Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

La pobreza se combate con educación

Publicado

-

MSc. Elsie Sierra [email protected]

Un país próspero, con oportunidades para sus habitantes, es un país educado donde la ignorancia no le gana a la salud, al conocimiento y al desarrollo económico y social. En la historia de la humanidad, diversos estudios han demostrado que existe una importante relación entre el nivel de desarrollo de los países y sus sistemas educativos, que comprende desde la investigación científica hasta los avances tecnológicos. Según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), un año adicional de escolaridad incrementa el PIB per cápita de un país entre el 4 % y el 7 % (Perspectivas Económicas para América Latina, 2009).

Sin embargo, es preocupante que, según datos de un informe de la Cepal, Panorama 2018, la pobreza en América Latina hasta 2017 se mantenía en números estables pero, en 2018, se incrementaron de forma alarmante. Con ello se confirma que alrededor de 182 millones de latinoamericanos viven en la pobreza, pero 63 millones se encuentran en la extrema pobreza. Es importante acotar que la pobreza va más allá de la falta de ingresos y recursos para garantizar medios adecuados de vida sostenible, según lo señala el mismo Banco Mundial. Sus manifestaciones son diversas, que van desde el hambre, la desnutrición, la necesidad de una vivienda, así como la falta de acceso a servicios básicos como la educación y la salud. 

Es entonces cuando surge el siguiente cuestionamiento: ¿Cómo combatir todos estos problemas, que al final se relacionan con el tema de Derechos Humanos?  Ante el anterior cuestionamiento, considero que los gobiernos de los países latinoamericanos deben centrar sus planes y políticas en crear mejoras en temas de salud, educación y apertura de oportunidades laborales, que les ayuden a sus habitantes a sufragar lo más elemental en su subsistencia. Por ende, es imprescindible apostar a la educación como medio para que los niños, jóvenes y las personas en general obtengan una mejor capacitación y generación de conocimientos, con el objetivo de promover el acceso al surgimiento de nuevas ideas para la búsqueda de soluciones a estos problemas que afrontan los países.

La educación es necesaria en todos los sentidos. Para alcanzar mejores niveles de bienestar social y de crecimiento económico, lograr la reducción de las desigualdades económicas y sociales, promover mejores niveles de empleo, impulsar el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación; ayudando así al fortalecimiento de las democracias y evolución de los Estados. Es necesario acotar que la educación ha adquirido mayor relevancia en el mundo de hoy, en el que se vive profundas transformaciones, motivadas en parte por el vertiginoso avance de la ciencia y sus aplicaciones, así como el acelerado desarrollo de los medios y las tecnologías de la información. En las economías modernas, el conocimiento se ha convertido en uno de los factores más importantes del desarrollo económico y productivo. Las sociedades que más han avanzado en estos aspectos son aquellas preocupadas en el progreso del conocimiento de sus habitantes, y esto se refleja desde la escolarización, hasta en los procesos de investigación y tecnificación. 

De la educación, la ciencia y la innovación tecnológica dependen, cada vez más, la productividad y la competitividad económicas, así como buena parte del desarrollo social y cultural de las naciones y de los seres humanos que las conforman. Aquellos países que no adecúen las políticas educativas a estándares de calidad y los contenidos programáticos a las necesidades actuales de productividad y económicas del mundo globalizado, pueden afectar el desarrollo evolutivo y la mejora de la calidad de vida de la población, lo que al final se sintetiza en falta de oportunidades y pobreza.

Atrás quedaron los tiempos en que se consideraban las aportaciones en la educación como un gasto. En la actualidad, el conocimiento constituye una inversión muy productiva, estratégica en lo económico y prioritaria en lo social. Se puede entonces afirmar que la educación contribuye a lograr sociedades más justas, productivas y posiblemente equitativas. Por lo que se debe considerar como un bien social, que haga más libres a los seres humanos.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

COLUMNAS

La radio y la juventud guatemalteca

Publicado

-

Marlon Leonel García Estrada

[email protected]

El Día Mundial de la Radio se conmemoró bajo el lema La Radio: un siglo informando, entreteniendo y educando, una oportunidad para reconocer el papel vital que la radio desempeña en las comunidades, y especialmente para involucrar a la vibrante y diversa juventud guatemalteca, de 13 a 30 años, en este medio centenario.

El Consejo Nacional de la Juventud (Conjuve) reconoce la necesidad de promover la participación activa de los jóvenes en la radio, ya que son ellos la fuerza motriz del cambio y la innovación en nuestro país, y la radio ofrece un espacio único para que sus voces sean escuchadas y valoradas.

Desde los rincones más remotos de nuestras tierras hasta los corazones de nuestras ciudades, la radio llega a todos los rincones de Guatemala; convirtiéndose en un puente que une a comunidades diversas, un espacio donde se comparten historias, se promueve la cultura y se fomenta el diálogo intergeneracional.

La radio es clave para la juventud, no solo es fuente de entretenimiento, sino también un medio vital para compartir ideas, perspectivas y cultura.

Es por eso que el Gobierno de Guatemala y Conjuve están comprometidos a promover oportunidades para que los jóvenes puedan expresarse a través de los diferentes medios de comunicación; entre ellos, la radio. Desde programas dirigidos por jóvenes y para jóvenes, hasta talleres de capacitación en producción radiofónica, queremos empoderar a la juventud para que sea agente de cambio en sus propias comunidades.

La radio no solo ofrece entretenimiento y música, sino también educación y conciencia sobre temas importantes que afectan a la sociedad. Es una herramienta poderosa para la promoción de la educación cívica, la salud, el medioambiente y los derechos humanos, temas que resuenan especialmente entre la juventud guatemalteca.

Al celebrar un siglo de radio, instamos a todos los jóvenes de Guatemala a que se sumen a esta conmemoración, y aprovechen este medio para contar sus historias, compartir sus preocupaciones y celebrar sus logros. La radio se ha caracterizado por ser un espacio inclusivo donde todas las voces importan, y lo que se espera es que las juventudes se sientan parte activa de este legado.

En este Día Mundial de la Radio, reafirmamos nuestro compromiso de apoyar y promover la radio como un medio para el empoderamiento de la juventud guatemalteca. 

Marlon Leonel García Estrada
Seguir leyendo

COLUMNAS

La promoción de salud laboral en Chile bajo un análisis interdisciplinario 

Publicado

-

Sala de prensa

La carrera de Nutrición y Dietética de la Facultad de Medicina Clínica Alemana Universidad del Desarrollo (UDD) llevó a cabo el seminario Promoción de salud de los trabajadores. Análisis desde la transdisciplina, formación profesional y marco regulatorio. Este evento contó con la destacada participación de panelistas representantes del Estado, empresa privada y academia.

El objetivo central del seminario fue arrojar luz sobre la situación de la promoción de salud en los lugares de trabajo en Chile. Se exploraron proyectos de investigación, experiencias empresariales y políticas públicas, destacando la importancia de fortalecer la formación en promoción de salud en diversas disciplinas y carreras, no limitándose solo al ámbito de la salud.

Asimismo, se hizo hincapié en abogar por entornos laborales que fomenten hábitos saludables, contribuyendo positivamente a la salud de los trabajadores.

El objetivo central del seminario fue arrojar luz sobre la situación de la promoción de salud en los lugares de trabajo en Chile.

La Dra. Liliana Jadue, vicedecana de las carreras de la salud, y Nut. Rinat Ratner, directora de Nutrición y Dietética UDD, dieron la bienvenida abordando el papel crucial de la formación tanto en pregrado como posgrado para la promoción de salud en el ámbito laboral.

Durante el evento, se presentaron resultados preliminares de diversos proyectos, como el uso de incentivos no monetarios para la reducción de peso corporal, la influencia del entorno alimentario en la salud de los trabajadores y estrategias para reducir la sedestación prolongada.

Destacados profesionales, tanto del ámbito académico como empresarial, compartieron experiencias, incluyendo la implementación de estrategias de promoción de salud en la minería y en empresas
como Codelco y Komatsu Cummins.

José Francisco Castro, intendente de Seguridad y Salud en el Trabajo de la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso), cerró el seminario abordando la importancia de regular la promoción de salud de los trabajadores y delineando los objetivos de la Política Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo.

El evento concluyó con un enriquecedor debate entre panelistas y público, explorando los desafíos y oportunidades para la academia, empresas y gobierno en la implementación de estrategias de
promoción de salud en los lugares de trabajo.

Universidad del Desarrollo
Seguir leyendo

COLUMNAS

En este y desde otros mundos

Publicado

-

Nuria Martínez

Revista Nuestro Tiempo

Esta es la farola de Narnia”, dijo nuestro guía al dejar High Street y tomar St Mary’s Passage. Estábamos en Oxford y, para mí, nuestro viaje académico había llegado a su culmen. C. S. Lewis contaba que Narnia brotó de la imagen de un fauno en un bosque nevado. Imágenes.

Para él lo primero fueron siempre las imágenes, fiel a la certeza de que todo autor está en deuda con el universo real. Un día después paseamos por los jardines londinenses de Kensington, donde jugaban los niños de James Barrie y nació Peter Pan.

La ficción es el arte de plantear interrogantes y hablar de lo abstracto desde lo más concreto: una historia con pies y cabeza que nunca ha existido. El arte de las posibilidades, de los “qué pasaría si” o los “qué habría pasado si”. Mi admiración por C. S. Lewis se consolidó en primero de carrera al descubrir su colección de ensayos De este y otros mundos, sobre los cuentos de hadas. Vislumbré cómo esos territorios imaginarios y compartidos son lugares donde asoma la esencia de la vida humana. 

La ficción no existe sin la vida, ni se sostiene sobre sí misma. 

La ficción no existe sin la vida, ni se sostiene sobre sí misma. La ficción aguanta porque la vida es y porque resulta propio del hombre buscar. Como estudiante de Literatura y Escritura Creativa, a lo largo de mi etapa universitaria ha surgido la ocasión de pensar y repensar sobre la esencia de este oficio. Hasta el momento, la definición que más me convence, aunque tal vez la menos académica, es que la literatura es el arte de la palabra, la memoria y la imaginación que crea diálogos entre la humanidad y la vida. 

El arte de la palabra no necesita explicación. El de la memoria, tanto la común como la personal, de una cultura y de un escritor, es el recuerdo y la acumulación de experiencias vividas o leídas, de sentimientos y pensamientos que de forma más o menos inconsciente se reflejan y dan vida a la ficción. Y el de la imaginación surge cuando la realidad almacenada sale a la luz proyectada en ese universo de posibilidades. 

Crear diálogos entre la humanidad y la vida. Las historias son primero un diálogo de su autor hacia dentro y con el mundo. Después, con el lector, que acaba hablando consigo mismo y tal vez entable otra conversación con alguien cercano, y vuelta a empezar.

Un telar infinito e invisible de conexiones entre personas y personajes, lectores y escritores que siempre tiene como punto de partida y retorno ese mapa que es la realidad. Una conversación en la que se plantean preguntas y se genera una vía de unión. Es necesario llenarse del mundo para anhelar el mundo, decía Miguel de Unamuno, recogernos en nosotros mismos para darnos a los demás enteros e indivisos. 

Añado otra característica de una narración, entre tantas que dejo en el tintero: honestidad con el mundo real. Citando a Chesterton, el más fantástico de los relatos sobre dragones es honesto con la realidad porque no quiere decir que los dragones existan, sino que pueden ser vencidos. Y la más humilde y realista novela sobre una familia rota será deshonesta si traiciona la condición humana o presenta falsas expectativas o situaciones inverosímiles. La buena ficción habla de lo real sin engaños ni promesas vacías. 

Releo de vez en cuando estas citas para no olvidar cómo la ficción puede estar al servicio de la vida. Somos limitados; hay experiencias que no viviremos. Otras es mejor no vivirlas. Pero la ficción nos introduce en ellas. Como el deseo de lo indeterminado que proyecta el país de las hadas de C. S. Lewis en el lector, sobre todo en el niño. No hace que el mundo real le aburra o se vacíe de él, sino que despierta una dimensión nueva y más profunda. Amplía los horizontes en los que expandirse, crecer y vivir. 

Leer es desear, y ser feliz por el mero hecho de hacerlo. Un deseo hacia fuera, hacia el mundo. C. S. Lewis dijo también: “La historia en su conjunto refuerza nuestro gusto por la vida. Es una excursión a lo absurdo que nos devuelve a lo real con renovado placer”.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Dirección General: Carlos Morales Monzón
  • Coordinación de Redacción: Katheryn Ibarra
  • Editores: Jose Pelico, Erick Campos y Carlos Ajanel
  • Editora Web: Magaly Alvarado
  • Webmaster: Juan Pablo Ortiz
  • Deportes: Max Pérez

más temas

©2024 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.