20 kilos de agua

El problema de fuentes disponibles abastecimiento y acceso al agua, continúa tristemente siendo un lujo para pocos.

El fin de semana fui testiga de que el área en donde vivo, San Gaspar, en zona 16, quedó sin acceso al agua potable. Vivo a 5 minutos a pie del pueblo, y observar a las personas juntando toneles, tambos y otros “trastes” para recolectar agua de un camión privado de agua; y observar que mujeres mayores podrían estar cargando incluso hasta 20 kilos de peso en agua, un día domingo el cual para muchos es de convivencia y de descanso, para otros, era el día para juntar el valioso y necesario líquido para su semana.

No tengo conocimiento si es un problema temporal, o bien si es un problema recurrente. Lo que sé es que donde vivo el agua se paga caro, y la mayoría de veces es tan normal observar un camión que abastece de agua potable, un camión que tiene una sirena en su cisterna, y bien le hace su nombre, ya que otro de los significados de “sirena” es el que emite un sonido que se oye a mucha distancia.

Es la primera vez que estoy tan cerca de un problema que viven los capitalinos, ya que he tenido el privilegio de vivir en la zona 1 por mucho tiempo, y allí se sobrevive con cisterna propia, pero es aún el agua del servicio municipal. Únicamente era testiga de las largas filas de vehículos, cuando los vecinos de la zona 18 bloqueaban por falta de agua. Hoy en día, a cinco minutos de mi casa no hay servicio de agua, y creo que donde vivo pago una tarifa muy alta y no sé si es municipal o privada, lo que me llevó a la reflexión, ¿por qué pago tan caro? ¿Hay problema de abastecimiento de agua en zona 16? Sin embargo, ese día domingo, observé una gran mayoría de mujeres de todas las edades, mujeres mayores cargando dos cubetas de agua con sus brazos, que aún se miran “macizos”, pero sabemos que a su edad cargar cosas pesadas es un atentado a su salud, principalmente por la pérdida de densidad ósea.

Según la Fundación Planeta Futuro, en una publicación realizada el año pasado, estiman que las mujeres del mundo invierten 140 millones de horas cada día en ir a buscar agua para sus hogares, y el 76 por ciento de los hogares en el ámbito mundial son las mujeres y sus hijos encargados de ir a buscar y/o cargar el agua. Así que, más que desearles un feliz Día de la Madre, debemos reconocer el aporte de las mujeres en el ámbito mundial que realizan para sus hogares. Muchas de ellas se exponen a riesgos cuando estos, pueden ser evitados por las municipalidades, sobre todo, en la ciudad.

Es difícil observar como ciudadana a mujeres mayores cargando agua a sus hogares, así como los famosos “canastos”, eso no es folclor o porque las mujeres chapinas aguantamos mayor peso; las tareas del hogar, como el agua, no es una cuestión de género, es una cuestión de todos. Finalmente, también observamos que llegó una cisterna municipal al lugar para apoyarles para el abastecimiento del vital líquido; sin embargo, aún desconocemos el status del servicio del agua en nuestro sector San Gaspar. Por cierto, ¡feliz Día de la Madre a las guatemaltecas valientes, perseverantes, mis heroínas!

Redacción DCA