Transversalidad de la equidad entre hombres y mujeres

El ODS 5 “Lograr la Igualdad de género y empoderar a las mujeres y niñas” está organizado en tres “áreas meta” prioritarias. Se orienta a la igualdad, los derechos humanos y el empoderamiento de las mujeres, a partir de un enfoque interseccional.

Pero más allá de eso, la agenda de Objetivos de Desarrollo Sostenible en Guatemala necesita contar con metas e indicadores precisos y consistentes para la igualdad, en el conjunto de los 16 ODS restantes.

El punto de partida de estos elementos está dado por 2 ámbitos fundamentales: los compromisos internacionales en materia de derechos humanos de las mujeres, recogidos en convenciones y tratados suscritos por el Estado guatemalteco; y el marco nacional de políticas públicas implementadas y gestionadas a nivel nacional y la información generada a partir de dicho proceso. El problema de la desigualdad entre hombres y mujeres es un problema de poder, que encuentra un nicho posible en las instituciones públicas y privadas, desde las cuales se reproducen los factores de exclusión y la cultura de privilegios vigente en el país.

Por eso, la Agenda de ODS en su conjunto, tal como ha quedado planteado en el Plan Nacional de Desarrollo K´atun Nuestra Guatemala 2032, que es el marco en el cual dicha Agenda deberá ser implementada, debe retomar la noción de equidad entre hombres y mujeres, como principio rector de todas las acciones de política pública en la búsqueda del bien común y del desarrollo.

Eso significa que el accionar del Estado deberá desmontar las estructuras de exclusión y discriminación en todos los planos. De manera particular, aquellas que postergan y restringen el derecho al desarrollo de amplios sectores de mujeres, especialmente indígenas y del área rural.

El derecho al desarrollo para las mujeres tiene un vínculo estrecho con el conjunto de ODS, sus metas e indicadores. Las inversiones en educación, salud, protección social y seguridad ciudadana para las mujeres siguen siendo necesidades básicas insatisfechas y, por lo tanto, vigentes. Pero no son suficientes.

Continuará…

Redacción DCA