Zona de cero uso

La semana pasada se aprobó la “Política de cero uso de productos de poliestireno y plástico no reciclable”, según inciso 7.1. del Acta No. 23-2018, con el propósito de desarrollar y aplicar procedimientos de buenas prácticas sustentables para el manejo sostenible del ambiente y de los recursos naturales dentro de la comunidad universitaria, además de desarrollar ambientes saludables, seguros e higiénicos.

El comunicado, que circula en redes sociales, menciona que se realizará una campaña de concienciación y socialización, para instruir a toda la comunidad universitaria. Sin embargo, no es un tema que venga de una tendencia popular solo por dejar de consumir plástico o pajillas per se, hay un tema de fondo que se debe comprender. Los materiales plásticos pueden ser clasificados por tres criterios: por su origen (derivados de petróleo o de fuentes renovables), por su uso y por el tipo y mecanismo de degradación. El primer criterio es importante para determinar la contribución a la huella de carbono. El segundo criterio es importante para fines industriales y comerciales; y el tercer criterio es importante para determinar el impacto en el ambiente, por el mecanismo de degradación que siguen estos materiales.  En un segundo término, nos enfocaremos en que estas políticas persiguen la no utilización de los plásticos de un solo uso, siendo definidos como aquellos que se emplean una sola vez y son desechados, de tal forma que su vida útil, en función del fin para el que fueron creados, termina con su primer uso. El impacto deseado es reducir y  eliminar la presencia de estos materiales contaminantes en los ríos y mares, por medio de su correcta recolección, clasificación, reutilización, reconversión y compostaje. Así que es un esfuerzo que no solo lo agradecerán las futuras generaciones, seamos participes llevando nuestras propias bolsas de tela para ir de compras, otra bolsa de tela para ir a traer el pan, y por pequeño que sea el detalle de no utilizar pajillas, es un gran primer paso para crear el hábito de ser responsables con el medioambiente.

Diana Herrera