La Agenda Urbana (II)

 

En mi columna anterior consigné que la Agenda Urbana para los próximos 50 años presentada por el Gobierno el 6 de septiembre pretende responder a “un desarrollo territorial caracterizado por ser desordenado, excluyente, desequilibrado y contaminante para el país”, definido por un “centralismo exacerbado”, según la explicación ofrecida por las autoridades.

Planteé que su desarrollo desafía el modelo de organización y operación de los poderes del Estado y sus sectores, y que responde al Plan Nacional de Desarrollo K´atun Nuestra Guatemala 2032.

Con base en este instrumento, establecido en 2014, y que también enmarcará las nuevas directrices para el cumplimiento de los Acuerdos de Paz, se puede delinear de qué manera deberá continuar la recomposición del país, para establecer cómo contribuir a su avance y auditarla.

La planificación del K´atun 2032 tiene un primer eje llamado Guatemala Urbana y Rural, el cual establece la plataforma para el desarrollo de las otras cuatro líneas estratégicas, y cuenta con igual número de prioridades que son el desarrollo rural integral, urbano sostenible, territorial local y territorial resiliente y también sostenible.

Agregué, en términos generales, que tomándolo como referencia, la prosperidad de la nación, a partir del fomento de las ciudades intermedias requiere una nueva ley de regionalización y el fortalecimiento de la participación ciudadana, de las municipalidades y la descentralización.

En esta línea, es conveniente acotar que de acuerdo con el Plan Nacional, con relación a estos temas hay algunos plazos que apremian. Por ejemplo, se había previsto que una nueva normativa sobre el servicio civil municipal y un código tributario municipal estuvieran vigentes para este año, con el objetivo de “equilibrar la dependencia” de los gobiernos locales respecto del central.

La discusión de estas reglamentaciones debe integrarse a la agenda ya, en un contexto en el que se discuten reformas relacionada con el recurso humano del Organismo Ejecutivo y en el que se avanzan criterios para proponer cambios fiscales el próximo año, con la gestión del presupuesto multianual.

Asimismo, la Agenda Urbana debería apuntar a que para el año 2024 sean las comunas las encargadas de gestionar el territorio, por mencionar algunos aspectos de tipo administrativo, económico y político.

Sobre este asunto, es urgente que se recuperen las políticas y los planes de fortalecimiento municipal elaborados por la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia, y actualizar periódicamente el diagnóstico de las capacidades locales conocido como Ranquin Municipal.

Eddie Fernández
Magister en Políticas Públicas, licenciado en Ciencias de la Comunicación, periodista profesional, diplomado por el Tecnológico de Monterrey en Periodismo para el Desarrollo.

Ver Biografía

Eddie Fernández

Magister en Políticas Públicas, licenciado en Ciencias de la Comunicación, periodista profesional, diplomado por el Tecnológico de Monterrey en Periodismo para el Desarrollo. Ver Biografía

eddie-fernandez has 36 posts and counting.See all posts by eddie-fernandez