Unión Aduanera fortalece la economía del Triángulo Norte

Con la adhesión de El Salvador a la Unión Aduanera, la cual se oficializó ayer, el Triángulo Norte de Centroamérica se convierte en la octava economía de Latinoamérica, resaltaron los presidentes de los países que componen el mecanismo de libre tránsito de personas y mercancías.

Los pueblos, con la Unión Aduanera, tendrán un 48.1 % del Producto Interno Bruto regional, de unos US $123 mil 364.8 millones (Q922 mil 768.7 millones), y el 69 % de las exportaciones intrarregionales del Istmo, de acuerdo con estimaciones de la Secretaría de Integración Económica Centroamericana (Sieca). “Nos estamos convirtiendo en la octava economía más grande de Latinoamérica.

Si nos movemos en todo el mundo, mostrando ese peso y esa capacidad de negociación, podemos tener una mejor posibilidad de estar en muchos mercados y zonas”, resaltó el gobernante Jimmy Morales.

Morales y sus homólogos de Honduras, Juan Orlando Hernández, y El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, se reunieron en el puesto fronterizo El Corinto, donde firmaron el acuerdo de incorporación de El Salvador.

“Esta etapa marcará un hito para acercarnos a los objetivos de nuestro sistema de integración. Los beneficios de esta unificación fronteriza serán clave para el crecimiento, economía y bienestar de nuestros pueblos”, sostuvo Sánchez Cerén.

Hernández, en tanto, hizo un llamado a las autoridades y empresarios de Nicaragua, Costa Rica y Panamá a sumarse al sistema aduanero común. “Les seguimos invitando a trabajar en esta hoja de ruta, que es la de los centroamericanos”, dijo. Los países que alcanza la Unión Aduanera Trinacional abarcan 242 mil 20 kilómetros cuadrados, el 48.5 % del territorio centroamericano, en donde habitan 31.9 millones de personas, equivalente al 67.8 % de la población total de la región, refiere el Sieca.

Abel Cruz, titular de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT), expuso que el proceso implementado el 26 de junio con Honduras ha implicado un aumento en la recaudación interna guatemalteca.

“El uso de la Factura y Declaración Única Centroamericana (Fyduca) ha permitido un incremento, específicamente en el Impuesto al Valor Agregado. En 2017 se registró una recaudación de Q23 millones, mientras que en el primer semestre de este año ya se han reportado Q17.8 millones”, resaltó Cruz. El responsable de la SAT agregó que El Salvador es el mayor socio comercial de Guatemala y, considerando el efecto que ya se tiene con Honduras, auguró beneficios importantes, entre los cuales resalta el ahorro de tiempo en el paso de mercancías en las aduanas, que con la Fyduca es de 15 minutos en promedio.  Morales subrayó los resultados. Antes, apuntó, “los camiones se estacionaban entre 6 y 55 horas en las fronteras; con la reducción, significa que hay un espacio de tiempo que se puede aprovechar en las mercancías, lo cual nos hará más competitivos como productores, además de la conectividad”.

Declaración de Corinto

En aras de generar oportunidades de desarrollo económico, los presidentes de Guatemala, Jimmy Morales; El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, y Honduras, Juan Orlando Hernández, firmaron la Declaración de Corinto, en el puesto fronterizo del mismo nombre, en Honduras.

Además del reconocimiento y felicitación a El Salvador por su adhesión, el acuerdo contiene el compromiso de implementar, a más tardar el 1 de enero de 2020, el funcionamiento de 10 aduanas periféricas entre Guatemala y Honduras; actualmente están habilitados tres Puestos de Control Integrado: El Florido, Agua Caliente y Corinto.

Otro punto del documento es la seguridad. Las instituciones encargadas del tema de los países del mecanismo de tránsito libre de personas y mercancías deberán desarrollar una estrategia conjunta para el fortalecimiento de los puestos fronterizos integrados.

En la declaración también se determina la solicitud al Banco Centroamericano de Integración Económica su apoyo financiero para el perfeccionamiento del proceso trinacional.

La Unión Aduanera entre los países del Triángulo Norte de Centroamérica involucra nueve puntos fronterizos. Además de los mencionados, El Salvador unificará sus pasos con Honduras en El Amatillo y El Poy, y con Guatemala en La Hachadura, Anguiatú, Las Chinamas y San Cristóbal. Posteriormente se adherirán aduanas periféricas.

Selvyn Curruchich