Comunícate con nosotros al 1590

OPINIÓN

Tres décadas de desarrollo local (y IX)

Con esta columna finalizo la serie de artículos relacionados con lo que he visto que ha pasado en el desarrollo local en los últimos 30 años, durante los cuales se ha dicho que se puede romper el estado de las cosas en el país, caracterizado por la pobreza y la desigualdad.

Publicado

-

Con esta columna finalizo la serie de artículos relacionados con lo que he visto que ha pasado en el desarrollo local en los últimos 30 años, durante los cuales se ha dicho que se puede romper el estado de las cosas en el país, caracterizado por la pobreza y la desigualdad.

Una conclusión, irrefutable diría yo, es que existe un abismo entre lo que establece el marco para el modelo de desarrollo del país y la forma en que supuestamente este se busca. 

Guatemala todavía no se pone de acuerdo en las acciones que harían bien a toda la población. En todo caso, es evidente que no existe un espacio plural de diálogos y concertaciones cuyos acuerdos se lleven a la práctica efectivamente.

De lo anterior deviene que no se dedique la cantidad necesaria de recursos para fortalecer las capacidades ciudadanas y de los gobiernos locales.

Así que tenemos municipalidades que, a mi parecer, en 20 años han avanzado poco en su desarrollo institucional y que todavía no pueden, en su mayoría, cumplir las  atribuciones propias establecidas en el Código Municipal. Es ilógico que se piense que son aptas para que se les descentralicen otras competencias.

Por el lado de las comunidades la situación es similar. El Sistema de Consejos de Desarrollo ha avanzado lento, y sucesos como los ocurridos el martes en Santiago Atitlán, Sololá, hacen pensar que mucha gente todavía no está dispuesta a respetar las instituciones, y reflejan lo frágil e ilegítimo que es el Estado en la provincia. Mas siempre se ha tenido la esperanza de que este mecanismo de participación sirva para construir verdaderamente un Estado, nación.

El tema merece todo nuestro esfuerzo. Muchas figuras conocidas y emergentes lo impulsan y sus discursos hacen pensar que están convencidos de que la prosperidad de Guatemala comienza en cada localidad, y que no buscan solo privilegios y prebendas, como en otros tiempos ha ocurrido. 

Hay que tomarle la palabra al presidente electo, Jimmy Morales, acerca de su pretensión de desarrollar una administración municipalista, y perseguir con convicción eso que hasta ahora ha sido nuestra utopía: una democracia incluyente y participativa que ofrezca solidariamente oportunidades de prosperidad para todos. 

Eddie Fernández
Magister en Políticas Públicas, licenciado en Ciencias de la Comunicación, periodista profesional, diplomado por el Tecnológico de Monterrey en Periodismo para el Desarrollo.

Ver Biografía

Magister en Políticas Públicas, licenciado en Ciencias de la Comunicación, periodista profesional, diplomado por el Tecnológico de Monterrey en Periodismo para el Desarrollo. Ver Biografía

Seguir leyendo

COLUMNAS

Mejoremos la humanística en la docencia

Publicado

-

Leonel Guerra Saravia
[email protected]

Como catedrático de la facultad de Medicina, en la Universidad de San Carlos de Guatemala, aprendí que antes de dar cátedra se debe aprender, por lo que recomiendo que se mejore la humanística en la docencia.

La pedagogía humanista es el estudio pedagógico que considera la educación como un fenómeno intelectual, cultural e histórico, y usa la hermenéutica como método básico de conocimiento para comprender el significado de los estados psicológicos de una persona e interpretarlos en relación con su significado.

La realidad educativa es siempre el resultado de un desarrollo histórico y biográfico, lo que significa que solo se puede comprender el significado de una situación educativa si incluye la historia del alumno y la historia de los que lo rodean.

La pedagogía humanista se desarrolló a principios del siglo XX.

Además, la pedagogía humanista postula una relativa autonomía de la educación. El concepto de orientación hacia la vida, que lidera el trabajo social en la actualidad, también se refiere a la pedagogía humanista en su énfasis en la importancia de la vida cotidiana.

La pedagogía humanista se desarrolló a principios del siglo XX, siglo de creciente especialización pedagógica. En ese momento hubo una expansión de los campos de trabajo pedagógicos basados en la comprensión de la importancia de la educación.

Esto abrió oportunidades para la pedagogía institucionalizada y profesional, con un nuevo tipo de enfoque científico que era apropiado para la práctica cambiada. La pedagogía humanista se vio a sí misma como una base teórica de esta situación histórica especial.  Interpretó la nueva situación social con la intención de lograr una comprensión coherente de la acción pedagógica plausible y vinculante.

La pedagogía se estableció más tarde como un área independiente de investigación y enseñanza en las universidades. Las primeras sillas se llenaron en la década de 1920. Antes de eso, la pedagogía estaba vinculada a otras tareas como la filosofía o la psicología en relación con la pedagogía.

La pedagogía humanista es un término colectivo para la dirección predominante que se ancló en las universidades y ganó considerable influencia en este sentido. El enfoque metodológico se centra en el entendimiento como objetivo cognitivo del método hermenéutico de la pedagogía humanista.

En la pedagogía humanista, Jean-Jacques Rousseau es visto como el primero en formular la autonomía de la educación. Según Rousseau, el hombre es un ser capaz de autodeterminación, pero esto solo entra en juego cuando tiene una educación adecuada.

En consecuencia, la infancia y la adolescencia no deben verse como etapas temporales de inmadurez, sino que deben entenderse como etapas completas de desarrollo humano con sus propios derechos y oportunidades, como formas totalmente válidas de existencia humana.

Colaborador DCA
Seguir leyendo

ARTES

CÓMICS DE ACCIÓN

Publicado

-

Alejandro Alonzo

https://www.facebook.com/elcomicbuquero
Arte de Joe Schuster. Cortesía: DC Comics

La revista Action Comics comenzó en 1938 siendo una antología de personajes heroicos como el explorador Marco Polo, el aventurero Tex Thomson, el vaquero Chuck Dawson, el reportero Scoop Scanlon, el boxeador Pep Morgan y el mago Zatara. En su primer número, la revista también contó con el primer superhéroe moderno: Superman.

Superman había sido creado varios años antes por Jerry Siegel (escritor) y Joe Shuster (artista), quienes trataron infructuosamente de vender el personaje a un sindicato de periódicos, pero el Hombre de Acero finalmente fue aceptado para figurar en una nueva serie: Action Comics.

El editor Jack Liebowitz descartó el dibujo de la portada anunciado originalmente en favor de la imagen ahora icónica de Superman levantando un automóvil sobre su cabeza. Solo se publicaron 200 mil copias de Action Comics #1 y Superman no volvió a aparecer en la portada hasta el séptimo número.

Superman se originó en las páginas de Action Comics hace más de 80 años.

Dentro de los primeros meses de publicación, las encuestas a los clientes revelaron que Superman estaba atrayendo a una legión de nuevos lectores. Las ventas mensuales de Action Comics se dispararon a casi un millón. La popularidad de Superman llevó a los editores a presentar innumerables personajes superhéroes disfrazados y, por lo tanto, nació un nuevo género de historietas. En la actualidad, un ejemplar original de Action Comics #1 puede venderse por millones de dólares.

Action Comics # 1 introdujo muchos elementos perdurables de la mitología de Superman, incluidos Lois Lane, Clark Kent y el periódico The Daily Star (luego cambiado a The Daily Planet). El archienemigo de Superman, Lex Luthor, debutó en el número 23 con una cabeza llena de cabello rojo.

Le siguieron otros villanos que hicieron sus apariciones iniciales en Action Comics, como Ultra-Humanite, Prankster, Toyman y el malvado androide Brainiac. Otro número histórico es Action Comics #252, que presenta la introducción de Supergirl.

En 1988, DC Comics intentó devolver Action Comics a sus raíces antológicas. A partir del número 601, el título se cambió a Action Comics Weekly para reflejar su nuevo formato de distribución. La presencia de Superman en la serie se redujo a dos páginas, mientras que se destacaron otros héroes como Green Lantern, Deadman y Nightwing.

Esta nueva encarnación del título no tuvo éxito y en 1989, Action Comics volvió a ser el hogar principal de Superman. Action Comics ha estado en publicación continua por más de ochenta años y es el segundo título de mayor duración publicado por DC Comics (después de Detective Comics, donde hizo su estreno Batman).

En junio de 2018, la edición #1000 contó con portadas a cargo de artistas como Dave Gibbons, Mike Allred y Jim Lee.

Alejandro Alonzo
Seguir leyendo

COLUMNAS

Referendo reconoce diversidad y consolida derechos (I)

Publicado

-

Luis Brizuela
Agencia Internacional de Noticias Inter Press Service (IPS)
ipsnoticias.net

El nuevo Código de las Familias en Cuba, avalado el 25 de septiembre en referendo, paga deudas con personas históricamente marginalizadas, además de desarrollar principios como los de igualdad, inclusión social, no discriminación y lucha contra las violencias.

“Además de inclusivo, el Código es una acción afirmativa de tipo legal, porque coloca a personas en situación de vulnerabilidad en el entorno familiar en un plano de igualdad de oportunidades para el ejercicio de sus derechos, en relación con grupos que hasta ahora los han tenido”, razonó el jurista Rodolfo Echevarría.

La norma con rango de ley fue votada el 22 de julio por la Asamblea Nacional Popular, el unicameral Parlamento cubano, tras 25 versiones y una consulta que recabó criterios de la ciudadanía del 1 de febrero al 30 de abril en barrios de los 168 municipios de este país insular caribeño.

Es la única sometida a referendo de los cerca de 70 proyectos del cronograma legislativo 2019-2023, para normar lo dispuesto en la Constitución vigente desde 2019.

Por mandato constitucional, el Estado reconoce y protege a las
familias.

Funcionarios del Ministerio de Justicia defendieron que la votación no estaba circunscrita a reconocer los derechos de un grupo específico y apuntaron que, dada su trascendencia, las reuniones comunitarias se concibieron a fin de que la ciudadanía opinara para disponer de una ley más inclusiva.

El Código, que necesitaba una mayoría simple para recibir luz verde, sumó casi 67 por ciento de los sufragios válidos equivalentes a más de 3.9 millones dentro de un padrón electoral de 8 447 467 de ciudadanos con derecho al voto.

El rechazo de un tercio del electorado, las boletas anuladas más 26 por ciento de personas que se abstuvieron de acudir a las urnas resulta singular para los más recientes procesos electorales en la isla, caracterizados por alta participación y respaldo mayoritario a las propuestas gubernamentales.

Muchos interpretan en el resultado una expresión de la homofobia y el conservadurismo que perviven en la sociedad cubana, y la forma en que la nueva ley apunta a derribar las bases de la cultura patriarcal, el adultocentrismo y estructuras que reproducen las violencias.

El referendo estuvo antecedido por una intensa campaña gubernamental favorable al Sí en medios, plataformas oficiales y el espacio público algo que analistas consideran pudo haber provocado en algunos un efecto negativo por la saturación y politización de los mensajes.

A través de comunicaciones públicas, la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba reconoció aspectos positivos del Código, aunque mostró desacuerdo con la forma de constituir el matrimonio, la adopción y la gestión solidaria, entre otros. Algunas denominaciones de iglesias evangélicas, personas con posturas antiderechos y fundamentalistas, al igual que opositores políticos exhortaron al rechazo.

La participación en los procesos electorales suele resultar un barómetro del apoyo popular a la gestión de los gobiernos. En el caso cubano, las acciones están matizadas por la profundización de la crisis estructural de la economía nacional, los impactos de la pandemia y el fortalecimiento del embargo estadounidense que han deteriorado las condiciones de vida de una parte importante de la ciudadanía.

La inflación, el desabastecimiento de alimentos y productos esenciales, el alza de los precios y depreciación de los salarios, la dolarización parcial y los frecuentes y prolongados apagones, entre otros factores, parecen haber abonado el rechazo, apatía o retraimiento social en torno a una legislación que aunque garante de derechos, fue leída como un asunto del Gobierno.

Aspectos esenciales: Por mandato constitucional, el Estado reconoce y protege a las familias, “cualquiera sea su forma de organización, como célula fundamental de la sociedad”, y ampara el derecho de toda persona a fundar una.

Además de unificar las múltiples reconfiguraciones familiares con absoluta igualdad, la norma reconoce el matrimonio igualitario, la adopción para parejas del mismo género y la gestación solidaria, como se define localmente la subrogada por ser altruista y prohibirse la compensación económica.

Son cambios calificados de revolucionarios para un país con enraizada cultura machista. “Voté Sí por amistades y personas a quienes pisotearon los derechos o no los han tenido. Conozco algunas que abandonaron los estudios, sus trabajos y hasta emigraron por la presión social que era reconocerse homosexual décadas atrás.
Continuará…

Colaborador DCA
Seguir leyendo

Gobierno de Guatemala

Enlaces Importantes

Directorio

  • Dirección General: Silvia Lanuza
  • Coordinación de Redacción: Katheryn Ibarra
  • Editores: Jose Pelico, Erick Campos y Carlos Ajanel
  • Editora Web: Magaly Alvarado
  • Webmaster: Juan Pablo Ortiz
  • Deportes: Max Pérez

más temas

©2022 Diario de Centro América - Todos los derechos reservados.