Gran posibilidad para el diálogo

El gobierno del presidente Jimmy Morales continúa en el esfuerzo de que sea instalado en el país un mecanismo de diálogo que permita recuperar el dinamismo de la economía, contribuir con la gestión de las necesidades sociales y encaminar a la nación a resolver progresivamente, pero de forma definitiva, los problemas históricos que la afectan.

Ayer, el mandatario propuso en la asamblea general del Consejo Económico y Social (CES) que este sea el encargado de convocar a la integración de una instancia estatal para la discusión de temas de fondo, de interés público.

La ocasión fue más que propicia, pues el gobernante, acompañado de algunos de sus ministros, escuchó el planteamiento del CES, consistente en nueve puntos, para propiciar el desarrollo del país: oficialización de las Políticas Nacionales de Competitividad y de Empleo Digno, así como el seguimiento a la de Crecimiento Económico Incluyente y Sostenible.

Asimismo, la presentación del plan de recuperación de la infraestructura vial y otro de infraestructura productiva, ejecución del Censo de Población y Habitación, la continuación del proceso de diálogo para la implementación del Convenio 169 de la Organización Internacional de Trabajo, respecto de las consultas comunitarias; propuesta de un sistema nacional de servicio civil y la continuación del Pacto Fiscal Integral.

El planteamiento del CES obedece a los fines primordiales que el Congreso de la República estableció en el Decreto 2-2012, del 24 de enero de 2012: ser un órgano consultivo permanente de las entidades del Estado, cuyos fines primordiales son mantener un espacio de diálogo constante, propiciar que las opiniones concertadas se traduzcan en políticas públicas, y que dichos lineamientos constituyan una estrategia nacional de progreso.

Morales expresó la importancia de que las necesidades del país sean discutidas en el espacio de una instancia, como el CES, que goza de credibilidad, trabaja con seriedad, se caracteriza por su representatividad y ha demostrado capacidad.

Además, gracias a su naturaleza y forma de integración, las labores del Consejo han resultado legítimas, pues cuenta con participación de ocho representantes titulares de cada uno de los sectores productivos: empresarial, laboral y cooperativo.

Indudablemente, el espacio de búsqueda de acuerdos propuesto por el jefe del Organismo Ejecutivo hace más de un mes, cuya instalación fue respaldada por la iniciativa privada, académicos y otras instancias, contaría con muy buenas perspectivas si se concreta con el impulso del Consejo Económico y Social.

Redacción DCA