos y pista para su interpretación en la Competencia de Playback, demostró su inesperado talento de problem solving y giró nuevas instrucciones a sus dos compañeros: “Vos, andá con los que cantaron Libre Sentimiento y pedí prestadas sus guitarras acústicas, y vos decile a mi traida que te dé su casete de Master of Puppets, es una copia mal grabada pero no nos queda de otra. Andá vos porque está mascada conmigo”.

Minutos después, el conductor de la competencia hizo el llamado a Metallica. Se subieron al escenario los tres jóvenes, con playeras negras y pantalones rotos. Natas tenía en una mano el micrófono y con la otra se agarraba la peluca en la cabeza, ya que le quedaba grande. Sus dos acompañantes sostenían las guitarras acústicas.

Le dieron play a la canción y apenas se escuchaba. Por más que el DJ le subió todo el volúmen a las bocinas, la canción sonaba desastrosa, como si la estuviéramos escuchando a una cuadra de distancia. Eso no les importó a los intérpretes metaleros quienes desde el inicio saltaron y movieron la cabeza de arriba a abajo y en círculos.

Haciéndose las graciosas, un grupo de chicas tiró monedas al escenario.

End of passion play/crumbling away”, fueron los primeros gritos de Natas, mientras sus ojos lucían perdidos, como poseídos, y su cuerpo se balanceaba hacia los curiosos asistentes en la primera fila.

Los guitarristas golpeaban las cuerdas al ritmo de la canción. “Tengan cuidado, las guitarras son de mi tío y me las cobrará si las dañan”, gritó un estudiante. Todo el público se carcajeó.

Natas se percató del chiste y comenzó a gritar más fuerte. Una amiga que me acompañaba en el público preguntó si era necesario gritar y escupir tanto al cantar esa canción. Le respondí que no estaba seguro, pues nunca había visto a James Hethfield en vivo.

Haciéndose las graciosas, un grupo de chicas tiró monedas al escenario. Uno de los guitarristas detuvo su actuación y guardó algunas chocas en sus bolsillos. Surgió una nueva ola de carcajadas.

Uno de los profesores y miembros del jurado calificador se acercó al DJ y después de una corta conversación, movió los brazos en señal de “detengan esto”. Seguramente preguntó cuánto duraba la canción y después de la respuesta del DJ habrá pensado que no podía soportar más de 8 minutos y medio de ridículo.

Detuvieron la canción y el profesor gritó: “Gracias, siguiente”.

Me sentí orgulloso de Natas. Mi amiga, quien no sabía nada de música rock, expresó: “Si tenés esa canción, quisiera escucharla”. ¡Gran batalla, Natas! Igual pienso de Stranger Things y la fantástica escena de Eddie Munson (Joseph Quinn) tocando Master of Puppets, mientras se acercaba su batalla final contra un batallón de horrorosas criaturas voladoras.

Ya sea la escena de una serie con presupuesto millonario o una actuación (a medias) en una competencia colegial de playback, tan solo queda decir: El mensaje llegó. Misión cumplida.

David Lepe
Seguir leyendo

COLUMNAS

Otras cadenas y su significado en las artes de Navarra (III)

Publicado

-

Ricardo Fernández Gracia
Cátedra de Patrimonio y Arte Navarro

En cualquier caso, en aquella fiesta, se renovaban los cargos de regidores en una jornada festiva, que incluía una procesión estacional a la antigua parroquia de San Pedro que terminaba en la colegiata, así como un festejo taurino. La mayor parte de las actuales veneras de plata sobredorada pertenecen a la acuñación de 1836, momento en que se suprimieron las que quedaban de oro.

Dominio del mal, la rabia y el demonio: San Miguel, Santa Quiteria, San Bartolomé y San Juan de Sahagún. No podían faltar las cadenas en aquellos santos que tuvieron sujetas pasiones o vencido al mismísimo Satanás. San Miguel, en algunas ocasiones, no solo se le representa venciendo al demonio, sino que le sujeta con una cadena bien visible, como ocurre por ejemplo en la talla renacentista de Sangüesa, el titular de su parroquia en Corella de la segunda década del siglo XVIII y algunos bordados de fines de esta última centuria.

A Santa Quiteria le suele acompañar un perro rabioso a sus pies o un demonio; en ambos casos, sujetos por cadena de grandes eslabones. La tradición le ha atribuido numerosos milagros de sanación, relacionados con la rabia, puesto que los perros se tranquilizaban ante la presencia de sus imágenes. En Navarra contó con sendas cofradías en Tudela y Bigüézal y en ambos casos se le consideraba abogada contra la rabia.

En el primer caso contó con cofradía desde el siglo XIV, que estaba asociada en el siglo XVIII a San Julián, patrono de los cazadores. Cuenta con ermita propia, a la que acudían las gentes a marcar en los costillares de sus perros el escudo candente de la santa, que fue lazareto ocasional hasta el siglo XIX. En Bigüézal cuenta con ermita y a su fiesta acudían pastores y vecinos para bendecir a sus perros, con el ritual propio del monasterio de Leire, dándoles pan con agua y sal previamente pasados por agua bendita. Su cofradía se había establecido en la localidad en 1731, con motivo de una epidemia de rabia, según el censo de 1772.

Destacaremos algunos ejemplos en donde el encadenado es el mismo perro rabioso, como la tabla tardogótica del retablo de Muruzábal o sus representaciones renacentistas en Aquerreta o Badostáin. También, el apóstol San Bartolomé representado, por lo general, desollado y con el cuchillo, suele acompañarse de unas visibles cadenas con las que sujeta al pintoresco demonio. La representación se basa en un pasaje de la vida del apóstol, concretamente en la liberación del demonio a la hija del rey Polimio de Armenia, presentándolo encadenado ante el monarca.

Entre las representaciones en escultura del santo con grandes cadenas sujetando al diablo, citaremos las renacentistas de Larrángoz, Tabar, Ugar y Ochagavía, las romanistas de Arizaleta y Zabaldica, las tallas barrocas de Goyano y Berbinzana y las dieciochescas de Ribaforada, de filiación aragonesa y la del retablo mayor de Lesaca, obra de Juan Bautista Mendizábal (1753).

Sus imágenes son abundantísimas en Navarra en distintos períodos artísticos.

San Juan de Sahagún, patrón de la provincia agustina de Filipinas, a la que pertenecía Marcilla, tiene su lugar entre los lienzos realizados por José María Romero (1890-1891) para la escalera real del convento. Pese a ser representado como protector de las almas del purgatorio, disciplinándose y como protagonista de numerosos milagros, en Marcilla aparece sobre el orbe y el demonio, a los que sujeta con una cadena, dando a entender con ello que venció a ambos.

Como atributos, amén de la estrella en el hábito y el crucifijo, encontramos el pan y el agua, por sus continuas vigilias y ayunos. No falta la perdiz, protagonista de un suceso que la leyenda le atribuye, según el cual el ave que le sirvieron cuando estaba enfermo, recobró su plumaje y marchó cuando el santo le ordenó seguir su camino. Su mensaje es mostrar al santo como penitente y vencedor de las tentaciones. En grandes mansiones por privilegio real. La estancia de la familia real en Corella en el verano de 1711, en la casa de los Sesma, erigida a partir de 1704, trajo consigo la concesión en 1712 de una cédula real, a modo de agradecimiento por la hospitalidad recibida.

En ella, Felipe V concedió la gracia y privilegio de colgar las cadenas en la fachada del edificio, algo que se hizo en lugar bien patente, sobre las puertas de ingreso a esta y bajo los balcones principales, ostensiblemente visibles, como gran signo de autoridad, prestigio e imagen pública. Con ello se simbolizaba el haber albergado a la familia real.

La casa Navascués-Orovio de Cintruénigo también contó con unas enormes cadenas a ambos lados de su puerta principal desde 1707, para significar el derecho de asilo concedido por Felipe V a don José Navascués y Arguedas, monarca que se hospedó en ella en 1706. Actualmente, se conservan en el zaguán de la casa Navascués. Pilar Andueza publicó el dato referente a la casa principal de los Vizcaíno en Miranda de Arga, construida a partir de 1695 por el coronel Juan José Vizcaíno que logró del rey, además de un asiento en las Cortes y el privilegio de levantar cuatro torres en su casa, la colocación de cadenas en puertas y ventanas, en 1700 gracias a un notable donativo a la real hacienda.

Universidad de Navarra
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Dirección General: Silvia Lanuza
  • Coordinación de Redacción: Katheryn Ibarra
  • Editores: Jose Pelico, Erick Campos y Carlos Ajanel
  • Editora Web: Magaly Alvarado
  • Webmaster: Juan Pablo Ortiz
  • Deportes: Max Pérez

más temas

©2022 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.