Comunícate con nosotros al 1590

ARTES

Un adiós para la gran María Teresa Martínez

Publicado

-

Fue actriz y directora, pero sobre todo, una maestra del teatro guatemalteco.

Acumular 76 años sobre los escenarios es un privilegio de pocos intérpretes. María Teresa Martínez lo consiguió, pero más allá de presumirlo, lo abrazaba con humildad, amor y mucho trabajo. La actriz y directora, cuyo nombre quedó irremediablemente ligado al montaje de Don Juan Tenorio en nuestro país, falleció el viernes a los 83 años convertida en maestra y leyenda del teatro guatemalteco. 

Su templo

Nacida en 1937, María Teresa Martínez vivió por y para el teatro. Hija del actor y director Alberto Martínez, su debut sobre las tablas le llegó con tan solo siete años en la obra El Monje Blanco, recordaba hace unos meses en declaraciones al Diario de Centro América: “Necesitaban a un niño que hiciera a Mayolín pero como no había, me pidieron que lo interpretara. Yo aún no sabía leer y era una pieza en verso español, así que mi papá me ayudó a aprender y a ensayar mi papel”. 

Aunque en los primeros años de su infancia vio el teatro como un juego del que quería ser parte, fue durante su participación el montaje Retazo que tomó conciencia de la responsabilidad que conllevaba. “Percibí que todo era respeto, no solo al arte, sino a cada escenario y al público. Desde ese momento tuve claro que el teatro es un templo que uno pisa. Está ligado al espíritu y debe valorarse como un segundo hogar”, afirmaba.

Junto a nombres como los de Mildred Chávez y Consuelo Miranda, Martínez se convirtió en un baluarte de las artes escénicas. “Por su capacidad histriónica, las tres eran el referente de lo que todo actor soñaría con ser. María Teresa era una actriz de carácter, que actuó en todas esas  obras dramáticas en las que cabía una intérprete de su coloratura”, explica el actor e historiador del arte Guillermo Monsanto. 

Cientos de veces subió Martínez al escenario, y muy recordados son sus papeles en las adaptaciones de las obras de Federico García Lorca: La Casa de Bernarda Alba y Bodas de Sangre. Actuó, además, en Pluma en el viento, No me esperes mañana, El escándalo de la verdad, El cuarto de Verónica y Tres A. M., en la que su personaje moría en escena, recuerda Monsanto. Llegó también a ponerse delante de las cámaras, con participaciones en cintas como Paloma herida (1963), dirigida por el mexicano Emilio El Indio Fernández. 

Asunto de familia

En la historia del teatro nacional, sin embargo, el nombre de Martínez quedará irremediablemente ligado al de Don Juan Tenorio. Para la actriz, esta puesta en escena era un asunto de familia, pues su padre la actuó y dirigió durante muchos años. En esta pieza, debutó como la hermana Tornera, para después interpretar a Lucía, a doña Inés, a La madre abadesa y a Brígida, hasta que finalmente tomó las riendas como directora. 

“Entrar en Don Juan Tenorio era como graduarte de actor. Es una obra sumamente difícil porque es en verso, y no te puedes equivocar. María Teresa nos conducía con paciencia todos los años, pidiéndonos algo más para que siguiéramos sumando”, rememora Monsanto, quien fue parte del montaje durante 13 años. Precisamente, en noviembre de 2019, y luego de 15 años de dirigir esta pieza, la actriz entregó la estafeta a su hija, Gretchen Barnéond. 

Monsanto, quien además tuvo el privilegio de llamarse amigo de Martínez, la describe como una mujer culta, que sabía mucho de historia, artes plásticas, música y literatura. “María Teresa deja legado como una sólida figura femenina, con una carrera impecable y con un perfil actoral de primera categoría. Es un legado que se escribe con trabajo, con amor y con entrega, y que se comparte en familia”, cierra.

Homenaje

En consonancia con su legado, el Ministerio de Cultura y Deportes le rindió un homenaje a María Teresa Martínez. Colegas, amigos y familiares de la actriz participaron en estas honras fúnebres que tuvieron lugar el sábado en la Sala Efraín Recinos, del Centro Cultural Miguel Ángel Asturias. La ceremonia estuvo presidida por el titular de la cartera, Felipe Aguilar, quien expresó sus condolencias a los seres queridos de la intérprete y recalcó el profundo vacío que deja la muerte de esta leyenda del teatro guatemalteco.

Priscilla León López
Seguir leyendo

ARTES

Las distancias que se recorren hacia el amor

La emprendedora, escritora y directora de la revista Mujer de Negocios, Marolen Martínez, presentó 100 Kilómetros de Pasión.

Publicado

-

Con una conversación entre buenos amigos, Marolen Martínez lanzó su libro 100 Kilómetros de Pasión, que es una nueva historia de amor entre dos personas que se deseaban, admiraban y respetaban. “La mejor forma de plasmar las emociones es escribiendo”, dice. Esta es su segunda obra literaria después de Decisiones, Amor y Encuentros, de 2020.

En 100 kilómetros de Pasión, señala la autora, el lector descubre una historia romántica que comienza en 1994, cuando una aventura apasionada nacería entre los protagonistas que viven muchas situaciones; luego se separan, pero años después el destino los volvería a encontrar con más amor y pasión.

La terapeuta Yosahandi Alcalá, el director de El País de los Jóvenes, Carlos Flores, y Marolen Martínez, autora del libro, relataron sus opiniones y experiencias.

En los 10 capítulos del libro también se recorren paisajes de Guatemala, es una mezcla entre las comidas, los olores y textiles de colores vivos, que al criterio de Martínez promueve el turismo. Al respecto, la escritora afirma: “No es solo narrar las emociones, sino también los rincones de Guatemala”.

“Hay que aprender a vivir sin expectativas, estar en el aquí y el ahora.” Marolen Martínez

La producción del libro está a cargo de Desarrollando Talentos (Desata) y lo puede adquirir directamente en las redes sociales de Mujer de Negocios o por medio de Amazon, tanto en formato digital como impreso.

Martínez indica que el amor es un sentimiento que ha nutrido gran parte de la historia de la literatura.
Marisol Vásquez Fotógrafo: Dafne Pérez
Seguir leyendo

ARTES

Moon Knight: La incompleta maravilla

Publicado

-

David Lepe

[email protected]

Una escena de cine que me encanta es cuando, en Memento (2000), Leonard Shelby (Guy Pearce) corre al lado de un tipo que carga una pistola. “¿Lo estaré siguiendo o yo estaré huyendo de él?”, se pregunta Leonard.

El otro sujeto comienza a dispararle, por lo que el protagonista se responde a sí mismo: “¡Okay, el que huye soy yo!” Leonard sufre de amnesia anterógrada, por lo que no recuerda muchas cosas y debe ir adivinando lo que sucede en su vida, incluidos los ataques y las defensas.

Esto tuve en mente durante el primer episodio de Moon Knight (2022), miniserie del Universo Cinematográfico de Marvel (MCU, en inglés), que protagoniza Oscar Isaac y que para mí se convirtió en una maravilla incompleta. ¿Por qué? Veamos.

Los críticos se han encantado con esta actuación.

(Alerta spoiler) En el primer episodio, cuando Steven (Isaac) despierta en un país desconocido y con la mandíbula dislocada, es admirable que, aunque no se ve cómo minutos después combate y destruye a un grupo de matones y solo nos muestran a los cuerpos aniquilados, sentimos que fue una gran escena de acción.

A veces, las mejores coreografías de peleas y batallas son las que no se presentan como tal y solo se dan a entender, y motivan a nuestras mentes a rellenar los espacios vacíos. “¡Los hizo pedazos!”, pensé emocionado, aunque no vi un solo golpe.

Durante los siguientes episodios vemos a Isaac lucirse como actor físico e interpretar a dos personajes (Steven y Mark Spector) que, según la historia, ocupan el mismo cuerpo. Esto, gracias al trastorno de identidad disociativo que sufre.

Los críticos se han encantado con esta actuación. Algunos hasta lo han imaginado como un gran artista del cine mudo, en esa época en que Chaplin, con miradas y posturas, debía representar y provocar emociones.

Puedes ver Moon Knight en Disney+.

El cuarto episodio es tremendo: una mezcla de las sagas de aventuras tipo Indiana Jones y Tomb Raider, con los finales de los mejores thrillers psicológicos de M. Night Shyamalan.

Pero el quinto episodio, tan revelador como devastador, me recordó a Joel Barish (Jim Carey) en Eternal Sunshine of the Spotless Mind (2004), recorriendo los pasillos de su memoria. No solo es espectacular en la manera en que lo relatan, también resulta asolador para el público que no quería que Steven se fuera. Nos deja en ruinas y no precisamente las de Egipto. ¿Llorar por una serie de Marvel? Siempre llega una primera vez.

Ojo, que todas estas referencias que he mencionado son, para mí, más homenajes que copias. Y con un episodio final genérico, con toda la fórmula de Marvel (pelea épica, atajos sin sentido al estilo “por el poder del guion”, regresos desde la mismísima muerte y mínimo una escena poscréditos) nos despedimos de esta serie. Ya deberíamos saber que no es recomendable calificar a una serie del MCU por su episodio final.

¡Ah, sí! ¿Y Moon Knight? Pues ahí estuvo el Caballero Luna. Tan monstruo como superhéroe. Las pocas veces que lo vimos lució imponente con sus trajes.

Como dice mi amigo Alex: cuatro buenos episodios (de seis en total) no hacen maravillosa a una serie. ¿Habrá una segunda temporada? Podemos esperar sentados, mientras nos preguntamos: ¿Un hipopótamo puede tener acento británico al hablar?

David Lepe
Seguir leyendo

ARTES

Premian proyecto artístico de mural

Mauro Yojcom, Nathan Ardón y Walter Castillo ganaron el Concurso del Mural Conmemorativo de la Unión Europea.

Publicado

-

Para sumarse a la conmemoración de los 25 años de presencia de la Unión Europea (UE) en Guatemala, con el apoyo de la Universidad Popular se lanzó hace dos meses un concurso de muralismo, que trabajaron de cerca con la Municipalidad de Guatemala.

Y en el marco de la celebración del 9 de mayo, Día de Europa, el pasado lunes se realizó la premiación del Concurso del Mural Conmemorativo 25 años trabajando juntos por la paz y el desarrollo sostenible.

La obra ganadora es Trascendencia, una propuesta elaborada por los jóvenes artistas Mauro Yojcom, Nathan Ardón y Walter Castillo. El equipo recibirá un premio de Q100 mil por su creatividad y para la elaboración del mural conmemorativo.

Durante la actividad, el embajador de la UE en nuestro país, Thomas Peyker, expresó: “La elección de la obra ganadora fue una decisión unánime del panel calificador, que reconoce que esta expresa, con su modernidad y creatividad, la esencia de la amistad entre la Unión Europea y Guatemala”.

Los artistas explicaron durante la ceremonia que la idea de su obra consiste en la composición de dos retazos de traje típico, con rombos que denotan la orientación que tenían los ancestros sobre los puntos cardinales. Incluyen aves, que significa que no hay fronteras ni límites.

al evento asistieron embajadores de los estados miembros de la Unión Europea, autoridade y del Gobierno, entre otros.

“Se transportan y comunican a través del aire y el movimiento”, enfatizó Ardón. Agregó que, con Mauro y Walter, a través de esa composición, transmiten el mensaje de que la distancia, que exista geográficamente, se acorta al momento de querer compartir los unos con los otros.

El mural ganador se estará elaborando en los exteriores de un inmueble ubicado en el perímetro de la zona 1 de la ciudad capital y se inaugurará para el público a finales de 2022.

Marisol Vásquez Fotógrafo: Cecilia Vicente
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

DCA Mundo 14

Directorio

 

  • Dirección General: Silvia Lanuza
  • Coordinación: Francisco Chinchilla
  • Nacionales: Jose Pelico y Erick Campos
  •  Deportes: Max Pérez
  •  Cultura: Leston Culajay

más temas

©2022 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.