La Estrategia de Prevención del Delito

Debido a los diferentes factores que originan la delincuencia, su tratamiento no es solo responsabilidad del ente policial o el sistema de justicia.

Conforme los años hemos observado cómo va cobrando fuerza la palabra prevención dentro de la seguridad, también se habla de que los ilícitos no solo deben ser tratados cuando ya ocurrieron y, aunque implica más tiempo y esfuerzo, es mejor anticiparse a ellos.

En el XII Congreso de las Naciones Unidas sobre Prevención del Delito y Justicia Penal, se estableció que la prevención del delito “…engloba toda la labor realizada para reducir el riesgo de que se cometan delitos y sus efectos perjudiciales en las personas y la sociedad, incluido el temor a la delincuencia. La prevención del delito procura influir en las múltiples causas de la delincuencia”.

A nivel internacional se ha hablado de la relevancia de construir estrategias de prevención del delito, porque por medio de ellas se puede mejorar la calidad de vida de la población, a través del desarrollo y direccionando un gasto menor al tema de victimización.

El estudio sobre el comportamiento del delito ha demostrado que, debido a los diferentes factores que originan la delincuencia, su tratamiento no es solo responsabilidad de la institución policial o el sistema de justicia, pues se trata de un esfuerzo coordinado y multisectorial, con participación de toda la sociedad y los distintos niveles gubernamentales.

En ese sentido, Guatemala se ha unido a los países que están apostando por la anticipación de los hechos ilícitos, a sabiendas de que el factor reactivo no es suficiente.

Por ello, la semana pasada fue presentada la Estrategia Nacional de Prevención de la Violencia y el Delito, la cual tiene como objetivo generar los espacios de relación entre desarrollo y prevención, desarrollar programas orientados a territorios y grupos vulnerables, la participación ciudadana y la toma de decisiones basadas en evidencia.

La estrategia está directamente vinculada al Objetivo de Desarrollo Sostenible No. 16 “Paz, justicia e instituciones sólidas”.  Los retos principales consisten en lograr su implementación en todo el territorio nacional, consolidar la cooperación internacional y obtener resultados satisfactorios en los territorios piloto; lo anterior permitiría realizar la programación para el año 2018 con un mejor enfoque.

Estamos frente a un acontecimiento sin precedentes, que podría significar un parteaguas en lo que a la seguridad concierne, ¿le gustaría ser parte del cambio?

Mónica Castellanos