Un bálsamo en la adversidad

No todo lo acontecido en la hermana República de Nicaragua ha sido incertidumbre y aflicción.

La sociedad nicaragüense atraviesa una de las peores crisis de las últimas décadas, derivada de las políticas emanadas del gobierno del presidente Daniel Ortega, en cuanto a las reformas al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS). El resultado ha sido múltiples hechos de violencia generados por el descontento popular. Hay un ambiente enmarañado y polarizado que amenaza la gobernabilidad de ese país.

Según la Cruz Roja y las organizaciones no gubernamentales, ya suman al menos 30 muertos, entre ellos dos agentes policíacos, un adolescente y un periodista, 428 heridos y más de 200 manifestantes encarcelados. Las dificultades que enfrenta la administración de Ortega ya rebasaron el tema de las reformas al INSS, pues la inconformidad de la población sube de tono acentuándose el repudio hacia ese dictatorial gobierno, señalado de corrupción y del deterioro de las condiciones de vida de sus habitantes, toda vez que atenta contra la democracia, la institucionalidad y la gobernabilidad del país centroamericano. Pese a que se dio marcha atrás con la polémica reforma al sistema de pensiones, que marcó a la nación con violentas protestas, saqueos y enfrentamientos de ciudadanos con las fuerzas de seguridad, aún peligra el control democrático de ese Estado. Es urgente que se retomen la tranquilidad y la gobernabilidad del pueblo nicaragüense, agotando el diálogo en el ámbito nacional, en el cual participen todos los sectores de esa sociedad sin excepción, mediado y garantizado por la comunidad internacional como testigo de que se cumplirá con lo acordado en la jornada de deliberación sugerida.

Sin embargo, no todo lo acontecido en la hermana República de Nicaragua ha sido aflicción e incertidumbre, pues el 23 de abril de este año fue otorgado el Premio de Literatura Miguel de Cervantes 2017 al escritor oriundo de la Tierra de los Lagos, Sergio Ramírez Mercado, de manos del rey de España, Felipe VI. La ceremonia se llevó a cabo en la universidad de Alcalá de Henares, en la ciudad cuna inmortal del autor de Don Quijote de la Mancha. Dicho premio “es el máximo reconocimiento a la creación de escritores españoles e hispanoamericanos, cuya obra contribuye a enriquecer notablemente el patrimonio literario en lengua española”, apuntó el ministro de Cultura de España, Íñigo Méndez de Vigo.

Vale mencionar que el Premio Cervantes es conferido cada año, el 23 de abril, fecha en que se conmemora la muerte del autor de Don Quijote de la Mancha, y fue instituido en 1976, el cual lo han recibido desde su fundación 21 escritores españoles y 21 latinoamericanos, incluyendo a Ramírez Mercado, siendo hasta ahora el único centroamericano que se hace acreedor a tan prestigioso galardón.

El también ganador del premio Alfaguara en 1998, con su libro Margarita, está linda la mar, novela con bastante complejidad, en la cual describe la lucha por la libertad, Ramírez se ha convertido en un referente centroamericano por su profusa producción literaria, que lo ha llevado a conquistar el premio más importante de las letras hispanas. Un libro une las fronteras y abre las alas del pensamiento.

Fernando Lucero