Comunícate con nosotros al 1590

ARTES

¿Debemos reformar el Premio Nacional de Literatura?

Publicado

-

Hace unos años me metí en problemas por decir mi opinión acerca del Premio Nacional de Literatura a un medio de comunicación. Dije que debería espaciarse la premiación para darle chance a los escritores activos a desarrollar su carrera. Esto porque se supone que se galardona “al conjunto de la producción de un autor o autora, en consideración de su calidad y aporte al desarrollo de la literatura guatemalteca”.

Según yo debería darse cada 4 años con un reconocimiento en metálico más alto, creo que mencioné Q200 mil (sumando los Q50 mil que actualmente se dan de manera anual). Y además opiné que en los años intermedios debería promoverse y distinguirse la creación de autores jóvenes, y no tan jóvenes, para que así vayamos “cultivando” a esos premios nacionales.

Fui muy criticada y hasta la fecha veo ciertas miradas de reproche. Se dijo que eso era no valorar a los autores y que el dinero, aunque poco, se podría perder si no se entrega y, lo más escandaloso, que no eran “narcos” para estar dando más dinero a un escritor. En fin, a veces decir lo que se piensa no es bien recibido por todos.

Todo esto vino a mi mente, porque hace unos días la Universidad del Valle de Guatemala (UVG), para celebrar los 10 años que lleva invitando a un autor nacional a que hable con los estudiantes, realizó la actividad Conmemoración y celebración de la literatura guatemalteca.

Uno de los oradores, no digo su nombre porque no le quiero acarrear los mismos problemas que yo tuve, dijo con otras palabras casi lo mismo que yo pienso acerca del máximo galardón a las letras. Agregó otra idea que me pareció genial: que en lugar de un solo y escuálido galardón, se entregue una
pensión vitalicia.

Sería reconocer a un escritor, pensador y ciudadano guatemalteco que haya aportado con su obra y su vida a la literatura del país, que haya marcado un precedente con su estilo y que incluso haya iniciado escuela. Alguien que haya invertido décadas en promover no solo sus propias letras sino la de otros escritores, motivando a los jóvenes a leerlos y también a escribir. Como afirmó este orador en el evento de la UVG, esos personajes no abundan y hay que darles tiempo y condiciones para surjan. Cuando el premio fue creado, en 1988, por suerte, había muchos autores sobrevivientes de épocas de represión y muerte a quienes premiar. Pero, actualmente, en un país que no apoya a sus literatos, en que la industria editorial es incipiente y la gente no lee, me parece obvio que primero debemos apoyar la formación y difusión de los escritores.

Jessica Masaya
Seguir leyendo

ARTES

“The Politician” reúne a Gwyneth Paltrow y Jessica Lange

Publicado

-

Jessica Lange y Gwyneth Paltrow estarán en el reparto de la serie original de Netflix The Politician, que la plataforma anuncia para el próximo 27 de septiembre, dirigida por Ryan Murphy.

Con sátira
El realizador, quien coincidió con Lange en American Horror Story, serie para la que dirigió 96 episodios de manera intermitente desde su estreno en 2011 hasta 2018, y con Paltrow en Glee, se hace cargo ahora de esta comedia satírica que llegará a la plataforma dentro de seis meses.

Mirada política

Según la sinopsis facilitada por Netflix, se trata de la historia de Payton Hobart (Ben Platt), un estudiante adinerado de Santa Bárbara, California, que supo, desde los siete años, que sería presidente de los Estados Unidos.

Pero primero tendrá que aprender a manejar el panorama político de la escuela secundaria de Saint Sebastian, donde, para lograr ser elegido presidente del Consejo Estudiantil, asegurarse un puesto en Harvard y mantenerse en su camino hacia el éxito, deberá ser más astuto que sus ya de por sí despiadados compañeros de clase.

The Politician, añade la nota, “ofrece una mirada única de lo que realmente se necesita para ser alguien en el mundo de la política”.

En el reparto, además de Ben Platt, Gwyneth Paltrow y Jessica Lange, figuran Zoey Deutch, Lucy Boynton, Bob Balaban, David Corenswet, Julia Schlaepfer, Laura Dreyfuss, Theo Germaine, Rahne Jones y Benjamin Barrett.

*EFE

Redacción DCA
Seguir leyendo

ARTES

“El Grito”, de Munch, no grita y podría inspirarse en una momia

Publicado

-

Pese a considerarse un símbolo de la angustia y desesperación humana y contar con emoji propio, hay mucho que aún se desconoce de El grito de Edvard Munch, como que la figura principal en realidad no está gritando y que podría inspirarse en una momia.

Así lo reveló el Museo Británico, en vísperas de inaugurar el 11 de abril la exposición Edvard Munch: amor y angustia, en la que reúne no menos de 50 grabados y litografías del pintor, entre ellos uno en blanco y negro de 1895 de su imagen más famosa.

El museo señala que, en la pieza estrella de la muestra, titulada El grito escrito en alemán, hay una frase manuscrita por Munch que dice: “Oí un fuerte grito atravesar la naturaleza”.

Según los expertos, esto corrobora la tesis de que no es la figura representada la que grita, sino que lo que hace es cubrirse los oídos para bloquear gritos externos, sean reales o del interior de su cabeza.

Los expertos apuntan que el artista noruego iba a titular la serie conocida como El grito, de cuatro cuadros y la litografía, El grito de la naturaleza, y no la concibió para representar el acto de una sola persona, sino con un sentido más universal.

Otra revelación del Museo Británico es que Munch pudo inspirarse para dibujar su figura central en una momia peruana que vio expuesta en el antiguo Museo de etnografía de Trocadero de París en 1889, que tenía una parecida fisonomía y posición de las manos.

El grito (en noruego, Skrik) es el título de cuatro cuadros del artista, tres en museos de Oslo y uno en una colección particular, además de la litografía. Dos versiones diferentes de la famosa obra fueron robadas en 1994 y 2004 de estas instituciones, pero finalmente fueron recuperadas.

*EFE

Redacción DCA
Seguir leyendo

ARTES

Las leyendas que acompañan Cuaresma y Semana Santa

Publicado

-

Junto a tres historiadores, repasamos cinco narraciones populares.

En Cuaresma y Semana Santa, la rica tradición oral de Guatemala se mantiene viva. En estas narraciones, la realidad y la fantasía se apoderan de ciertas imágenes, templos y cortejos emblemáticos. Aunque estas leyendas han sido contadas de generación en generación, hoy, junto a tres historiadores repasamos el significado de algunas de las más populares.

El Sepultado de Santa Catalina 

Cuenta la leyenda que, una noche, el Hermano Pedro de San José de Betancur oraba a los pies del Crucificado de El Calvario (Antigua Guatemala), cuando escuchó “Hijo mío, quiero ser sepultado en el coro bajo las Catarinas”. El religioso obedeció y lo llevó a cuestas por las calles empedradas. El peso era tal que, en el trayecto hacia Santa Catalina, los pies de la imagen se arrastraron y lastimaron. El investigador del Centro de Estudios Folklóricos de la Universidad de San Carlos, Aníbal Chajón, señala que, al observar este rasgo, la gente asumió la devoción del Hermano Pedro y elevó su estatus dentro de la religiosidad popular.

La dama de los Siete Sagrarios

Cada Jueves Santo, el pueblo católico acostumbra a visitar Siete Sagrarios. Según una narración, hace muchos años, una dama vestida de negro solicitó un carruaje que la llevara por cada templo. Al salir del último sagrario, la mujer le dijo al chofer que no tenía dinero para pagar, por lo que le entregó una gargantilla de oro, y le pidió que el Lunes de Pascua fuera a cierta dirección, donde lo remunerarían. El hombre cumplió, pero al llegar le indicaron que la mujer había muerto hacía tiempo, lo cual hizo que se volviera loco. Chajón dice que esta historia recuerda la importancia de realizar este recorrido y obtener la indulgencia plenaria.

Señor Sepultado de Santo Domingo 

El Sepultado de Santo Domingo es una de las imágenes más antiguas del país. La leyenda dice que esta pertenecía a la reina española Catalina de Aragón, quien se quería divorciar del rey Enrique VIII de Inglaterra. La soberana pagó un barco para regresar a su país y en un cofre depositó la imagen del yacente. La embarcación naufragó y, al llegar a las costas de Honduras, los dominicos la encontraron y trasladaron a Guatemala. “Esto crea, en el imaginario colectivo, el sentido español sobre el pueblo. Le da ese lazo de responsabilidad de cuidar lo que los ingleses no pudieron. El Sepultado vino del mar a nosotros”, puntualiza el historiador Fernando Urquizú.

Las lágrimas de Jesús de Candelaria

Según la tradición popular, en 1563, cuando el obispo Francisco Marroquín agonizaba, la imagen de Jesús de Candelaria lloró, como un presagio de su deceso. Urquizú, investigador del Instituto de Investigaciones Históricas, Antropológicas y Arqueológicas  de la Universidad de San Carlos, dice que cada leyenda muestra una realidad social. “Esta historia evoca unidad, devoción y familiaridad en un barrio. Además, liga la identidad de un pueblo indígena de mucha jerarquía con su autoridad. Devotos lloran la muerte de su obispo y lo hacen al lado del Nazareno”. La imagen, sin embargo, aún no existía en ese año.

Los penitentes de La Recolección

La leyenda narra que, a altas horas de la noche, en los alrededores del templo de La Recolección se escuchaban procesiones. A los curiosos que salían a observar, se les acercaba un penitente y les entregaba un cirio que debían cuidar hasta que ellos regresaran. El día que iban por la vela, esta se convertía en un fémur, y como no devolvían lo que les había dado, se llevaban su alma y morían. Miguel Álvarez, cronista de la Ciudad, dice que aunque estas historias no tienen fundamento científico, sí poseen significado social: “Esta, en particular, buscaba generar conciencia en la población en tiempos de conflictos políticos, porque no era prudente asomarse a ver qué pasaba en las calles”.

Berta Abrego
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Director General: Pavel Arellano Arellano
  • Subdirector General Técnico: Rodrigo Carrillo
  • Nacionales: Jose Pelico y Elder Interiano
  • Artes: Priscilla León López
  • Deportes: Max Pérez
  • Web y redes sociales: Ronald Mendoza
  • Revista Viernes: Otoniel Martínez
  • Fotografía: Luis Echeverría
  • Diseño: Héctor Estrada

más temas

©2018 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.