Comunícate con nosotros al 1590

COLUMNAS

El manual de Carreño

Publicado

-

SELVIN CARPIO

[email protected]

En segundo grado de la educación primaria en Guatemala, allá por los años ochenta, los estudiantes llevábamos una materia que se llamaba Moral y Urbanidad. 

Se impartía tanto en las escuelas primarias nacionales como en los colegios privados; se nos enseñaba desde el aseo e higiene personal, hasta cómo debíamos comportarnos con nuestra familia, maestros, amigos y las personas en general. Se nos enseñó a saludar, a decir buenos días y todo lo relacionado a los buenos modales. 

Buenos modales que los extranjeros que visitan nuestro país resaltan que es la principal característica que identifican a los guatemaltecos, esa cortesía que, según ellos, no la encuentran en ninguna otra parte del mundo.  

Mucho de la fama de “educados” que tenemos los guatemaltecos, tuvo que ver el hecho que entre uno de los aciertos de la educación pública a mediados del siglo XX, en el llamado entonces “listado de materias” del pénsum de educación primaria, se introdujera una materia en la cual se enseñara la Urbanidad. Como en todos los países de Hispanoamérica, uno de los libros del cual se tomaron ideas, reglas, directrices o consejos para dicha materia, fue el llamado Manual de Carreño.

”El manual establece reglas y consejos sobre cómo comportarse, cuáles eran los deberes
morales…“.

El Manual de Urbanidad y Buenas Maneras, para uso de la juventud de ambos sexos de Manuel Antonio Carreño, fue un libro que tuvo mucho éxito en toda Latinoamérica y también en España durante el siglo XIX y su uso se prolongó hasta mediados del siglo XX. El manual establece reglas y consejos sobre cómo comportarse, cuáles eran los deberes morales, los deberes para con nosotros mismos y con
nuestros semejantes. 

Carreño fue un diplomático venezolano nacido en 1812, aunque educado en España, lo cual le sirvió más tarde en su carrera de político y escritor. Su manual se dedica a preparar y formar a cada persona para su vida, resalta los valores de cada individuo, elevándolos al plano de la dignidad, el decoro y buena educación, los cuales deben caracterizar a cada ciudadano respetuoso de su familia y de su patria. Para él, la Urbanidad es el conjunto de reglas que tenemos que observar para comunicar dignidad, decoro y elegancia a nuestras acciones y palabras, y para manifestar a los demás la benevolencia, atención y respeto que le son debidos.

Un ejemplo de la dedicación y preparación con que elaboró los temas de su manual, lo vemos reflejado en el capítulo segundo, el cual se refiere al aseo de la persona y específicamente al aseo de la vestimenta que portamos, en el cual expone lo siguiente: “La limpieza en los vestidos no es la única condición que nos impone el aseo, es necesario que cuidemos además de no llevarlos rotos ni arrugados, el vestido arrugado puede usarse dentro de la casa, cuando se conserva limpio y no estamos de recibo, más el vestido roto no es admisible ni aún en medio de las personas con quienes
convivimos”.

Esto era porque se suponía entonces que esa aspiración de civilización se concretaba en el perfeccionamiento de las instituciones políticas; por lo tanto, también debía concretarse con las maneras y en los usos propios, y esa concatenación era la civilización. Aunque para muchos es un libro pasado de moda y desactualizado al mundo contemporáneo, el Manual no pasa desapercibido, teniendo en cuenta que por más de un siglo guio a muchas personas por una conducta de decoro y de bien, libre de ello, su lectura siempre resulta interesante. 

Selvin Carpio
Seguir leyendo

COLUMNAS

Mineduc y la interculturalidad

Publicado

-

Juan Everardo Chuc

[email protected]

A un mes y días asumió el nuevo Gobierno de la Republica. A partir de ello, las y los guatemaltecos de la pluriculturalidad nacional tienen la esperanza de vivir en paz y en armonía y de allí que el papel del Ejecutivo en su conjunto es fundamental para que la nueva primavera en verdad florezca, y el Ministerio de Educación es sin duda una de las instituciones con mayor responsabilidad para la transformación social que se requiere.

Recordemos que la educación es el mejor medio para promover conocimientos, actitudes y valores; asimismo, es determinante para el desarrollo integral de cualquier país. Por lo tanto, es urgente atender al país multiétnico, multilingüe y pluricultural con una educación bilingüe/multilingüe intercultural en todas sus modalidades y niveles para vivir algún día en interculturalidad; este principio va más allá de la pluriculturalidad porque se trata de interactuar en respeto entre los pueblos que coexisten en Siwan Tinamit (Guatemala).

Ajaw kuya’ n’ojib’al che le k’atb’altzij, xukuje che le qawinaqil.

Asimismo, permite adquirir conocimientos y aprecio por las cosmovisiones, tradiciones, valores, ciencias, tecnologías y artes mayas, xinkas, mestizos y garífunas. Lo mencionado necesariamente implica modernizar el Currículo Nacional Base, que subraye la pertinencia, como lo dijo la señora ministra de Educación, Anabella Giracca, en el acto inaugural del ciclo escolar 2024: “… una educación con pertinencia social y cultural, para que las cosmovisiones de este país sean asumidas plenamente en los procesos educativos” (DCA pág 3).

Aumentar el personal docente con pertinencia cultural y lingüística, ya que en 2019 dicho personal en el nivel primario solamente eran 17 mil 062 para atender una población matriculada de 734 mil 410, mientras que el personal docente monolingüe eran 85 mil 361 para atender 1 millón 009 mil 955.

Un buen presupuesto, no es justo que la Dirección General de Educación Bilingüe Intercultural contó durante 2019 con 107 millones 229 mil 058 quetzales, mientras que la Dirección de Gestión de Calidad Educativa contaba con 307 millones 896 mil 549 quetzales.

Infraestructura con pertinencia cultural. Más textos y acceso a la tecnología pluricultural entre otros. Ajaw kuya’ n’ojib’al che le k’atb’altzij, xukuje che le qawinaqil (Dios les dé sabiduría a las autoridades, asimismo a los connacionales).

Juan Everardo Chuc Xum
Seguir leyendo

COLUMNAS

Cristóbal Balenciaga: en busca de la excelencia

Publicado

-

Ana Balda Arana
Profesora asociada de la Facultad Comunicación

En realidad, más que una entrevista fueron unas breves declaraciones, aunque plantearlo como un diálogo en la casa donostiarra de Balenciaga es un inteligente recurso de guion. Como es lógico, el apartado de vestuario, uno de los retos más complicados, ha sido muy cuidado.

La dirección de arte también es destacable. Las escenas de los desfiles han sido rodadas en la sede de la actual Balenciaga, que remodeló sus salones en 2021, con ocasión del lanzamiento de la primera colección de alta costura desde la retirada de Cristóbal, siguiendo fielmente la decoración del espacio original de 1937.

El guion no alude a los inicios, desarrollo y consolidación de Balenciaga, en el San Sebastián de los años veinte y treinta del siglo pasado. Ahí ya había alcanzado el liderazgo en la moda española y era conocido en los círculos parisinos de la alta costura. Por eso, choca el personaje inseguro e incómodo que se presenta en el primer capítulo.

Quien acuda a la serie para conocer al fundador de Balenciaga se va a quedar con una imagen parcial de quién fue en realidad el rey de la moda del siglo XX. Tampoco conocerá la importancia de San Sebastián en el contexto de la internacionalización de la alta costura francesa.

Quien acuda a la serie para conocer al fundador de Balenciaga se va a quedar con una imagen parcial de quién fue en realidad el rey de la moda del siglo XX

Porque, de hecho, Balenciaga cuenta en esa famosa entrevista a Glynn que conoció a Coco Chanel en un casino de la ciudad, cuando él era un jovencito que empezaba. Chanel solía ir a San Sebastián a disfrutar de la ciudad, pero también a vender, como hacían muchos creadores franceses.

En definitiva, un biopic es una ficción, no un documental. Si alguien está interesado en tener una visión global y resumida del personaje y de su trabajo, mi recomendación es que lea Balenciaga.

Shaping fashion, de Lesley Miller. Entenderá mejor que para Balenciaga la moda, más allá del puro perfeccionismo, debía significar excelencia. Además de su prolífica producción, que en parte puede visitarse en su Getaria natal, su no a la mediocridad es, probablemente, el auténtico legado de Balenciaga.

Universidad de Navarra
Seguir leyendo

COLUMNAS

La comunicación y los sistemas sociales

Publicado

-

Patricia Orantes Alarcón
[email protected]

La comunicación está relacionada con la organización social en tres formas. En primer lugar, los sistemas sociales se producen a través de la comunicación. El desarrollo de un sistema de roles supone una comunicación previa entre los miembros y es a través de la asunción de un rol y de la interacción que un grupo se vuelve interdependiente.

Las uniformidades de conducta, la interdependencia de los objetivos, las costumbres que forman parte de un sistema, las presiones ejercidas para conformarse a las normas, todo se produce a través de la comunicación de los miembros de un grupo (Berlo, 1988).

La comunicación aumenta las probabilidades de semejanza entre las personas y aumenta las posibilidades que las personas pueda trabajar junta para lograr un objetivo. La asignación de una posición, la especificación de las conductas del rol, la enseñanza de modos normativos de conducta, la que se lleva a cabo por medio de la comunicación.

”Xifra (2003) argumenta que en las relaciones públicas la finalidad de los investigadores es elaborar teorías sólidas.“

La comunicación aumenta las posibilidades del desarrollo social y se puede predecir que la organización social será más extensa y compleja entre las personas que tengan oportunidades para comunicarse.

Una vez que se ha desarrollado un sistema social, este determina la comunicación de sus miembros. Los sistemas sociales afectan el cómo, el por qué, para quién y de quién y con qué efectos se produce la comunicación.

La organización social limita el campo de receptores para un individuo, es decir, limita el número de personas con las cuales este transmite y recibe mensajes. El sistema establece qué tipo de contenido tendrán los mensajes transmitidos a un grupo objetivo según Berlo.

Las relaciones públicas son una ciencia inmadura, pero una ciencia, es decir, son suposiciones generales las que determinan si algunos elementos de experiencias han de considerarse como parte integrante del dominio.

Cuando el dominio madure, los científicos elaborarán teorías sólidas, profundas para conectar y explicar las relaciones entre los elementos del dominio. Por esta razón, si fueran una disciplina científica más avanzada, se podría discrepar sobre qué teoría resuelve mejor los problemas conceptuales y empíricos anómalos.

No existen grandes desacuerdos porque no hay teorías para enfocar este asunto (Xifra, 2003).
Los científicos reconocen que el propósito de la ciencia es solucionar problemas, más que explicar fenómenos, también han empezado a darse cuenta de que los resultados de la investigación no han de coincidir siempre con las hipótesis teóricas.

En un campo primitivo como el de las relaciones públicas se tiene muy en cuenta la precisión empírica de la investigación y no se cuestiona si esta investigación está relacionada con problemas esenciales o contribuye a la construcción de teorías profundas.

Patricia Orantes Alarcon
Seguir leyendo

Directorio

  • Dirección General: Carlos Morales Monzón
  • Coordinación de Redacción: Katheryn Ibarra
  • Editores: Jose Pelico, Erick Campos y Carlos Ajanel
  • Editora Web: Magaly Alvarado
  • Webmaster: Juan Pablo Ortiz
  • Deportes: Max Pérez

más temas

©2024 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.